rollingstone.com.ar

Ararat: resistiendo el dolor

El fundador de Los Natas, Sergio Ch, Tito Fargo y Alfredo Felitte encaran su "cabalgata hacia la luz" con el proyecto experimental que los llevará a tocar este viernes en Niceto; música para exorcizar el pasado cercano

"El tiempo es un caballo rápido, lo sé": desde el segundo track de Ararat II ("Caballos", un espiralado y denso recorrido experimental de 16 minutos de duración), Sergio Ch repite el mantra sanador que, de alguna manera, define esta reconceptualización de lo que en un primer momento fue su proyecto paralelo a Los Natas encarado junto al piano de su hermano Santiago. Funciona a muchos niveles. Ararat surgió ante una necesidad personal de canalizar el exorcismo de los fantasmas de la opresión de sus ancestros armenios, resistiendo con una larga y sinuosa carrera a cuestas, aquel camino que llevó a su banda a convertirse en uno de los mayores representantes del sludge y la voluntad valvular y psicoscura de nuestro país y de América Latina. Ahora, años después de esa primer grabación, Ararat se reconfigura de manera triangular con Alfredo Felitte (Taura y Banda de la Muerte) y Tito Fargo (ex Redondos, actual Gran Martell) y su segundo esfuerzo discográfico llega en el momento en el que la defunción de Los Natas por "problemas familiares y de salud" es un hecho oficial y doloroso. "Los años pasan rápido pero el viaje arriba de esa bestia feroz termina siendo inolvidable", explica Ch y se planta firme, casi sin rencores, hacia su pasado reciente para encarar el próximo paso, el de la "cabalgata hacia la luz", el de la música de la resistencia. Antes de presentarse este viernes 24 de febrero junto a Banda de la Muerte en Niceto, los miembros de este trío generador de espesas atmósferas y paisajes apocalípticos hablan sobre su nuevo trip.

¿Cómo se fue dando la mutación hacia la nueva formación y el sonido reformulado sin violas eléctricas?
Sergio: cuando arranqué con el segundo disco de Ararat tenía material separado pero más que nada la idea era la de salir a buscar un sonido nuevo. Me senté en yo solo y grabé 25 minutos de batería mal tocada. Al rato me di cuenta de que solo no iba a llegar a ningún lado. Entonces le pregunté a Alfredo, mi amigo desde hace mucho tiempo, si estaba de acuerdo con encarar el proyecto conmigo; ahí empezamos a laburar con batería y bajo. Al poco tiempo ya teníamos un disco de 60 minutos, una base consolidada y un sonido demoledor. Salimos a festejar.

¿Cuál fue el papel de tu hermano Santiago en este segundo disco?
Sergio: con Alfredo armamos la columna vertebral de este Ararat II y ahí entró mi hermano con el piano y yo con las acústicas (me venía entrenando con Tigo Fargo, maestro y guía espiritual y musical), implícitamente el equipo ya estaba armado. Cuando conseguimos la edición y decidimos salir a tocarlo, los primeros tres shows fueron como dúo de bata y bajo. Fue una experiencia hermosa pero demandante: ahí nos dimos cuenta de que necesitábamos a una tercera pata para llevar la propuesta al vivo de una manera enriquecedora y divertida.

¿Cómo compatibilizaron Tito y Alfredo con el concepto de resistencia detrás de Ararat?
Alfredo: es que el concepto de "Música de la resistencia" va por el lado de resistir a la música con la música. En ese sentido Ararat es revolucionario.

Tito: la vida del músico que siente lo que hace y que crea es una resistencia absoluta, día a día. Los tres estamos enrolados en esto hace mucho pero la idea de resistencia está en todo, en resistir a lo impuesto o lo que no nos interesa con música, así como otros responden con bombas o papelitos.

Sergio: en un primer momento Ararat era yo solo resistiendo a todo lo que me estaba pasando, a 18 años de Los Natas y sacando el espíritu de mis abuelos armenios, de su lucha para llegar hasta acá. Hoy, la música de la resistencia la concebimos los tres; y hay una bajada de línea en las letras reflejando, como dice Tito, la lucha del día a día. Al principio era resistencia contra todo lo malo que venía pasando, hoy es resistencia para todo lo bueno que va a venir. El nuevo "slogan" es "Comienza la cabalgata hacia la luz": se terminaron Los Natas, estamos bien asentados y para adelante.

¿Cómo se inscribe Ararat en el marco del South American Sludge?
Sergio: este año haremos la segunda edición del SAS y Ararat entraría como banda principal. Porque, bueno, tras el fin de Los Natas se transformó en mi banda principal. La semilla del Motoclub y Los Natas dejó a muchos pibes cebados con ganas de drogarse y buscar la oscuridad, ja, pero hoy nosotros nos estamos revertiendo eso y luchando por la salud.

Los Natas se abrieron un camino a nivel internacional, tanto a nivel discográfico como en cuanto a las presentaciones en vivo, ¿van a aprovecharlo?
Sergio: sí. Las compañías de Estados Unidos y Europa que venían editando Natas tomaron a Ararat como un camino natural de mi crecimiento como artista así que, por suerte, ahora sale la edición en vinilo, el CD se lanzó en Europa hace un mes y también la apertura de salir de gira por el mundo está. Lo que cambió es desde donde nos paramos: con Los Natas llevé una carrera a cualquier precio y ese precio fue nuestra salud y nuestras familias; hoy los quiero cuidar a ellos y a mí, por eso esperaremos a que llegue una verdadera propuesta para lanzarnos fuera del país.

Hace un mes dictaminaron el deceso oficial pero ya todos se están preguntando cuándo será el regreso de Natas...
Sergio: creo que va para largo. Hay que arreglar muchas cosas porque hay problemas internos de salud y cuando pasa esto ya no importa la mística, ni el show, ni el próximo disco. Además, creo que entregamos una discografía cerrada y con moño. El Nuevo Orden... como último disco de estudio y "Los Natas y amigos" (Solodolor) con Rowek, Billy Anderson, Iorio, como broche de oro: ya está. Tomará un tiempo, quizás, amigarse con la historia pero creo que todo se da por una causalidad; ahora estamos con el espíritu de dar el paso siguiente.

Por Yamila Trautman

Notas relacionadas

Sergio Ch de Los Natas: música para sacarse las entrañas | Sergio Ch de Los Natas: el comandante | El guitarrista y cantante agrupa a la patria metalera del futuro. Y propone dejar atrás el cuelgue para afrontar la lucha.

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone