rollingstone.com.ar

Juana Molina - Un día

Imaginense que Tina Fey deja la comedia y se pone a cantar canciones folk con bases electrónicas. Ese es el camino que Juana Molina tomó hace diez años en su Argentina natal, dejando su trabajo como comediante en la televisión para adentrarse en el folk experimental. Su quinto disco es el más intrépido. Combina voces vanguardistas con las atmósferas de Portishead y My Bloody Valentine. Tiene guitarras loopeadas, percusiones hipnóticas y un poco de retorno: el tema que le da título al disco suena como dos canciones tocadas a la vez. La pieza central del disco es "Los hongos de Marosa", construido sobre armonías asimétricas, teclados envolventes y texturas de Medio Oriente. Pero como Brian Wilson o Kevin Shields, Juana Molina logra un material muy arriesgado con melodías casi tan accesibles como las del pop convencional.

 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone