Último momento

 

Leer en

 
07.05.2010 | 17:00

Las mejores películas de Ricardo Darín

Una decena de filmes en donde el gran actor argentino da a conocer todo su talento.

El galancito de antaño devenido en la superestrella cinematográfica argentina del nuevo milenio tiene una carrera envidiable. La violenta llegada de la sorprendente Carancho a la cartelera de cine es una excusa ideal para repasar diez papeles inolvidables de Ricardo Darín.

1- El aura
La película de género más personal jamás filmada en Argentina encuentra a Darín en uno de sus papeles más oscuros: un taxidermista epiléptico sin nombre que viaja al sur e intenta mantener el control mientras se mete cada vez en más problemas. La maestría de Fabián Bielinsky a la hora de filmar ese tiroteo que Darín observa atento, como siempre, es capaz de provocarle convulsiones a cualquiera.


2- La discoteca del amor
La primera película nacional en contra de la piratería musical tuvo el lujo de haber sido dirigida por el gran Adolfo Aristarain. Cacho Castaña y Mónica Gonzaga comparten el elenco con un Darín más galancito que nunca en una película industrial por encargo que se reivindicó recién en los últimos años. La mejor manera de definir a la película es con una cita reciente de Darín: "La discoteca del amor es la Fiebre de sábado por la noche argentina".


3- Nueve reinas
El debut de Bielinsky fue ese gran espaldarazo de crítica y público que necesitaba Darín. El plan maestro de transformarse en un actor de prestigio empezó con Perdido por perdido, siguió con Mignona en El faro y tuvo su última estación antes del estrellato definitivo en El mismo amor, la misma lluvia. En la línea del David Mamet de Casa de juegos, Darín se luce con un sinfín de martingalas en medio de una película que consigue capturar la idiosincrasia local y transformarla en cine puro.


4- Carancho
La película más violenta de la carrera de Ricardo Darín lo encuentra en la piel de un abogado que recorre hospitales luego de accidentes de tránsito en busca de clientes. Hasta que se enamora de una médica de guardia y, entre doctores, se sacan chispas. Carancho es una película moral filmada con pericia por Pablo Trapero y, sin dudas, una de las apuestas más fuertes de la carrera de Darín en el cine.


5- El secreto de sus ojos
Es indiscutible que Juan José Campanella sabe tomarle el pulso al público nacional. Y en El secreto de sus ojos le dio a la gente ese gustito que todo mundo esperaba: una película protagonizada por Darín y un Francella que ya no necesita hacerse el payaso. Momentos sublimes de comedia entre ellos y una historia que se mete en temas cuanto menos polémicos alcanzaron para que el cine argentino consiga su segundo Oscar.


6- La señal
Darín debuta como director en un atractivo policial negro ambientado durante los últimos días de Evita. Homenaje al difunto Eduardo Mignogna, que no llegó a dirigir el proyecto, los ojos más famosos del cine nacional se pusieron detrás de cámara a modo de agradecimiento a ese amigo que creyó en su talento y lo tomó en serio antes que nadie. Y Darín además tiene el miramiento hacia el público de convertir a Julieta Díaz en una femme fatale como las de antes.


7- El baile de la victoria
Darín se junta con el gran Fernando Trueba en una película donde interpreta a un ex convicto que quiere cambiar de vida luego de conseguir la amnistía por el regreso de la democracia a Chile. El baile de la victoria es la adaptación de una premiada novela de Antonio Skármeta que llegará a las salas porteñas recién en la próxima primavera.


8- XXY
La adaptación de la novela de Sergio Bizzio por la debutante Lucía Puenzo es uno de los papeles más desacostumbrados y menos carismáticos de Darín, que se pone en la piel del padre de una adolescente intersexual. Papá Darín es complicado en XXY pero el actor repite como padre de Inés Efrón y se reivindica con un personaje de ella en la comedia Amorosa soledad.


9- Kamchatka
Otra con Papá Darín escondido en familia, pero esta vez escapa al campo durante la dictadura. El actor se pone a las órdenes de Marcelo Piñeyro, que consigue su película más emotiva cuando apela a la cultura pop de los 70 y a la mirada de un niño para hablar de una tragedia nacional.


10- El hijo de la novia
Darín se convierte en superestrella cinematográfica de la mano de Campanella. Esta segunda colaboración entre actor y cineasta es una película discutidísima todavía hoy por la crítica, que jamás llegará a una tregua, y muestra el costado más sensible del chanta Ricardito. Hasta que escupe la inolvidable frase "Putos sobran, lo que falta son financistas" y la platea agradece mientras se viene abajo de carcajadas.


Ver Top ten anterior: Las bandas sonoras más rockeras | Una decena de películas en las que el rock toma por asalto al cine

Quienes leyeron esta nota, también leyeron: