rollingstone.com.ar

Madonna en el Super Bowl: virgen a los 53

La reina indiscutible del pop se presentó por primera vez en el entretiempo del evento deportivo más importante de Estados Unidos junto a invitados especiales

"No voy a mostrar un pezón, no quiero repetirme", había declarado días antes, jodiendo con el inolvidable episodio que dejó a Janet Jackson semidesnuda ante todo un estadio durante su presentación en el entretiempo del Super Bowl en 2004. Ocho años más tarde, le tocaría por primera vez a ella: Madonna fue la encargada de entretener a los enardecidos fanáticos del fútbol americano con un corto pero, obvio, impecable set para el que contó con varios invitados especiales. Que sus más recientes colaboradoras, Nicki Minaj y M.I.A., estarían presentes había quedado confirmado el viernes pasado, cuando entregó oficialmente el primer adelanto de lo que será su próximo disco de estudio, mediante el video de "Give Me All Your Luvin". Una producción especialmente realizada para la ocasión, con las raperas vestidas de porristas y varias referencias al deporte en cuestión. Así, su aparición promediando el pequeño show, no sorprendió pero se sumó a una serie de detalles que, una vez más, justificaron la infalible capacidad entretenedora de la única e indiscutible reina del pop.

"Vogue" inició el espectacular despliegue; Madonna haciendo su ingreso cual faraona, rodeada por decenas de bailarines conformando un ejército de gladiadores: la perfección coreografiada, el arsenal hipnótico de golpes de efecto atacando desde la escenografía y las pantallas gigantes relativizaron la importancia de la recurrente polémica acerca de su (lógico) lip-sync. "Music" convirtió el escenario en pista de baile con la aparición de los primeros invitados, los LMFAO, que mashupearon el tema con sus hits "Party Rock Anthem" y "Sexy and I Know It". Rápidamente todo se tornó highschool con el surgimiento de M.I.A y Minaj junto a un grupo de porristas y la interpretación adolescente pero sin besos lésbicos (esta vez no: evidentemente hay algo que sólo Britney genera.) del single del esperado MDNA. Para cerrar, Cee-Lo Green hizo su ingreso dirigiendo la marcha de una orquesta mientras sonaba "Open Your Heart" pero rápidamente dejó la batuta para calzarse la túnica, elevarse junto a Madonna y ponerse al frente del coro que decoró "Like a Prayer" con emoción eclesiástica. Con los minutos contados, su rápida desaparición dejó un mensaje escrito en las pantallas del piso del escenario: "Paz mundial". Sin más, sin controversias, sin pezones.

Notas relacionadas

Mirá y escuchá lo nuevo de Madonna

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone