Último momento

 

Leer en

 

Noticias

21.02.2013 | 12:20

Ultra Music Festival, primera fecha: si lo sabe, cante

La primera jornada del evento tuvo a Avicii y Martin Solveig como figuras estelares

Fotos: gentileza UMF Tomás Correa Arce-Agustín Dusserre-Anabella Nolasco.

El Ultra Music Festival sigue llevando el dance de viaje por el mundo y el martes 19 llegó a la Argentina para realizar la segunda edición de Ultra Buenos Aires. A diferencia de la primera edición, que tuvo a Justice como artista principal, el evento se desglosó en dos jornadas con Avicii, Armin Van Buuren y Carl Cox como figuras principales.

En la primera fecha, más de 15 mil personas asistieron al predio de Costanera Sur y sin preocuparse por el barro (después de más de 10 años de festivales masivos, el público ya se acostumbró a convivir con lo efectos colaterales de la lluvia), bailaron y dejaron la garganta cantando lo que fue una sobredosis de vocal house. Después de los sets de los locales Tomás Heredia, Chris Schweizer y los Festa Bros que fueron subiendo el master hasta dejarlo a punto caramelo, llegó el francés Martin Solveig a hacerse cargo de la cabina. Con la infaltable vincha de tenista y ese look medio nerd -teléfono a los productores de Big Bang Theory: podría interpretar al mejor amigo de la infancia de Sheldon-, el DJ y productor llevó el dancefloor hasta las fronteras con el pop (por algo Madonna lo eligió para que trabaje en MDNA, su último disco). Remixes de "We Found Love" (el track de Calvin Harris con Rihanna), "I Feel So Close" (otro de Harris), "Harder Better Faster Stronger" y "Technologic, de sus compatriotas Daft Punk) más sus temas propios como "Ready 2 Go", "The Night Out" y la megacoreada "Hello" completaron su participación en el Ultra porteño.

La "experiencia karaoke" del festival siguió con Avicii, el joven maravilla que dejó Suecia para convertirse en un embajador del dance mainstream y, a los 23 años le pelea cabeza a cabeza el dominio global a David Guetta. Por primera vez en el país, el sueco desplegó sus producciones que son tan charteables como potenciales temas de publicidad y dejó satisfecho a aquellos que querían verlo en acción con "Bromance", "Superlove" (que hizo junto a Lenny Kravitz) y un gran cierre con "Levels" (el más esperado de todos, con parte de "Something's Got a Hold on Me" de la gran Etta James), entre otros. Aunque su conexión con el público fue débil: arengaba a la gente con su mano derecha, con movimientos de bailaor de flamenco, pero sin hacer contacto visual con la multitud. Casi como si fuera un trámite y estuviera calentando motores para la edición original del Ultra en Miami a donde llegará con un proyecto pretencioso: durante nueve días, un hotel llevará su nombre. Todo, el lobby, las toallas y hasta los jabones dirán Avicii.

El resto de la noche fue para los holandeses Hardwell y Dash Berlín que se encargaron de ir moviendo la aguja del pop hasta el modo clubber con intensidad, pero sin la nostalgia propia de todas las fiestas que llegan a su fin. Cuando Dash Berlín puso el último track, no fue el final, sino un "hasta luego". En días llega la revancha para los que se quedaron con ganas de más. Hasta el sábado.

Por Emilio Zavaley

Notas relacionadas

Los DJs que mueven el mundo | Justice en el Ultra Music Festival: parte de la religión

Quienes leyeron esta nota, también leyeron: