rollingstone.com.ar

Cabrera & Hendler: cumbre oriental en el Ateneo

Fernando Cabrera presentó su flamante libro/DVD Intro en el ND/Ateneo; su compatriota y admirador, Daniel Hendler, leyó algunos poemas

Promediando el concierto que el cantautor uruguayo Fernando Cabrera ofrecía a solas con su guitarra el sábado 27 en el teatro ND/Ateneo de Buenos Aires, se apagaron las luces. Cuando se encendieron, su compatriota Daniel Hendler, que por estos días protagoniza la exitosa tira Graduados, apareció sentado a la mesa ubicada a la derecha del escenario. No hubo ni presentaciones estridentes, ni abrazos de rigor. Cabrera se acercó hasta allí, sin cruzar palabra, se saludaron con apretón de manos y Hendler leyó: "Ellos tenían más fe / en la fuerza de la poesía / creían que a veces un verso, puede nutrir a alguien". Fue el comienzo de un pequeño periplo a dos voces por las poesías de Cabrera que integran Intro, el libro que, acompañado por un DVD filmado en los estudios Ion y dirigido por Ariel Hassan, acaba de editar en la Argentina S-Music. (Cabrera también leyó un poema inédito, "Caravana", en recuerdo de su colega y amigo Marcel Curuchet, tecladista de No Te Va Gustar, quien falleció en un accidente automovilístico el 14 de julio de este año.)

Antes y después de la lectura de poemas, Cabrera repasó, con su habitual maestría, los clásicos que son pilares de su repertorio. Allí pasan "La balada de Astor Piazzolla", "Dulzura distante", "Te abracé en la noche" (dedicada a los hermanos Lito y Liliana Vitale), "Críticas", "Al mismo tiempo", "Viveza" (esta vez, con una cajita de pastillas Tic Tac como acompañamiento, en lugar de la habitual cajita de fósforos), "Lisa se casó", "Yo quería ser como vos", "Diseño de interiores" y, por supuesto, "El tiempo está después".

Y mostró, también, algunas canciones superlativas aún sin grabar: "Buena madera", una preciosa canción dedicada a uno de sus hermanos, de profesión carpintero; la desgarradora "Viva la Patria"; y "Nunca te dije te amo" (o el amor según Cabrera).

Son piezas que confirman, auspiciosamente, que es un repertorio en constante crecimiento. Entre los bises, un medley con el "Tema de Pototo" y "Muchacha ojos de papel", de Luis Alberto Spinetta, deliciosamente revisitados.

Con Liliana Herrero y los templadistas Daniel Drexler y Vitor Ramil siguiendo el show con devoción en la platea, Cabrera -que participó el jueves pasado del histórico concierto sinfónico Hay otra canción- se (re) confirma como un faro imprescindibles para los cancionistas de la región.

Por Humphrey Inzillo

Notas relacionadas

La noche mágica de los cancionistas

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone