rollingstone.com.ar

El cantautor se presentó ayer en el Gran Rex

Jason Mraz: Don´t Worry, Be Happy

El cantautor se presentó ayer ante un Gran Rex repleto, repite hoy. Crónica y fotos de su debut porteño.

Por Milagros Amondaray

En su irrebatible hit "I'm Yours", Jason Mraz asegura que prefiere experimentar (y que experimentemos) la vida con una única filosofía: fluir con los cambios, ser feliz, despojarse de las preocupaciones. Así, no parece un equívoco conocer al compositor por su canción más exitosa. A fin de cuentas, se trata de su himno, himno que, a pesar de no haber sido ejecutado en cualquier de esos momentos clave (cierre o apertura de su concierto), lo atravesó todo, desde su manera de interactuar con un público dispuesto a dejarse llevar hasta el modo en el que comunicó esa suerte de mantra.

Llegó el hombre de los sombreros, caminando por el escenario en cámara lenta, descalzo, con jean, remera blanca, actitud relejada e incitándonos a despertarnos porque "es imposible dormir en un momento como este", síntesis perfecta de "Make It Mine", la apertura de We Sing, We Dance, We Steal Things. Contradiciendo a ese "robo de cosas" al que hace referencia en el título de su tercer y último disco de estudio, las canciones de Mraz y su manera de ejecutarlas solo responden a una sola intención: la de compartir. Como un amigo experimentado que viene de recorrer el mundo y se sienta a hablarnos del aprendizaje adquirido, el cantante fluctúa entre el romanticismo más directo de "Coyotes" ("Me gustaría que el mundo estuviera tan vivo como vos") y la melancolía confesional de "Love for a Child", una mirada a la niñez signada por el divorcio de sus padres ("¿Fue mi madre quién sacó a patadas a mi padre o al revés?"). Sin embargo, en ninguno de esos estadios adoptó la pose de songwriter sensible, a pesar de serlo. Y poco importó si estaba hablando de aprovechar las oportunidades en "Sleep All Day" (de su álbum debut, Waiting for My Rocket To Come) o de sucumbir ante las contradicciones en "A Beautiful Mess", Mraz nunca dejó de enfatizar su condición de par, de hombre común.

Con ganas de fraternizar y de que fraternizamos - en reiteradas oportunidades pidió que demos las gracias y choquemos manos con desconocidos -, Mraz se entregó a prolongados momentos de jamming, dio clases vocales (y ratificó su increíble rango con la mencionada "Coyotes"), emuló a Etta James y Bob Marley y hasta convocó a Fabi Cantilo para el dueto "Lucky / Suerte", que popularizó con Colbie Caillat y Ximena Sariñana respectivamente. Y luego de evitar caer en la solemnidad con la hermosa "Dear Anna" (compuesta por el hermano de Toca Rivera, el percusionista estrella de su banda), cerró la noche con "Butterfly", dándole un nuevo significado a las palabras "no puedo recordar un mejor momento que este, así que voy a brillar para la ocasión". Llegó el hombre de los sombreros. Y sí, brilló, cantó, bailó y con su infaltable polaroid retrató imágenes de su banda y del público, público al que le regaló esas mismas fotos segundos después. Ya lo dijimos: a Mraz le gusta compartir. Y nadie más carismático que él para hacerlo.

Lista de temas:
Make It Mine
Anything You Want
Coyotes
Love for a Child
Not So Usual
Lucky
At Last
Sleep All Day
Live High
Only Human
The Dynamo of Volition
A Beautiful Mess
I'm Yours
Every Little Things Gonna Be Alright
Dear Anna
Remedy (I Won't Worry)
Butterfly

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone