Último momento

 

Leer en

 

Noticias

14.10.2010 | 18:28

Tarja Turunen: asado con cuero

La finlandesa y ex vocalista de Nightwish cuenta cómo se enamoró de su marido argentino y cómo es vivir en Capital.

Tarja Turunen. Foto de Eugenio Mazzinghi.

En Buenos Aires y con marido argentino, la reina del heavy metal global da vuelta el vacío de su vida. Y es algo paradójico, en cierto punto. Todo en el mundo de Tarja Turunen siempre vino con un montón de pompa servida al costado. Para entenderla mejor, piensen en la intersección exacta entre Pantera y Andrew Lloyd Webber, o en una Sarah Brightman pasada de crack. Recién ahora estos asados porteños son posibles.

Hace unos diez años, Tarja de Finlandia era la sex symbol máxima del heavy al frente de Nightwish, con su enorme voz de ópera, su escote notorio y desmanes de power metal sinfónico. Marcelo Cabuli, productor local al frente de Nems Enterprises, le editaba sus discos en Argentina. "No vine para buscar marido, precisamente. Y él tuvo la paciencia necesaria", dice. "Fue la primera vez que vine a tocar a Buenos Aires, año 2000. Yo no tenía a nadie con quién hablar y un productor en Brasil le había dicho a Marcelo que me acompañara, que me cuidara. El estaba ocupadísimo, pero siempre se hacía un tiempo para mí, me mostró la ciudad. Así nos enamoramos." El avión de vuelta a Helsinki fue mucho más tenso: "Me salía de la mente, no podía ser que me enamorara de un tipo que vivía del otro lado del mundo, que mi carrera, que esto y lo otro, pero pasó". Hoy, Marcelo es su manager. Y hubo momentos épicos: en 2003, fue invitada junto con su marido por el presidente finés al acto en el palacio presidencial por el Día de la Independencia; Tarja vestida de haute couture y Cabuli dentro de un traje incómodo, con apretón de manos al primer mandatario y todo. Nunca le había pasado algo así al heavy metal. Tarja, en su Escandinavia, hizo el crossover definitivo: "En mi país, tengo estatus de celebrity, soy reconocida, tanto en el metal como en la ópera". Su primer disco solista, My Winter Storm, fue directo al número uno del chart, por ejemplo. Pero Buenos Aires, sin ser PRO, "es distinto".

"En Finlandia no tengo vida privada. Aquí viajo en subte, sale el sol, es increíble. Y tengo un departamento hermoso en Capital, no te voy a decir dónde." OK, ¿quién cocina? "Yo. Hago salmón, mucho pescado, que aquí no se come mucho. De la parrilla se encarga Marcelo, pero ayudo, me manejo. También empanadas, milanesas. Todo eso me lo sé. Amo el rollo del ama de casa. Lo único malo es que no estamos aquí más de dos semanas, hace cinco años que vivimos así." Esta vez, es tour promocional de What Lies Beneath, su nuevo disco solista, que es un atrevimiento. No es Nightwish, que dejó en 2005 tras erigir un culto porteño de varios Obras sold-out, en el mayor escándalo del género en años, con ruptura de platos y acusaciones cruzadas ("no hay chance de reunión, lo siento", aclara), sino una obra tan directa como prog, precisamente, la intersección entre Pantera y Andrew Lloyd Webber, donde su trono de reina heavy se reafirma. Y la reina no pasa el trapo. "Te equivocás. Lo paso siempre. Una casa sucia no es mi casa."

Por Federico Fahsbender

Mirá el video de "Until My Last Breath", de su último disco solista:


Quienes leyeron esta nota, también leyeron: