rollingstone.com.ar

El Festival de los Viajes - La reserva de los lieros

Sadness

Quien decida ingresar en La reserva de los lieros debe saber que corre el riesgo de no poder salir. Dentro, el recorrido espiralado, descendente y ascendente, implica experimentar en territorios sonoros extremos, quedar atrapado para siempre en las densas atmósferas dramáticas, entre tarantinescas y lyncheanas. Una sucesión de escenas épicas: pasajes sónicos, noise (de violas marca Thurston Moore o Nels Cline: "Disparen!", el intenso "Hippie"), cabalgatas psicofolkies ("Ella va detrás"), desiertos lisérgicos ("Los traidores") y garage del espacio ("El tambero del estero": sintes y pulso punkblusero). El verdadero peligro de entrar en La reserva de los lieros, tercer esfuerzo de El Festival de los Viajes, es no querer salir.

Por Yamila Trautman

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone