Último momento

 

Leer en

 

Noticias

28.04.2011 | 18:04

Jazz argentino al día

De Manuel Ochoa y Guadalupe Raventos, a Gustavo Giles y Ligia Piro, un repaso por nuevos lanzamientos que confirman el gran momento del género en la Argentina

Con una extensa trayectoria, que incluye colaboraciones con Luis Alberto Spinetta, Fito Páez, Lito Epumer, David Lebón y Gillespi, entre otros, Gustavo Giles es uno de los bajistas más reconocidos del medio. En Selección Group (Epsa), su flamante CD, se luce en el bajo melódico, sobre un power trío integrado por Carlos Madariaga (bajo), Oscar Dionisi (guitarras) y Mariano Sansi (batería). Son siete composiciones propias, más "Sweet Thing", de Ruffus, y dos homenajes: "Mk", basado en solos de Mark King, y un medley de "Teen Town", "Punk Jazz" y "Donna Lee", en tributo a Jaco Pastorious. Participan, entre otros, el bajista Mariano Otero (con un notable solo de bajo en "Ritmo para todos") y el tecladista Mario Parmisano (en la preciosa balada "El sonido del corazón"). La gran virtud de Giles, bajista virtuoso, es justamente escaparle al exhibicionismo y transformar a Selección Group en un disco donde priman las melodías, y hay un amplio abanico estilístico (baladas, funk, bop) siempre bajo una atmósfera de jazz-rock.

"Nena, ¿cuándo vas a cantar en el Maipo? Hacemos lo que quieras. Te doy el teatro", le dijo el empresario Lino Patalano a la cantante Ligia Piro. Y el resultado es Según pasan los años (Alfiz/Ligia Piro), un precioso disco grabado en vivo durante cuatro presentaciones realizadas en marzo de 2010. Un repertorio ecléctico que incluye versiones de Los Beatles ("Day Tripper"), Spinetta (un gran arreglo jazzístico de Ricardo Lew para "Barro tal vez"), bossa nova ("Eu sei que vou te amar", "O pato"), folclore ("Zamba de Juan Panadero", de Leguizamón y Castilla), entre otras gemas, que destaca la versatilidad de Ligia. Acompañada por una banda de lujo, con dirección musical y arreglos del pianista Diego Schissi, Alan Plantcha (guitarras), Juan Pablo Navarro (contrabajo), Paula Pomeraniec (cello), Mario Gusso (percusión) y Javier Martínez (batería), Piro cuenta, también, con la presencia estelar de su madre, Susana Rinaldi, en la versión en español de "As Times Goes By", el leiv motiv de Casablanca, un standard que funciona como un canto a la melancolía. Rinaldi se suma, también, a un segmento tanguero que incluye el valsesito "Desde el alma", "Cada vez que me recuerdes" y "Yuyo verde".

Aún más impactante que la silueta de María Puga Lareo enfundada en un sensual vestido a rayas es el personal que la acompaña en Facetas, su segundo CD: el gran bajista Eddie Gómez (colaborador de Bill Evans, Charlie Mingus y Chick Corea, entre otros), el guitarrista Quique Sinesi, Carlos Franzetti y Fernando Gelbard son los músicos que grabaron con ella en Nueva York. Son once versiones con impronta jazzística y refinados arreglos, de piezas de Paul Simon ("I Do It For Your Love"), Bob Telson ("Calling You", leiv motiv del film Bagdad Café), Gardel y Lepera ("El día que me quieras"), Armando Manzanero ("Contigo en la distancia"), Tom Jobim ("Angela") y Duke Ellington ("In a Sentimental Mood"), entre otros.

En su nuevo CD, Lady (Melopea), Guadalupe Raventos comienza cantando a capella una preciosa versión de "Lady Be Good" (de George & Ira Gershwin), y lo que sigue es un tema propio "Lady Luck", pleno de swing e inventiva, que se (con)funde entre standards de Duke Ellington ("Satin Doll"), "Let's Do It, Let´s Fall In Love" (Cole Porter) y Bessie Smith ("Sugar In My Blow"). Guadalupe le pone letra a "Nica's Dream", un original de Thelonious Monk, y rescata "I Really Don't Care", exquisito blues del gran compositor (y crooner) argentino Sergio Mihanovich. Acompañada por Ezequiel Dutil en contrabajo, Rodrigo Reparaz en batería, Sebastián Valsecchi en guitarras y Santiago de Francisco en saxo tenor, Guadalupe Raventos transita sobre un repertorio clásico, pero con la improvisación y el scat moderno, que encuentra una de sus mejores expresiones cuando canta al unísono del saxo en "Donna Lee", el clásico de Charlie Parker. Con Lady, Raventos es una de las cantantes argentinas más ricas en técnica e inventiva.

El pianista platense Manuel Ochoa fue incrementando su acompañamiento disco a disco. Rudias (2005), fue a piano solo (con Fats Fernandez y Hernán Merlo como invitados estelares); en Manare (2007), incorporó a Ezequiel Dutil en contrabajo y a Rodrigo Reparaz en batería; y en el flamante Fauna, al formato de trío (Pepi Taviera reemplaza a Reparaz), añadió al trompetista Sergio Wagner (que también se luce en el flugelhorn) y a Ramiro Flores, en el saxo alto y soprano. Con arte de tapa de Rocambole, que aporta su mística ricotera, se trata de un disco extraordinario. Son temas compuestos y arreglados por el propio Ochoa, que se inscriben en la senda del jazz moderno, pero en un contexto mainstream, con el ritmo vigoroso del hard-bop y momentos reflexivos que culminan con una improvisación a solo piano. Ochoa se formó jazzísticamente entre Buenos Aires y Nueva York, donde tomó clases con, entre otros, el maestro Fred Hersch. Y eso resalta no sólo sus virtudes como intérprete, sino también como compositor, en un estilo que absorve y procesa buena parte de la historia del jazz.

En las liner notes de Nius On (Pai), el primer disco del Pablo Basez Novo Cuarteto, el crítico y escritor Diego Fischerman sostiene: "El jazz puede sonar de maneras muy diferentes, pero siempre se sabe que es jazz". Por eso, éste es, sin duda, un disco de jazz". Son ocho temas compuestos por el bajista Basez, egresado de la Escuela de Música Popular de Avellaneda, que ostenta un pasado blusero como fundador de la 6 en punto Blues Band en los 90, y que además dirige la Escuela de Arte de Valentín Alsina. Aportan a la composición el saxofonista Gonzalo Rodríguez Vicente y el guitarrista Rodrigo Agudelo Covarrubias, y el grupo se completa con el baterista Luciano Casas. Entre climas intensos ("Sin trabas") y reflexivos ("Playa Mulatos"), se reconoce un espíritu de libertad, siempre dentro de los códigos del género, con resultados usualmente fructíferos.

Por Humphrey Inzillo

Quienes leyeron esta nota, también leyeron: