rollingstone.com.ar

The Who - Quadrophenia

Lo primero fue Tommy. La ópera que The Who estrenó en 1969 legitimó la improbable unión de la dejadez rockera y el relato de largo aliento, y marcó el gran salto del guitarrista Pete Townshend como compositor y líder conceptual de la banda. Pero Quadrophenia (1973) era superior tanto en términos narrativos como compositivos; se basaba en los recuerdos de la adolescencia de Townshend, enojada, angustiada y mod, a principios de los 60, y fue producido con la tensión panorámica de Who's Next. Tommy fue el precedente; Quadrophenia, un espectáculo coherente. En aquel momento, Roger Daltrey afirmó que sus voces estaban demasiado bajas en la mezcla. En esta edición remasterizada, cuando canta el estribillo que dice "out of my brain" sobre los redobles fugitivos de Keith Moon y el bajo atronador de John Entwistle en "5:15", se escucha claramente cómo el cantante y su letrista se descarrilan.

Quadrophenia era la redención de los sueños de largo aliento de Townshend luego del fracaso de su pretendida secuela de Tommy, la bestia multimedia Lifehouse. Como el chico ciego, sordo y mudo de Tommy, Jimmy, el chico de la Vespa (una combinación de las cuatro personalidades de The Who) de Quadrophenia encuentra su identidad y luego la desilusión en la vida de la tribu urbana: el cabecilla mod reducido a cargar las valijas de los turistas en "Bell Boy".

También hay un renacimiento: la limpieza final y magistral de "Love Reign O'er Me". Pero mientras que Townshend escribió las partes de Tommy de manera demasiado literalmente operística, editó Quadrophenia con mano de director de cine y acertó plenamente, desde las peleas entre mods y rockers de "Cut My Hair" hasta la guerra generacional de "The Punk and the Godfather". La edición incluye un épico relato en prosa de Townshend. Y Quadrophenia sigue siendo uno de sus mejores discos: el mejor de The Who, y su mejor ópera.

Por David Fricke

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone