Último momento

 

Leer en

 

Noticias

13.12.2012 | 13:17

Ariel Pink's Haunted Graffiti en Niceto: sucio, desprolijo y genial

El cantautor delirante oriundo de Los Angeles se presentó frente a su banda en su primera visita al país; crónica y fotos

Fotos de Nicolás Améndola

La desprolijidad como virtud es el arma más fuerte de Ariel Pink. Desde que este oriundo de Beverly Hills comenzó a hacer música lo hizo en formatos particulares, así sea grabando 500 canciones en cassettes inescuchables o en sus últimos dos discos, Before Today (2010) y Mature Themes (2012), ambos pesos pesados en los rankings musicales. Siempre lo hace a su manera: grabando él todos los instrumentos, inventando personajes desde su voz y elaborando teorías descabelladas desde sus letras. El eje low fi de este artista quedó bien claro anoche en Niceto, donde Ariel Pink's Haunted Graffiti (la banda en sí) se presentó por primera vez en Argentina e hizo un fiel repaso por su carrera, un camino confuso entre temas que parecen jingles publicitarios interminables para desembocar en odas funk. La falta de límites logra maravillas si el artista sabe cómo aprovecharla y ese fue el caso de Pink.

El calor pesado de los primeros días de diciembre azotaba el comienzo del recital y tras un enérgico show de la banda correntina Las Liebres y un DJ set dub de Nairobi se abrió el telón para que Ariel Rosenberg (así lo acusa su identificación) aparezca junto a su banda. "Kinski Assassin", el primer tema de Mature Themes, fue el puntapié inicial del show formal de Ariel Pink's Haunted Graffiti y la performance aparte de su líder. Pink salió vestido como un duende falopero: antenas, una remera verde loro con la imagen de Speedy Gonzalez, short (muy short), medias hasta las rodillas y mocasines. El excéntrico atuendo se adaptaba perfecto a su calidad de frontman: perdiéndose en su hipnótica música esbozó unos pasos de bailes dignos de un loco.

El planteo de la banda es clásico: Tim Koh en bajo, Kenny Gilmore en batería y Joe Kennedy entre los teclados y la guitarra. Pink aparte con micrófono en mano y un sampler al costado para darle aún más confusión a sus melodías tan rebuscadas como Frank Zappa y tan enérgicas como Boom Boom Kid. La lista de temas tuvo como eje su último disco, destacando el delirio sonoro de "Is This The Best Spot?", que por momentos parecía cantada por Alpha de los Power Rangers, y "Only In My Dreams", una suerte de serenata melosa que encuentra lo increíble en el cliché. El público coreó e hizo mosh al ritmo de las locuras musicales y corporales de Pink.

Las rarezas también tuvieron su parte en el repertorio. La primera fue "Beefbud", del disco Scared Famous (2007), y el cierre de la primera parte tuvo al delirio de terroristas y explosiones "Witchhunt Suite for WWIII" del EP homónimo lanzado el año pasado. Las joyitas se llevaron su cariño pero la parte más celebrada fueron los pocos temas que sonaron de Before Today, el primer disco formal y sin dudas el más exitoso. "Fright Night (Nevermore)" y "Menopause Man" aparecieron una detrás de la otra, con sus melodías de funk espeso entre la música disco increíble y los falsetes exagerados de Pink.

La segunda parte del show encontró al frontman aún más metido en su personaje, gritando frases en español inentendibles debido a lo saturado que estaba su micrófono y varios pasajes instrumentales perdidos entre luces de colores donde se afianzó aún más la herencia de Zappa. El final tuvo a "Round and Round", la excusa perfecta para que todos tarareen na na na a los gritos y "Baby", la última de Mature Themes, un cover al dúo Donnie & Joe Emerson. Funk melancólico y espeso para cerrar una noche sucia, desprolija y, por suerte, genial.

Por Facundo Enrique Soler

Ariel Pink: "Soy un romántico" | El cantautor y multiinstrumentista habló con Rolling Stone

Quienes leyeron esta nota, también leyeron: