rollingstone.com.ar

Vicentico - Solo un momento

De Cristian Castro a Nino Bravo y Sandro de América, Vicentico nunca ocultó su debilidad por los cantantes melódicos de proyección popular, y en su cuarto disco como solista (el primero luego del reencuentro de Los Fabulosos Cadillacs) parece rendir homenaje a esas estrellas que la intelligentzia rockera muchas veces desprecia con el mote de "grasunes". Vicentico se vuelve a calzar el traje de crooner, pero si el sonido caribeño y los ritmos bailables dominaban su trilogía solista, Solo un momento se destaca por la ausencia de vientos y percusiones, y cierto carácter sombrío en notables interpretaciones vocales. Domina la pulsión mid-tempo de impacto popular, con destino de cortina de éxito televisivo y un sonido apoyado en guitarras poderosas, sintetizadores y teclados vintage, gentileza del productor Cachorro López. Se puede establecer una conexión entre estas canciones de adherencia instantánea y las de Infame (2003), el disco en que los Babasónicos exploraron el universo simbólico y sonoro de los festivales OTI de la canción, con toques tex-mex, una versión del bolero "Sabor a nada" (Palito Ortega/Dino Ramos), un extraño homenaje a Prodan ("Luca") y el espíritu de una canción oscura que suena como desde la radio AM de un camionero noctámbulo en una ruta solitaria.

Por Humphrey Inzillo

Mirá el video de la presentación del disco y escuchá un tema

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone