Último momento

 

Leer en

 

Noticias

10.10.2008 | 14:52

Las 10 mejores canciones de guitarra

En esta última serie de videonotas, Claudio Kleiman analiza e interpreta el Top 10 del ranking que publicó Rolling Stone.

The Rolling Stones. AP

Que mejor que un decano de la prensa de rock que, encima, toca la guitarra, para analizar el Top 10 de las canciones para guitarra que listó Rolling Stone. Entonces, en esta segunda y última serie de videonotas, Claudio Kleiman (quien colabora en RS desde su N° 1) analiza e interpreta los cinco primeros temas de este ranking. Que lo disfruten.

Número 5 - "Brown Sugar" - The Rolling Stones 1971
"Satisfaction" puede ser el riff más reconocible de los Rolling Stones, pero este hit de Sticky Fingers –basado en una parte de guitarra ideada por Mick Jagger– es el máximo exponente de la lascivia guitarrera de la banda. El arma secreta de Keith Richards: toca una guitarra a la que le falta la cuerda más grave.
Aparece en: Sticky Fingers


Número 4 - "You Really Got Me" - The Kinks 1964
Al principio era "una melodía tipo jazz", dijo el cantante de los Kinks, Ray Davies; y la línea de dos acordes estaba pensada para un saxo. "Eso era lo que me gustaba en esa época." Luego su hermano Dave la tocó con la guitarra, conectada a un amplificador que había pinchado con agujas y tajeado con una hojita de afeitar: "Era una Gillette de una sola hoja", contó Dave. El solo –una maraña de notas en zigzag– anunció el nacimiento del rock de garage de los 60 y del punk rock, todo al mismo tiempo. "Dije que nunca iba a escribir otra canción como ésa", dice Ray. "Y no lo he hecho."
Aparece en: The Kinks


Número 3 - "Crossroads" - Cream 1968
Eric Clapton una vez describió la música de Cream como "blues antiguo y moderno". Este tema lo demuestra. No tenía ni 23 años cuando tocó esta versión a alta velocidad del clásico de Robert Johnson en el Winterland de San Francisco, el 10 de marzo de 1968. Todo en los solos de Clapton se basa en el vocabulario del blues, pero apunta hacia el futuro. "Cuando Clapton arremete con un solo, escribe maravillosas sinfonías sobre la base del blues clásico con ese tono fantástico", le dijo Little Steven Van Zandt a Rolling Stone en 2004. "Uno puede cantar sus solos como si fueran canciones."
Aparece en: Wheels of Fire


Número 2 - "Purple Haze" - The Jimi Hendrix Experience 1967
Este riff es puro blues, la misma estructura que Hendrix tocaba todas las noches en los clubes de R&B, como acompañante de Little Richard y los Isley Brothers. Pero en "Purple Haze", el segundo single británico de Hendrix y primer tema de la versión norteamericana de su disco debut, él se declara un hombre libre y revela un nuevo lenguaje en la guitarra, repleto de ansias espirituales y de la poesía que puede hallarse en la electricidad y la tecnología de estudio. "Uno puede tocar la guitarra o trascenderla", dijo Neil Young cuando incorporaron a Hendrix al Rock & Roll Hall of Fame, en 1992. "Jimi me mostró eso. Lo escuché, lo sentí, y lo quise hacer." Hendrix escribió la base de "Purple Haze" en un nightclub de Londres en diciembre de 1966 y grabó las pistas con su banda, la Experience, dos semanas después. Pero el viaje galáctico llegó con las sobregrabaciones del 3 de febrero de 1967: los solos de Hendrix, sumergiéndose en el eco, fueron procesados por un octavador y replicados al doble de velocidad. En menos de tres minutos, Hendrix abrió una nueva era expresiva para su instrumento. Una era que no ha terminado.
Aparece en: Are You Experienced


Número 1 - "Johnny B. Goode" - Chuck Berry 1958
"Si queres tocar rock & roll, tenés que empezar por acá", le dijo el guitarrista de Aerosmith, Joe Perry, a Rolling Stone en 2004. Grabado hace cincuenta años, el 6 de enero de 1958 en los legendarios estudios Chess Records de Chicago, "Johnny B. Goode" fue el primer gran registro que versaba sobre las alegrías y la satsifacción que implica tocar rock & roll con la guitarra. Este single también contiene la mejor intro del rock & roll: una emocionante explosión de notas dada por el punteo trepidante de Berry, seguida por una sección rítmica que traduce a las cuerdas un riff de piano de boogie-woogie. "He could play guitar just like a-ringing a bell (tocaba la guitarra como quien toca una campana)", canta Berry en el primer verso, dando una descripción perfecta de su estilo, su potencia primitiva y la influencia que su sonido y sus reverberaciones ejercerían en todo el rock de guitarras, desde los Beatles hasta los Stones, y de ahí en adelante. "Era hermoso, fluido, y su timing era perfecto", dijo alguna vez Keith Richards, uno de sus más legendarios discípulos. "Es el maestro supremo del ritmo." Chuck Berry escribía a menudo sobre el rock & roll y sobre por qué era bueno para uno. Ejemplos de eso son "Roll Over Beethoven", de 1956, y "Rock and Roll Music", del 57. Pero Berry nunca logró plasmar tan bien todo lo que sentía y pensaba al respecto como en "Johnny B. Goode", una historia real sobre cómo el hecho de hacer música puede cambiarte la vida para siempre.
Aparece en: The Definitive Collection


Notas relacionadas

Las 10 mejores canciones de guitarra | En esta primera serie de videonotas, Claudio Kleiman analiza e interpreta el Top 10 del ranking que publicó Rolling Stone

Las 100 mejores canciones de guitarra | 4ta parte

Las 100 mejores canciones de guitarra | 3era parte

Las 100 mejores canciones de guitarra | 2da parte

Las 100 mejores canciones de guitarra | 1era parte

Quienes leyeron esta nota, también leyeron: