Último momento

 

Leer en

 

Noticias

01.04.2013 | 15:32

La cueva de Jack White

El músico ve crecer su sello por dentro y prepara otro disco en solitario

Extraño hombre de negocios. White en las oficinas de Third Man

Ha sido una semana movida en las oficinas de Third Man, el sello de Jack White, en Nashville. White ha tenido reuniones con nuevos artistas y posibles patrocinadores para el lanzamiento de un festival de música local, y él mismo ha estado editando un video web sobre un nuevo mural que hizo pintar en una de las paredes del lugar. "Hay muchas cosas que están pasando acá", dice White. "Tantas que, si quisiera, podría quedarme trabajando las veinticuatro horas del día."

White, que acaba de terminar una gira promocional de Blunderbuss, su debut solista de 2012, está programando un 2013 aun más agitado. Ya ha estado grabando material como para al menos dos álbumes más en solitario, y este año planea volver a los proyectos paralelos que tuvo en la era White Stripes: The Raconteurs y The Dead Weather.

Pero, dentro de su cargada agenda de actividades, en primer plano hay un proyecto que White llama "Documents". Resulta que Third Man se asoció con el archivo de impresiones discográficas Document Records para relanzar las obras completas y totalmente remasterizadas de tres pioneros de la Epoca de la Depresión: los bluseros Charley Patton y Blind Willie McTell, y del cuarteto de cuerdas y violines The Mississippi Sheiks. "El trabajo de estos músicos no ha estado disponible en vinilo en los últimos veinte, treinta años", dice White. "Y quiero que esto esté disponible siempre. Los músicos del blues cuentan las mismas historias que Lil Jon y Jay-Z nos cuentan hoy día."

Hace cuatro años, White transformó un pequeño edificio que se usaba como depósito en Nashville, en un local de venta de discos de 45RPM de White Stripes. En la actualidad, Third Man ocupa tres edificios enteros, y este fortín rockero incluye una tienda de música que se especializa en vinilos coleccionables (han lanzado ediciones especiales en vinilo con packagings flasheros, con líquido y espacio para ediciones múltiples), una sala de chucherías con una cabina de proyecciones Scopitone para cintas 16mm, y también una máquina de moldeado Mold-o-Rama que funciona con monedas y permite realizar pequeñas esculturas de cera de la guitarra Airline roja de White. También hay una sala de conciertos en vivo donde se puede obtener una copia en acetato de cualquier fecha. "Nos gustan las cosas con alma, las chucherías con magia", dice White. "Muchas de estas cosas no me dejan ni un centavo, pero las hago porque me gusta que existan."

Por Patrick Doyle


Notas relacionadas

Blunderbuss : ideas salvajes y riffs colosales...

Quienes leyeron esta nota, también leyeron: