rollingstone.com.ar

La carta completa de Iván Fontán a RS

1- Primero que nada, porque la obtuve y nunca había encendido ninguna, pensé que era un lugar abierto muy grande e iba a ser mi oportunidad, aunque sea alejado de la gente, para no molestar a nadie, de, como dice el tema de apertura (C. Galáctico), la furia del bestia Rock quería "tocar el cosmos", "sonaron los tambores en mi mente.", y también creo que "trafiqué un poco de emoción", en ese momento "dejé de ser yo" para "hacerme canción"! (La Renga es una banda increíble que no incita a hacer el mal, todo lo contrario, a mí me hizo levantar muchas veces y quise ofrendarle algo).

2- Quedé paralizado, jamás pensé que me podía pasar eso, no pude disfrutar el resto del show a la distancia, y me fui a naufragar a la marea del pogo. Me dolía pensar que pude lastimar a cualquier persona del autódromo, incluso trabajadores, músicos, niños, amigos y por último yo. Cuando me enteré del accidente sentí un profundo vacío, un dolor muy grande y la necesidad de dar la cara, desahogándome de esa manera.

3- Para este tipo de casos no hay palabras de consuelo ni tampoco sé si merezco perdón, al momento de querer llamar pensé más en brindar cualquier tipo de ayuda para su recuperación, lo que fuere que estuviese a mi alcance. En la desesperación era capaz de cualquier cosa.

4- Como con mis amigos y compañeros de Ingeniero White sentía contarles mi dolor, ver si ellos que estaban más cerca sabían algo más de Miguel, mi relación con ellos, no sé. Los quiero mucho, son excelentes personas y una banda increíble, muy pura y de perfil bajo, que se toma muy en serio lo que hace, empiezan a tocar y son poseídos por ese rock blusero de una manera que a mí me posee también, siempre les digo que a pesar de la fuerza, tienen una magia especial.

5- Que se metan las opiniones en el orto, yo sé cuál es mi verdad y mi dolor. No me va lo mediático. Les respondo a ustedes (Rolling Stone) porque creo que vienen del palo del rock y ven las cosas de otra manera.

6- Llegué justo a ver a La Richieri, la escuché atentamente y eso me alcanzaba para irme satisfecho de rock, luego la pasé de primera, los felicité, compartimos la tarde riendo, atestiguamos la tarde con instantáneas junto a "los Ruteros del Camino" (así nos llama la banda a los seguidores) que venían de Buenos Aires y de algún otro lado junto a un trapo que hice el día antes del recital, nos roció una llovizna al ocaso, parecía un momento mágico, hasta que empezó La Renga y bueno, de ahí en adelante se tornó todo más oscuro para mí.

7- Desde los 12 ó 13 años, todavía conservo un palillo de Tanque del show del Club Estudiantes en Bahía Blanca, creo que del año '98, ese día tocaban si no me equivoco, los Redonditos en Racing. El mejor recital en cuanto al sonido fue la presentación de "La esquina del infinito" en Bahía Blanca, Club Universitario, un día del amigo, al que empujé y fui tras el tata Chizzo lo va a entender, lo pasé muy feliz, fue el calco del disco, en vivo; y el mejor reflejo de La Renga y su gente, la presentación de Truenotierra en Mar del Plata, cuatro horas debajo de la lona, que cubría el campo, se ponía de gris a blanca con los rayos que caían, se vaciaron las tribunas, los plomos sacaban agua a baldes del escenario, Chizzo una hora después de la del inicio salió a agradecer a los todavía presentes, era un barral hasta las rodillas, dijo que iban a tocar como sea, que disculpemos si había algún desperfecto. De repente se abrió el cielo, entre la lona hecha jirones, nos rozaba una brisa cálida, se llenaron las tribunas (no sé de dónde salió toda esa gente) y arrancó a la media hora el show. No tengo canción preferida.

8- Lo que más me gusta es escribir y dibujar, y alguna vez esculpir, tallar o pintar, lo que me venga a la mente, algunas veces encaro la hoja desnuda y otras me viene a visitar alguna idea o pensamiento y corro a buscar una hoja y un papel (jaja!), un lápiz y un papel, me gusta más la poesía o letras de canciones y a veces la prosa. Y dibujar, cualquier estilo, lo que venga. Ahora estoy leyendo "El hombre en busca de sentido", de Victor Frankl, un psiquiatra que sobrevivió a los campos de concentración nazis, me lo mandó mi cuñado. Es muy bueno.

9- Mi papá, que hoy tendría 60 años, dejó en casa una colección grande de long play y el equipo para escucharlos, cuando era un niño me sentaba en el living y ponía Deep Purple, Led Zeppelin, Hendrix, Vox Dei, Yes, Manal, de todo!!, nacional e internacional. Hoy, de grande, me quedó toda esa influencia, y voy buscando otra música, últimamente conocí a Rory Gallager, sigo a La Renga, a La Richieri y a La Masturbanda, de Ingeniero White, a veces al Indio, o a alguna otra. Nunca tuve ninguna banda de rock, me gustó siempre la percusión. Estuve en alguna que otra batucada. Cuando salga de acá empiezo saxo, con el boga!!!

10- Mi rutina es muy apegada al entorno del Club Atlético Puerto Comercial. Ahora no hago tanta esquina ni voy tanto al club. sólo a la cancha, siempre, y bueno, me junto a escuchar música con amigos o en mi casa. Empecé la carrera de Letras, que habré cursado 5 meses, y Artes Visuales, lo mismo, pero no me gustó. Me siento autodidacta en lo que me gusta leer.

Bueno, desde ya, gracias por permitir expresarme sin condenarme, pudiendo expresar mis sentimientos y pensamientos y mi dolor, saludos y fuerza a mi familia y amigos, aguante La Richieri!!! No se detengan!!!

PD: No tengo palabras para agradecerle a toda la gente de Ingeniero White, por su aguante y su apoyo condicional, esa gente es increíble, siento que desde allá me hacen llegar sus fuerzas y su paz, y me ayudan a sobrellevar este momento. Sepan disculpar si me olvido de alguien. Aguante Puerto Comercial!!!

Viejo, gracias por tu enseñanza y tu amor.

Larga vida al rock and roll!!!

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone