Último momento

 

Leer en

 

Noticias

05.12.2012 | 17:51

El regreso de La Zimbabwe

Después de 15 años, la banda volvió al estudio para ampliar un repertorio marcado por la nostalgia noventosa de "Traición a la mexicana"; este jueves presenta en Niceto su flamante Cuestión de tiempo

No hace falta hacer un esfuerzo mental para recordar. La relación del término con la música (o con el tema, especialmente uno en particular) es inmediata: decimos "La Zimbabwe" y en seguida cantamos una parte de "Traición a la mexicana", no hay con qué darle. Quizás los más memoriosos también refloten fracciones de "Loco de atar" y hasta "Verano del 57". Corrían los locos noventa y la banda liderada por Chelo Delgado experimentaba su primera resurrección de la mano de uno de un gran hit reggae radial y viral, aún antes de la existencia del concepto de viralización. Ahora, quince años después de no entrar al estudio y en un marco global de reuniones y más reuniones, la Zimbabwe regresa con un disco nuevo, Cuestión de tiempo, que presentarán este jueves 6 de diciembre en Niceto. "Será el show que marcará regreso oficial de la banda durante el que intentaremos celebrar intensamente el rencuentro de nuestra música con el público de todas las épocas", tira el cantante. Y agrega, antes de narrar la historia de este revival: "Trataremos que de que puedan estar la mayoría de los invitados que estuvieron en el disco: Piro Rosafa de Karamelo Santo, Sergio Colombo de Natty Combo, Pety de Riddim, los Gondwana, G. Pilatti-Dub y Deborah Dixon, entre muchos otros".

Después de 15 años de no entrar al estudio, regresan con Cuestión de tiempo: ¿cómo fue el proceso de preparación de este disco?
Lo cierto es que con la actual formación de la banda venimos desde hace aproximadamente cinco años, haciendo un minucioso trabajo de hormiga. Tocando en todos lados donde pudiéramos estar, en todo tipo de escenarios y lugares, viajando por las provincias de norte a sur y de este a oeste, haciendo las veces de teloneros de grandes bandas como Nonpalidece, Gondwana o los legendarios The Wailers. Inclusive también durante 2011 participamos del álbum Tributo a Bob Marley Vol. II. Todo ese tiempo nos llamamos Chelo Zimbabwe & The Groove Factory pero la gente nos pedía todo el tiempo que fuéramos de vuelta La Zimbabwe.

Eso nos dio una cohesión muy fuerte cómo banda y luego de un buen tiempo de compartir las tablas y de ser compañeros de ruta, nos sentimos muy afianzados, muy ensamblados, tanto en lo musical cómo en lo humano. De ahí que en determinado momento hayamos sentido la imperiosa necesidad de comenzar a producir "nuestro" disco con nuevas canciones, ya que hasta ese momento veníamos tocando los temas de las etapas anteriores de La Zimbabwe y también los de mi etapa solista.

El nombre, Cuestión de tiempo, hace alusión a esta larga espera; ¿también se plantea como una suerte de respuesta a su Cuestión de honor (1994, el disco que incluyó aquel gran hit)?
En realidad el título, además de aludir a los "tiempos de espera" (o quizás a un concepto "cíclico" de la vida), viene a cerrar una trilogía que comienza con Cuestión de honor (Zimbabwe, 1994), continúa con Cuestión de amor (María Mulata, 2006) y que ahora encuentra su vértice final. Un disco (a nuestro humilde entender) potente, conceptual, con un sonido aggiornado, que cuenta con el apoyo incondicional y desinteresado de las bandas y la gente del palo y que responde a un pedido explícito de toda la gente que me preguntó, a cada paso, "¿Y? ¿Cuándo vuelve La Zimbabwe?".

Hoy las reuniones de bandas que supieron crecer en los noventa es una tendencia a nivel global: ¿sienten que lo suyo se vio motivado por este movimiento o fueron impulsados más bien por una necesidad interna?
Lo nuestro es sólo es el resultado de una necesidad interna y artística muy fuerte. La idea es volver a poner a La Zimbabwe al alcance de la gente pero desde un lugar real y actual, y no ya desde la nostalgia o el simple recuerdo.

¿Cómo ven y escuchan "Traición a la mexicana" desde el presente?
¡Sigue siendo un hit a pesar de los años! Es más: creo que cómo sucede con los buenos vinos, ha madurado para mejor con el tiempo. De hecho hoy lo hemos reversionado , quizás de un modo más "roots" por llamarlo de algún modo, y la verdad es que gente lo sigue pidiendo, festejando y cantando cómo el primer día...



Quienes leyeron esta nota, también leyeron: