rollingstone.com.ar

Rescate emotivo: "Bitter Sweet Symphony" de The Verve

Recordamos el hit que le valió al grupo de Richard Ashcroft un pleito legal con los Rolling Stones; mirá su video y opiná

Cuando Richard Ashcroft se puso a delinear lo que sería el single de regreso de The Verve tras su primera separación (en 1995, la segunda fue en 1998), claramente no esperaba el éxito que iba a obtener, como tampoco vio venir lo caro (literalmente) que terminaría pagándolo. Mientras la banda daba forma a su tercer disco, Urban Hymns, Ashcroft comenzó a escribir una diatriba en contra de la vida de consumo traducida a su desasosiego espiritual. Para enriquecer su base mínima de acordes, The Verve optó por incluir un sampleo de la versión que la Andrew Oldham Orchestra hizo en 1965 de "The Last Time", de los Rolling Stones.

El éxito de tema fue inmediato, y los titulares del copyright de Jagger y Richards no titubearon al momento de salir a pedir su tajada de la torta. Su primera acción fue demandar a The Verve por plagio (algo ridículo ya en 1997, cuando varios artistas de hip hop hacían debido uso del sampling pagando los correspondientes derechos), pero no hubo éxito. El grupo de Ashcroft llegó a negociar una licencia para usar la muestra que habían tomado, pero la justicia consideró que habían usado demasiado. Esto llevó a un juicio con Abkco, la discográfica dueña del material firmado por los Stones en los tempranos 60 y, al final, los demandantes lograron su cometido: la canción pasó a figurar como compuesta por Mick y Keith, con letra de Ashcroft.

La derrota legal le valió a The Verve ser víctimas de una cruel ironía: su himno anti consumista pasó a ser usado en varias publicidades, y la banda nada pudo hacer para impedirlo, ya que no tenían ningún poder sobre la canción. Con la ironía como único recurso posible, Ashcroft pasó a referirse a "Bitter Sweet Symphony" como "La mejor canción que escribieron Jagger y Richards en veinte años". Y algo de razón tenía: el tema fue el que más rédito le dio a los Stones desde "Brown Sugar", de 1971. Dispuesto a seguir la discusión, Keef declaró a la revista Q en 1999: "Si The Verve puede componer una canción mejor, entonces pueden quedarse con la plata".

El video de la canción, filmado antes de que se desatara el pleito, muestra a Ashcroft caminando por el norte de Londres. Con la mirada clavada en el horizonte, el esquelético vocalista marcha sin detenerse y sin reparar tampoco en lo que acontece alrededor suyo: hace tropezar a una mujer mientras esta busca algo en su cartera, intenta espiar por entre los vidrios polarizados de una limusina que le corta el paso y hasta camina por encima del capó de un auto para no frenarse ante una bocacalle. Hacia el final, el resto de la banda se acopla a Ashcroft mientras resuena la última frase de la canción: "I'll take you down the only road I've ever been down" (Te llevaré por el único camino por el que transité).

A pesar de lo que indican los créditos compositivos de la canción, "Bitter Sweet Symphony" es la canción con la que el imaginario colectivo mejor asocia a The Verve, y todos aquellos que la versionaron de alguna u otra manera (Noel Gallagher, Limp Bizkit, Coldplay y Madonna, por mencionar solo algunos), citaron al grupo y no a Jagger y Richards como sus autores, acto que volvió a Ashcroft y los suyos campeones morales de este conflicto.

Mirá el video de "Bitter Sweet Symphony"

Mirá otros Rescates emotivos

"You Really Got Me" de The Kinks | "Ya no sos igual" de 2 Minutos | "Handle With Care" de Traveling Wilburys | "Bohemian Like You" de The Dandy Warhols | "Parklife" de Blur

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone