Último momento

 

Leer en

 
11.06.2010 | 17:43

Las mejores películas deportivas

Una decena de filmes en donde el séptimo arte y el deporte se dan la mano.

El mundial ya está entre nosotros. No se puede negar: ahí anda un pequeño chauvinismo dando vueltas, todos viendo todos los partidos y esperando que el Diego nos saque campeones del mundo otra vez. El deporte nos gusta, y cómo. Por eso, era obvio: 10 momentos cinematográficos de películas deportivas -estrictamente deportivas, no documentales, pero género- de esos que nos hacen apretar los puños y gritar ¡Vamos, carajo! Plus: ningún deporte se repite.

1- Rocky
Obvio. Siempre el gran Rocky. Si es deporte y es cine, es Rocky. La piedra básica y fundamental del género deportivo en el cine, el jetón hecho carne por Sylvester Stallone es nuestro favorito. ¿Qué momento puede representar al gran Rocky si solo su canción, su gesto, su épica son reocnocibles hasta por marcianos? ¿La subida a las escaleras en Filadelfia? ¿El final de Rocky con él al grito pelado de "Adriannnnnnnnnnnn"? ¿La muerte del entrenador en Rocky 3? ¿La muerte de Apolo? ¿Su retiro en Rocky Balboa, la sexta y jamás vencida parte de la saga? Sinceramente, el que gusten. Por algo, Rocky es el campeón.


2- Karate Kid
Pibe maltrado. Maestro ninja y zen, capaz de enseñarte a patear culos al mismo tiempo que te hace encerarle el auto. Karate Kid es LA película deportiva de los ochenta. Todos sus rincones los aprendimos de memoria en los sábados de super acción. Por eso, la grulla, la mítica toma todo lo puede, y la victoria de Daniel-San, la cara de "yo sabía" de Miyagui, el malo redimiendosé, la chica abrazandolo y esa música. Ah, y después se ríen de los 80...


3- Semi Pro
Wil Ferrell, campeón mundial de improvisación y bendición de la comedia actual, es el dueño de un equipo de básquet que, en los 70, no podrá sobrevivir del partido que están a punto de perder. Se desmaya, sueña con su madre. Y ella le da la clave. ¿Cuál es? El Alley-Oop. Siempre encariñado con el absurdo y los perdedores, he aquí el gran momento del milenio: cuando Ferrell se la toca Woody Harrelson y él la lanza y aparece para volcarla el grandísimo Andre de Outkast (eso si es un Dream Team). Alley-oop y listo.


4- Rudy
¿Se puede decir algo de la fábula del gordito inepto que quería jugar al fútbol americano y que en su esfuerzo y superación personal puede -cada vez que aparece en una pantalla- llorar cien mil millones de veces? Obvio que se puede. Canten todos: ¡Rudy! ¡Rudy! ¡Rudy! ¡Rudy! ¡Rudy!


5- El campo de los sueños
Habiendo tantos momentos de béisbol, deporte cinematográfico por excelencia (la gigante Un equipo muy especial, todos cantando "Wild Thing" para Charlie Sheen, los pibes que toman cerveza sin alcohol de Los osos de las malas noticias), había solo dos posibles: el juego perfecto de Enamorado o, agarren los pañuelos, el encuentro entre padre e hijo en El campo de los sueños. Vamos con al segunda pero sin antes no aclarar: ¿qué tienen ambas películas en común? A Kevin Costner, el mejor actor de películas deportivas de la historia del cine.


6- Happy Gilmore
Golf. Otro deporte con tensiones de cine. Pero acá Adam Sandler le gana a Caddyshack el premio a Mejor Golf en Pantalla. Y lo hace agarrando la fábula deportiva básica: tipo no apto se descubre mega apto, es entrenado por maestro y finalmente la rompe. Claro, a esto hay que agregarle todas las variaciones de la comedia de Sandler. Y, sobre todo, entre cocodrilos, negros sin mano, Ben Stiller fajando abuelos, gente que come mierditas para el desayuno, ese final, donde mini-golf mediante, Adam sale campeón.

7- Pelotas en juego
Quemado. El que no lo jugo en el primario es porque es muy chico. Todo bien. Pero para aquellos que vivimos torturas del quemados, ver esta película de la factoría Ben Stiller donde se recrea, a través de un subcanal de ESPN llamado The Ocho, un imposible y videogamenesco torneo de quemado, lo es todo. Stiller haciendo de villano salido de División Miami, Vince Vaughn como Superman de una pandilla que incluye un pirata, un Justin Long peloteado mal y un entrenador que dice "Si eres capaz de esquivar una llave pico de loro, eres capaz de esquivar una pelota" (y lo demuestra) y ese momento. ¿Cuál? La victoria del debilucho del grupo contra 6 gorilotes.


8- Jamaica bajo cero
Hay muchas fábulas de perdedores, de noblezas y de compañerismos en el cine. De deporte más: Los osos de las malas noticias, alguna Rocky y sobran. Pero hay una tan pero tan subvalorada que tenemos que nombrarla: Jamaica bajo cero. El equipo de Jamaica en las Olimpiadas suena a chiste bobalicon, y lo es muchas veces, pero ese final, donde los improbables sufren un accidente y no pueden terminar. ¿Seguros? No, vienen caminando, cargando su slider, paso a paso, llenándonos de orgullos por quererlos tanto, por verlos pasar. Ah, por eso y mucho más amamos Jamaica bajo cero.


9- Shaolin Soccer
La película del deporte peor filmado en el cine es Escape a la victoria. Stallone de imposible arquero atajapenales, Pelé empezando a venderle el arma al diablo y Michael Caine -a este si confiamos la puede mover-. Por eso, había que ir a la que pudiera rescatar algo de eso que tanto nos gusta. Y Shaolin Soccer era la obvia. ¿Imaginan a los excesos hiperbolicos de los Supercampeones hechos de carne y hueso? Bueno, estos shaolines lo hacen posible. Y el mejor momento. Ese golazo de huracán. Y no hablamos del quemero, si no un sincero y arrasa-con-todo huracán.


10- Seabiscuit
Y sí, no podía faltar una carrera. Pero antes que fierros, preferimos ir con tracción a sangre. Y una película chiquitita, así alguien no solo discute con la lista si no que se programa esta películita / aza para verla el fin de semana post partidos mundialistas. Seabiscuit es una real leyenda de la Depresión norteamericana. Un caballito medio cualunque que llegó a competir -no le vamos a decir el final- con la oligarquía hípica del momento. Asciende, se cae, se recupera ¿y? Bueno, ese momento posterior es el gran momento de esta película de deportes donde el caballo es el mejor actor de una cuarteta que incluye a genios como Jeff Brigdes, Tobey Maguire y Chris Cooper.


Ver Top Ten anterior: Las mujeres que más rockean | Una decena de chicas que cambiaron su vida por el rock, y también cambiaron la nuestra

Quienes leyeron esta nota, también leyeron: