Último momento

 

Leer en

 

Noticias

08.03.2012 | 02:29

Roger Waters en River: la fabulosa pared de sonido, imagen y sugestión

El ex Pink Floyd dio el primero de sus nueve shows en el Estadio Monumental; crónica y fotos de la incomparable experiencia The Wall

Fotos de Tomás Correa Arce

"A lo Waters. Mató a su vecino de un ladrillazo", reza la placa de Crónica TV en su clásico rojo furioso. Impresionante, el pulso popular manda y la cita no es casual. La fiebre contagia a medio país: Roger reunido con la presidenta tratando de liberar los dólares de la mega recaudación de nueve shows en River, Roger apoyando y desmintiendo su postura a favor de la devolución de las Islas Malvinas, un raid sin precedentes para una estrella de rock contradictoria y fascinante, 67 años que no pesan sobre un escenario y excede el mito de la banda que lo tuvo como líder en sus tiempos dorados. A más de 30 años de aquella epopeya megalómana, The Wall sigue generando fanatismo y detractores como en los tiempos en que Johnny Rotten lucía una remera con la inscripción "Odio a Pink Floyd". Basta ingresar a River para descartar prejuicios y también olvidarse un poco de la corrección política que cubrirá buena parte del show. Tal vez esa sea la clave, una perfecta máquina de sugestión visual amparada por una banda de sonido tan vigente como los males que aquejan al mundo. Al nivel de los grandes discos conceptuales de la historia del rock (Sgt. Pepper, Tommy, The Lamb), The Wall luce jovial gracias a un espectacular montaje de imágenes y sonido envolvente. Nunca antes un show de rock sonó así, y eso no fue lo mejor de la noche.

La primera sorpresa, con las luces encendidas y el público acomodándose, es un muro de bloques gigantes: la pared blanca cubre la totalidad de la tribuna Centenario, de punta a punta, el rasti para gigantes impresiona y todavía no empezó el show. En el medio del escenario queda un hueco vacío de ladrillos, por allí trascurrirá parte de la acción. "In the Flesh?" y explosión, la base del escenario estalla en fuegos artificiales y los guitarrazos que interpretaba David Gilmour pegan en el pecho, ruido de motores llegan desde el fondo y Roger Waters aparece en escena, se calza un sacón de cuero en la mejor tradición de la sastrería nazi. Líder carismático, héroe pop o capo de masas, no importa el rol, The Wall habla de esas obsesiones del hombre moderno: alienación, consumo, sistemas represivos y la guerra como la madre de todas las injusticias. La pared ahora es una pantalla gigante de fidelidad óptima y sobre ella aparece la palabra capitalismo justo abajo del cartel de Visa que adorna las tribunas de River, de esas contradicciones el show no podrá escapar, durante poco más de dos horas. Waters al frente y una banda de once músicos que casi en ningún momento reclamará la presencia de sus ex compañeros vivos de Floyd. "Así que pensaste que quizá te gustaría ir al espectáculo para sentir el cálido estremecimiento de la confusión/ ¿No es esto lo que esperabas ver?", canta Waters como un maestro de ceremonia y al costado de la pared una avioneta se estrella después de atravesar el cielo de River. ¡Espectacular!

Instante seguido, "The Thin Ice" modifica la pantalla-pared en un enorme recordatorio de caídos en acción y víctimas inocentes que dejaron las guerras de los últimos 80 años. Lo que sigue es un recorrido por los climas de la historia de las calamidades humanas vistas por una estrella de rock consumida por los excesos y ego desmedido. Por ahí la idea puede sonar un tanto vetusta, pero es tan espectacular la puesta en escena, que todavía esas canciones siguen sonando inmortales: "Another Brick in The Wall Part 2" incluye el coro de niños peleando con una marioneta gigante representando el ritual del profesor, esa figura tan rica al férreo sistema de educación británica. Pero "Mother", en una nueva versión con dedicatoria incluida a los "desaparecidos, muertos y torturados", o "Goodbye Blue Sky" y su dulzura pastoral representan los mejores momentos del primer movimiento.

"Intermission" anuncia el muro y como en la ópera llega un breve descanso. Ya no quedan huecos en la pared y sin que nadie se dé cuenta, todo se completa. "Hey You" suena con toda la banda del otro lado del muro y para "Nobody Home" se abre una ventana con vista a un living que recrea la soledad de Pink, luego "Comfortably Numb" eleva la temperatura épica: Dave Kilminster se luce y amplia el solo que originalmente interpretaba Gilmour. Las pantallas siguen lanzando consignas antibélicas, se mezclan marcas y el pandemonium estalla en el poderoso ritmo de "Run Like Hell", ahora toda la banda se para adelante del muro mientras flamean las banderas de los martillos cruzados. Waters ametralla a la platea literalmente y esas ráfagas son tan reales como el impacto sonoro que provocan la caída del muro ("The Trial") y ese final apoteótico más cercano al cabaret alemán de Bertolt Brecht y Kurt Weill. The Wall no es un concierto de rock, es una experiencia más cercana a lo teatral con una puesta visual de otro mundo y una tensión que no permite distracciones que invita a jugar con varios ejes de atención: "Yo te sentencio a ser expuesto ante tus semejantes. Echen el muro abajo", dictamina Waters mientras los bloques caen. Luego, con trompeta en mano y junto a su orquesta de notables, que incluye a su hijo Harry, el hombre alto y canoso saluda satisfecho; queda el sencillo final de "Outside The Wall", casi como una orquesta de pueblo, libre, después de traspasar el muro.

Por Oscar Jalil

Notas relacionadas

Roger Waters en River: lo que tenés que saber para asistir a los shows | La Wallmanía: todos los eventos alrededor del muro ¿Quién escucha hoy The Wall entero? | Harry Waters: "Mi padre está muy politizado" | The Wall: la construcción de una obra maestra | Roger Waters en River: novena fecha confirmada | Octava Fecha de Roger Waters en River | Roger Waters en River: séptima fecha confirmada | Roger Waters: el hombre récord | La Rogermanía no se detiene: se sumó un nuevo show | Roger Waters por cinco | Lo mejor del rock: las reediciones de Pink Floyd | Roger Waters en River: ¡tercera fecha! | Roger Waters en River: furor por las entradas | La reunión de Pink Floyd | Roger Waters inicia la gira The Wall | Waters, en la tapa de RS | Roger Waters y David Gilmour: la reunión

Quienes leyeron esta nota, también leyeron: