rollingstone.com.ar

Harry Waters: "Mi padre está muy politizado"

De gira como tecladista de la banda de Roger Waters y entre los nueve River, el primogénito del Pink Floyd se presentará también con su banda de jazz junto a los argentinos Timotteo; antes, habla sobre esta fusión y sobre cómo es ser hijo de su padre

Juguemos por un segundo. Si tuvieras la posibilidad de elegir -genio de lámpara, bruja o milagro mediante-, entre todas las opciones del pasado, del presente y del futuro de la historia de la música: ¿el hijo de qué icono rockero serías? Como todo imposible, imaginarse la cotidianidad familiar con, por ejemplo, Roger Waters, exige un descomunal gasto de energía, un esfuerzo insólito. ¿Cómo podría ser la crianza otorgada por un Pink Floyd en el momento mismo de creación y éxito de su indiscutible ópera maestra? ¿Cuáles serían los consejos, las enseñanzas, los momentos compartidos? Nunca lo sabremos.

Harry Waters sí lo sabe. Harry es el hijo pianista de Roger, el hijo de posta, el que sí vivió esa singular infancia que lo condujo, claro, a dedicarse también a la música y a transformarse, hace ya diez años, en el tecladista de la banda de papá. Hace una década que Harry gira con la banda del ex Pink Floyd mientras intenta mantener con vida su proyecto de jazz instrumental, la Harry Waters Band, y que ahora, aprovechando su estadía en Buenos Aires debido a los nueve shows del The Wall Tour en River, presentará en el ND Ateneo, el domingo 11 de marzo. Pero hay algo más: esa noche, Harry Waters tocará junto a Timotteo, la banda argentina de tango con la que grabó dos temas de Piazzolla para la edición especial para Latinoamérica de su único disco.

La historia de esta inesperada relación inter-musical nos la contará Harry desde Chile pero también el bandoneonista y fundador de Timotteo, Nacho Oroná: "Cuando en 2010 nos aventuramos a nuestra primera gira por Europa, decidimos contactar a Harry para ver si podíamos hacer una fecha conjunta. Gracias al legado de mi padre melómano, yo soy muy fanático, enfermo, de Pink Floyd y Roger Waters y decidí buscar a cada uno de los tipos que tocó o toca con él. Así encontramos a Harry y escuchamos su música, nos enteramos de que tenía unas fechas en Londres muy tranquilas en clubes de jazz. Y en un club en las afueras, The Bull´s Head, tocamos con su banda una noche. Ellos tocaron sus temas, nosotros los nuestros y luego, juntos, un par de standards de jazz. Quedamos en contacto y cuando nos enteramos de que venía con The Wall, empezamos a organizar esta fecha. Antes, grabamos esos dos bonus para la edición latina de su disco, "Libertango" y "Violentango": grabamos bandoneón, cello, violín y contrabajo en los Estudios Ion, le mandamos el material a Inglaterra donde él agregó piano y luego reenvió para que sea mezclado y remasterizado".

Después de dar su primer show en el Estadio Nacional de Santiago de Chile ("La audiencia estuvo demasiado tranquila; sabemos que el público en Sudamérica es realmente es muy fervoroso: seguro que fue porque les volamos la cabeza, ja", cuenta), Harry agrega algunos detalles más sobre la unión y revela otros sobre cómo es ser el hijo de un mito.

¿Cómo fue que te enganchaste con los Timotteo y decidiste organizar este show en el medio de la gira de The Wall?
Toda la historia con Timotteo fue genial. Fue muy divertido cuando me contactaron y logramos tocar juntos en Londres. Por eso me pareció lógico mantenerme en contacto con ellos para poder hacer este show en su Argentina natal. Como es muy difícil mantener viva mi banda estando de gira durante tanto tiempo (la verdad es que tampoco podemos ganar dinero tocando jazz) y no puedo hacer casi nada con ellos, realmente estoy ansioso por que llegue esa noche.

¿Cómo decidieron grabar esos dos temas juntos? ¿Conocías las composiciones de Piazzolla?
Nacho Oroná eligió los temas porque yo no conocía la música de Piazzolla ni nunca había tocado tango en mi vida. Cuando los escuché (y ahí sí me di cuenta de que había escuchado "Libertango" en algún momento de mi vida), me encantaron y surgió la idea de hacer una edición especial del disco para Latinoamérica con estos bonus. Así que ellos grabaron su parte, me la mandaron y yo grabé el piano en Inglaterra. Disfruto del tango cuando lo escucho pero no tengo ningún disco en casa, así que todo esto es un reto, una experiencia nueva para mí. Y obviamente salió genial, los arreglos son muy buenos y Timotteo es una gran banda.

¿Qué música se escuchaba en tu casa cuando eras chico y qué bandas conociste gracias a tu padre?
De niño, que fue cuando realmente me metí en la música, escuchaba mucho clásicos de los cincuenta y sesenta como los Beach Boys, los Beatles, Buddy Holly, Little Richard, Elvis. Y a partir de ahí me fui llegando a cosas más pesadas como Led Zeppelin... Pero mi padre nunca me motivó a que escuchara música, ja, porque él no se sentaba mucho a escuchar en casa. Sí mi madre.

Quién lo diría...
Ja, sí. Ella tenía una colección muy increíble de vinilos y yo, en mi adolescencia, me fui armando una discoteca de cassettes con las copias de esos vinilos. Ella escuchaba de todo, mucho Grateful Dead, Crosby, Stills, Nash y Young, mucho rock de los setentas. Así que crecí con todo eso alrededor.

¿Por qué finalmente te decidiste por el jazz?
La verdad es que fue una decisión tardía y se fue dando muy paulatinamente. Tenía unos 26 años cuando empecé a tocar jazz y había empezado a escuchar ese tipo de música cuando tenía 22 o 23. Creo que fue escuchando a Oscar Peterson en la radio que dije "Oh, por dios, esto es increíble" pero no tuve la necesidad de tocar jazz hasta años después. Hasta el momento venía tocando en distintas bandas de rock y funk y no me sentía del todo satisfecho así que empecé a buscar algo más y así llegué... Luego escuché todo Peterson y me fanaticé con los clásicos como Bill Evans, Keith Jarrett, Charlie Parker, John Coltrane...

¿Cómo fue volver a convivir con tu padre y cómo es tocar The Wall entero junto a él?
Estoy girando con él hace unos diez años así que ya se me hizo normal la convivencia, realmente lo disfruto. Nos llevamos muy bien. Y con respecto a The Wall, más allá de la carga simbólica, son 150 shows así que... Lo amo, es un gran disco pero la verdad es que son muuuchos conciertos.

En Chile, tu padre dijo que las Malvinas son argentinas, ¿cuál es tu postura con respecto a sus declaraciones?
Mi padre está muy politizado y yo no. A ver, lo que quiero decir es que, si yo tuviera que manifestar mi compromiso político de manera pública, definitivamente coincidiría con todas y cada una de sus palabras. Claro que no me gusta la guerra, ni George Bush, pero prefiero mantenerme por fuera.

Por Yamila Trautman

Notas relacionadas

The Wall: la construcción de una obra maestra | Roger Waters en River: novena fecha confirmada | Octava Fecha de Roger Waters en River | Roger Waters en River: séptima fecha confirmada | Roger Waters: el hombre récord | La Rogermanía no se detiene: se sumó un nuevo show | Roger Waters por cinco | Lo mejor del rock: las reediciones de Pink Floyd | Roger Waters en River: ¡tercera fecha! | Roger Waters en River: furor por las entradas | La reunión de Pink Floyd | Roger Waters inicia la gira The Wall | Waters, en la tapa de RS | Roger Waters y David Gilmour: la reunión | GUÍA DE SHOWS INTERNACIONALES 2011: Una agenda exhaustiva para completar con las visitas confirmadas para la segunda mitad del año; ¿quiénes se sumarán?

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone