Último momento

 

Leer en

 

Noticias

22.10.2012 | 15:19

Rocambole, el pincel ricotero: "Lo mejor lo tengo guardado"

El artista y maestro responsable de la estética de los Redondos cuenta algunos detalles detrás de las historias de las tapas de la banda y por qué le gustaría volver a ver al Indio y Skay juntos

Patricio Rey dijo que el mundo era redondo, y Rocambole lo pintó. Es que Ricardo "El Mono" Cohen es dueño de una estética inconfundible y el autor de varios dibujos que se tatuaron y grafitearon miles de argentinos. Hoy, el responsable del diseño de todas las tapas de discos y la gráfica de Los Redonditos de Ricota, vive en La Plata y se dedica a la docencia

El maestro, que también diseñó discos de Frank Zappa, entre otros, está sentado en un tradicional café de Barrio Norte tomando un cortado con dos medialunas, haciendo tiempo para entrar a dar clases en un taller de artes decorativas. Al mirar la tapa de Oktubre, reacciona: "En realidad esta imagen no es la original, cuando el disco salió en vinilo todavía ni existía. Un día el Indio me pidió que dibujase un aviso para anunciar un show, y así nació, de un dibujo hecho en la calle en cinco minutos; después, cuando se reeditó el disco, la imagen era tan popular que decidimos ponerla en el librillo del CD".

¿Y qué intenta expresar?
Es una imagen de libertad, con connotación anarquista. El disco entero giraba en las ideas de libertad y justicia, de lucha de los oprimidos hacia los opresores, y la estética tuvo que ver mucho con eso, y con la anarquía de los años veinte.

Los conceptos que transmiten los dibujos, ¿los decidías vos o te los pedía algún integrante de la banda?
Depende del disco. Para Oktubre nos reunimos con el objetivo de elaborar un concepto. Había un par de temas compuestos, los escuchamos y opinamos entre todos al estilo de una agencia de publicidad. Como resultado salió nada más ni nada menos que la idea de gente desposeída, seres marginales que avanzan hacia algo con banderas, es la revolución, la lucha por el ascenso social.

¿Qué sentís al ver que tu arte se volvió tan popular?
Me emociona mucho. Es insólito: mi arte de repente aparece en imágenes, gorros, remeras, banderas, tatuajes. A veces no me gusta verla en algunas agrupaciones políticas a las que no adhiero, pero entiendo que son cosas que no puedo evitar.

Es un fenómeno que ha sucedido en todas las épocas de la humanidad. La gente elije una figura como tótem. No sé cómo se produce este fenómeno, sino me las pasaría haciéndolos, ja. Las imágenes de los Redondos viven por sí mismas, forman parte de un fenómeno que escapa de mi comprensión y mi control.

¿Cuál es la historia de Luzbelito?
Luzbelito era un disco que iba a ser un clásico, se preveía como tal. Entonces pensé en un álbum de música clásica. Cuando yo era chico los álbumes venían como en un gran álbum de fotos, adentro tenían sobres de papel madera. Pensé en el packaging general y quise hacer una versión más chica de un álbum tal como eran los viejos. Para la tapa, pensé: las historias de las letras del Indio son siempre parecidas, siempre hay una especie de personaje marginal que en algún momento levanta cabeza y sube, este personaje puede ser Pedro Escobar o cualquier otro. Así, encontré una foto de un esclavo yanqui de 1800 y pico, que había podido escapar y después lo recapturaron. Era un negro gigante al que lo agarraban con una cadena en la cabeza. Me quedó grabada su expresión. La dibujé varias veces y no me daba, entonces probé con hacer una escultura, y me salió. La tuve guardada mucho tiempo en una biblioteca. Un día se me ocurrió que el nombre Luzbelito remitía a luz y vela. Agarré, le puse una vela en la cabeza a la escultura, la encendí y se derritió la cera; así quedo el Luzbelito que se conoce.

¿Sentís algún tipo de responsabilidad por la influencia social que tienen tus dibujos?
Una vez un tipo se acercó y me recriminó que le daba un mal mensaje a los jóvenes, por un cuadro en el que se suicidaban tres personas. También han llegado a decirme que soy la reencarnación del mal por difundir mensajes violentos. Pero la verdad es que yo pinto el paisaje que miro en los diarios. Los medios de comunicación me inspiran.

¿Y crees que lo que muestran sea la realidad?
No, para nada. En la realidad hay un visible y un invisible, el visible está finamente monitoreado y es lo que nos muestran, pero hay una parte que no nos muestran. Un ejemplo de esto es el rock nacional: en su momento tuvieron que pasar más de 15 años para que saliera por la radio. Después de la Guerra de las Malvinas quisieron pasar un rock que no fuera inglés, y recién se descubrió. Antes el rock existía pero era un mundo interno, la gente compraba y escuchaba porque se lo contaban. Los medios no decían nada.

¿Cómo influyó esto en Los Redondos?
Aquí es dónde se ve la genialidad de la banda. Los redondos dijeron "los medios no existen". Dieron vuelta la ecuación, ¿entendés? En vez de que los medios te digan a vos que no existís, ellos dijeron que los medios no existen. Si se publicó algo de la banda fue muy poco y por periodistas amigos, nada más.

¿Guardan entre ustedes un código de "no dar a conocer nada"?
Sí. Yo tengo mucho material propio pero no voy a ponerlo en público por una razón ética. Mostré un poco en algún momento, porque la Negra Poli me dio el OK, pero lo mejor lo tengo guardado.

¿Sos de los que quiere ver a Skay y al Indio juntos?
Como fanático, porque me incluyo, sí. Sé que tienen mucho para dar juntos. Son como los ingredientes de una buena receta. Son un cóctel que no se mezcla solo.

Por Diego Granda

Notas relacionadas

El pogo más grande del mundo, a mil cámaras | A 10 años del último show de Los Redondos | Los Redondos en Racing: filtrados en la Web | La última noche de los Redondos | El fin de los Redondos: el Indio cuenta su verdad

Quienes leyeron esta nota, también leyeron: