rollingstone.com.ar

Hablan El perro del mar y Loney Dear

Nuevos Aires Folk en La Trastienda

Antes de las presentaciones de El perro del mar y Loney Dear, RS conversó con ambos grupos suecos.

Por Milagros Amondaray

Dulces y melancólicos. Así suenan El perro del mar (Sarah Assbring) y Loney, Dear (Emil Svanängen), dos cantautores suecos a quienes realmente podemos calificar de "indies" sin que esta nomenclatura suene impostada. Las canciones home-made de ambos, siempre exentas de pretenciosidad, contribuyen a la explosión de la música sueca donde la libertad, la brevedad y la intimidad son condición sine qua non a la hora de sentarse a componer. Con una luminosidad inherente - en sus letras, Sarah habla de cómo el sol es un viejo amigo y Emil, sobre ver la ciudad desde los árboles -, El perro del mar (el domingo 13) y Loney, Dear (el miércoles 23) se estarán presentando en la próxima edición del Nuevos Aires Folk. Rolling Stone habló con ellos.

¿Por qué consideran que la música sueca ha explotado considerablemente en los últimos años?
Sarah Assbring (El perro del mar): No lo sé, es una pregunta muy difícil de responder sin caer en la generalización. Me parece que la gente de aquí, particularmente los músicos, tienen una manera de escribir canciones pop u de otro género que es casi instantánea. Por lo general sucede así, los cantautores componemos de ese modo.
Emil Svanängen (Loney, Dear): Lo que ocurre es que en Suecia se concibe un tipo de música sumamente hermoso, y eso tiene que ver con el hecho de que la gente tiene plena confianza en lo que hace y en todo aquello que les inspira.

La mayoría de los compositores suecos componen y graban en sus casas. ¿Cuáles son las ventajas de ese modo de trabajo? Me imagino que la libertad debe ser lo fundamental.
S: Sí, la libertad que trae consigo es definitivamente lo mejor. No se cómo sucede en otros países del mundo, pero desde mi propia experiencia, desde mi realidad y la de mis amigos músicos, te puedo decir que todos tenemos equipos para grabar en nuestras casas y eso es un gran beneficio. Podés hacer lo que querés sin ser controlado por las compañías discográficas. Afortunadamente, la gente hoy en día controla aún más su música y hace básicamente lo que tiene ganas. Hay muchos artistas suecos que trabajan así y las bandas americanas también están llevando adelante ese modo de composición. Se basan en la libertad a la hora de inspirarse. No importa de dónde sean, ése es el denominador común.
E: El home-recording es perfecto, no lo haría de otra manera. Si bien por momentos puedo llegar a pensar que sería increíble entrar en un estudio, la sensación de libertad es lo mejor, no hay nada como hacer lo que uno realmente quiere. En mi caso, prefiero componer cuando cae el sol y el aire todavía está cálido. Me gusta escribir sobre imágenes, sobre momentos que se van rápido. Por eso mis letras son tan cortas, porque no me inclino por contar historias sino que tengo debilidad por lo breve, lo momentáneo.

¿Cuán importantes son las colaboraciones con otros artistas en medio ese proceso de composición? Sarah, vos has trabajado con Lykke Li, por ejemplo.
S: Sí, me encanta eso, es muy importante estar en contacto con otros artistas porque es una gran manera de inspirarse. Siempre hay que estar hambrientos de más, de absorber todas las maneras en que se puede hacer música. Colaborar con otra gente provoca eso: querer aprender de otras expresiones.
E: Si bien yo no he hecho tantas colaboraciones, soy muy fanático de lo que hace Sarah, es una compositora increíble. Para mí, lo fundamental, es la escena social, el hecho de sentir la conexión con otros artistas, hablar con ellos, escuchar lo que hacen, abrir los ojos a las diferentes maneras de abordar la música.

¿Y ante qué artistas están abriendo sus ojos en la actualidad?
S: Yo escucho de todo pero con un sistema: trato de concentrarme en una banda o cantante por un tiempo, antes de proseguir con otro. Lo interesante es que una cosa siempre te lleva a otra, es como un efecto de bola de nieve. Empezás en un lado y nunca sabes adónde vas a terminar.
E: Por lo general soy muy abierto, pero ahora mismo estoy escuchando muchísimo de jazz, pero admito que me arrepiento de no haber escuchado más tango, ahora que voy para Argentina. Será la primera vez que vaya y creo que va a ser un show maravilloso, tengo muchas ganas de ver la reacción de la gente.

¿Cuánta importancia le adjudican al rol que Internet ha tenido en la explosión de la música sueca alrededor del mundo?
S: Es un rol tan grande el que cumple que ni siquiera se puede describirlo, es imposible determinar el alcance que tiene. Yo lo noté especialmente cuando fui a Brasil hace dos años y tuve noción de cuánta gente me había escuchado, a pesar de que nunca había editado nada oficial allí. De una u otra manera, tu música les llega a los demás, los alcanza. Y eso te muestra lo hermoso que puede ser Internet cuando de romper barreras se trata. No hay forma de medir el impacto.

Mirá el video de "Party" por El perro del mar

Mirá el video de "Airport Surroundings" por Loney, Dear

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone