Último momento

 

Leer en

 

Noticias

06.04.2011 | 16:42

Cuevana: el gran invento argentino

De cómo tres estudiantes sanjuaninos nos cambiaron la forma de consumir series y películas online

Ilustración de Diego Alterleib

Se podría poblar una ciudad entera con la cantidad de gente que entra cada día a Cuevana. Desde Taringa!, ningún invento argentino surgido del underground online había sido tan exitoso ni había impactado tan fuertemente en el consumo cultural de los usuarios. "No queremos que la gente deje de ir al cine. Si matamos el cine, a la larga, nos matamos a nosotros mismos", asegura Tomás Escobar, uno de los tres fundadores de esta plataforma para ver películas y series sin pagar un centavo.

Tomás tiene apenas 21 años. Es sanjuanino, pero desde hace tres años estudia Ingeniería en Computación en Córdoba. En un paso fugaz por Buenos Aires, Tomás le cuenta a RS la historia detrás de su criatura. Pocos podrían sospechar que este pibe de rulos y acento disipado, que de todas formas se siente a años luz de Mark Zuckerberg, es el responsable -junto a sus compañeros del secundario Mario Cardosio y David Fernández- del sitio más visitado de América latina en su rubro. "La idea surgió en octubre de 2009, cuando en esos días veíamos varias series como Lost, House, y cada semana descargábamos los últimos episodios. Un día, mientras estábamos bajando los capítulos, dijimos: «Esto puede ser más fácil, podemos simplificar este proceso para el usuario común de Internet ». Y, de un día para el otro, armamos un prototipo de Cuevana, a la semana ya tenía nombre, dominio, y en dos semanas creamos el sitio y comenzamos a llenarlo con contenido. En septiembre lo lanzamos al público, y a un año y un poco más, estamos acá, donde nos ven."

Después de elegir el nombre sin demasiada razón (a la larga sirvió para alimentar el misterio del site, con esa resonancia entre alegórica y porno) y poner las cosas en marcha, el éxito los sorprendió. Tuvieron que adecuarse a las circunstancias tanto en lo técnico como en lo personal, dedicándole cada vez más tiempo al proyecto, aprendiendo más sobre técnicas de diseño y lenguaje de programación de alto tráfico -streaming, php, high screen-, medidas que inevitablemente los obligaron a ampliar el staff a diez personas fijas en distintas partes del país. "En América latina nos hemos convertido en la opción número 1 de películas y series online en sólo un año. Todo gracias al boca en boca y a las redes sociales", explican.

Buena parte del éxito de Cuevana se debe a la calidad DVD del material que suben, la rapidez con que actualizan las series y la facilidad del sistema: basta descargar el complemento que permite emitir los contenidos en streaming en alta definición. En la actualidad, tienen alrededor de medio millón de visitas diarias gracias a unos 250.000 espectadores que continúan aumentando un 40 por ciento cada mes. Con Chile y México como principales fuentes de visita, luego de Argentina.

El staff de diez cuevanos trabaja en equipo para cargar los videos, votos y noticias. Suben aproximadamente diez películas por día y actualizaciones de capítulos, priorizando lo que la mayoría consume. En total, los navegantes pueden seguir más de 200 series, ordenadas por temporada. Además, el usuario puede pedir contenido y reportar cualquier falla del servicio en la página, en Twitter y en Facebook.

Tomás se ocupa del diseño y el mantenimiento. No tienen nada parecido a una oficina: de hecho, se les dificulta reunirse, ya que los miembros trabajan desde varios puntos del país: Córdoba, Mendoza, Santa Fe. Pero muchas veces son los fans quienes comparten sus películas, series -"Cuevana es una comunidad, aquel que tengas ganas de colaborar, lo puede hacer"- y hasta se ofrecen para hacer las críticas o crear los subtítulos de sus series favoritas. Sin embargo, hay pautas de calidad que el equipo debe verificar para permitir el sharing: la definición, el reparto, guión, título original, año y póster correspondiente.

Escobar piensa en grande sobre el futuro del sitio: "Cuevana no es sólo ver videos, queremos darle más valor. Queremos hacer un acuerdo con los cines, para que el site tenga mayor difusión y trabaje en conjunto con ellos". Aún no tienen en claro qué tipo de acuerdo se puede lograr con las productoras, pese a que parte de su pauta publicitaria proviene, irónicamente o no, de las grandes distribuidoras (con las redes publicitarias como intermediarias). Se ven como el sucedáneo natural del "sistema arcaico" del videoclub y el DVD, y vuelven a ponerse en el mismo bando que los cines: "Queremos que la gente pueda encontrar en nuestra web la información de todos los horarios y las salas de las películas en cartel".

Cuevana les fue dedicando cada vez más tiempo a sus tres creadores, teniendo que relegar salidas o acortar vacaciones para que no les explotara el sistema, pero se sienten como una familia y se apoyan a la hora de las obligaciones y el estudio -estudian carreras afines y viven solos en Córdoba desde hace unos tres años. "Cuando hay que rendir un final, no te desconectás, pero avisás y entrás en menor medida", dice Tomás.

¿Y cómo se manejan las finanzas en Cuevana? Hasta ahora, el único ingreso es por la pauta publicitaria y la financiación, y no es demasiado lo que recaudan para repartir entre diez (aunque prefieren no revelar la cifra). "No pretendemos vivir de Cuevana: nuestra finalidad es difundir un servicio que creemos necesario para los tiempos de hoy. Buscamos un cambio de mentalidad como ya sucede en Estados Unidos, donde el entorno de internet está mucho más desarrollado que en Latinoamérica.

" El vacío reglamentario que hay en el país hace que un sitio como Cuevana pueda existir sin trastornos legales. Los creadores admiten que la descarga perjudica los derechos de autor, y aspiran a lograr un acuerdo con los productores para difundir legalmente sus contenidos. "Hoy la tendencia en internet es lo gratuito. Nos gusta pensar que estamos contribuyendo al cambio. Cuando las productoras decidan dar el primer paso, daremos el nuestro." El consumo de cine y series por streaming no es una novedad en el mundo. Los sistemas pagos y legales como Netflix y el propio iTunes Store permiten disfrutar de contenidos en alta definición y a bajo costo. Sin embargo, en América latina esos sistemas no lograron penetrar aún.

Los jóvenes creadores de Cuevana aseguran que nunca tuvieron problemas legales por el sitio, pero saben que dependen de lo que pueda cambiar con la regulación de la nueva Ley de Medios Audiovisuales. "De todas maneras, estamos tranquilos, porque creemos que se está experimentando un cambio sociocultural muy grande; la sociedad ya no considera que ver una película en internet genere incomodidad o esté cercano al delito. En Internet el usuario provoca la demanda, y servicios como Google o Facebook nos han acostumbrado a la gratuidad, el usuario lo espera, más aun en la experiencia de Latinoamérica."

Cuevana.tv, que hoy está entre las cincuenta páginas más visitadas del país, lanzará una versión mejorada en los próximos meses. En línea con el espíritu comunitario de red social que se fue generando, van a renovar el diseño de la página y la van a hacer más interactiva. La idea es que sea un espacio de intercambio, opinión y debate, donde los seguidores se reconozcan, creen sus propios rankings de películas o promuevan la serie que más les gusta, y que, de esta manera, otros visitantes puedan tomarlos como referentes de opinión: "El objetivo de la nueva versión es la interacción total y la retroalimentación".

Por Estefanía Romano

¿Ves películas y series en Cuevana? Contá tu experiencia

Quienes leyeron esta nota, también leyeron: