rollingstone.com.ar

Elvis Presley por Robert Plant

Hay una diferencia entre la gente que canta y aquellos que transmiten su voz a los otros, a otros mundos, que crean una euforia dentro de sí mismos. Es una transfiguración. Sé de esas cosas. Y habiendo conocido a Elvis, sé que él fue un transformador.

La primera canción de Elvis que escuché fue "Hound Dog". No tenía el conocimiento que tengo ahora sobre la versión de Big Mama Thornton o acerca de donde venía todo ese ritmo. Simplemente escuché esa voz y lo demás, y absolutamente todo estaba en su sitio. La voz era segura, insinuante y demoledora. Tenía esos momentos altos y profundos, esos sostenidos que se abalanzaban sobre la nota como un ave de presa. Me apropié de todo eso. Pueden escucharlo en todo Led Zeppelin.

Cuando conocí a Elvis con Zeppelin, luego de uno de sus conciertos a principios de los 70, lo miré detenidamente. No era más alto que yo. Pero tenía la constitución física de un cantante. Tenía un buen pecho, una caja de resonancia. "Anyway You Want Me" es una de las interpretaciones vocales más intensas que haya escuchado. No hay nada más emocionante que "Jailhouse Rock" y el material que grabó en las sesiones de King Creole. Puedo mirar su carrera y pensar: "Guau, qué manera de empezar". Pero me gusta la modernidad del material de la rca. "I Need Your Love Tonight" y "A Big Hunk o' Love" son muy poderosas. Esas grabaciones suenan como el mejor lugar del mundo para estar.

En el encuentro, Jimmy Page le dijo en broma que nunca hacíamos pruebas de sonido, pero que si teníamos que hacerlas yo cantaba canciones de Elvis. Elvis pensó que eso era gracioso y me preguntó: "¿Qué canciones cantás?". Le dije que me gustaban las más oscuras, como la gran canción country "Love Me": "Treat me like a foo l/ Treat me mean and cruel / But love me". Así que cuando estábamos yéndonos, luego de los noventa minutos más iluminadores y extraños, yo caminaba por el pasillo. El se asomó a la puerta, muy relajado, y comenzó a cantar esa canción: "Treat me like a fool...". Me di vuelta y fui hacia Elvis. Nos quedamos ahí parados, cantando juntos la canción.

Por entonces, debido a la gente que lo rodeaba, le resultaba difícil relacionarse con cantautores contemporáneos. Cuando murió, tenía 42 años. Yo tengo ahora dieciocho años más que esa edad. Pero él no tenía muchas fuentes para conocer las nuevas cosas que se estaban creando. Lo que él sí logró fue hacer posible que yo, como cantante, pudiera transformarme.

Por Robert Plant

Los 100 mejores cantantes de la historia del rock

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone