Último momento

 

Leer en

 

Noticias

01.04.2013 | 15:45

The Killers en GEBA: Viva Las Vegas

La banda de Brandon Flowers tocó por tercera vez en Buenos Aires, con un show de estribillos de escala estadio; crónica y fotos

Pueden evocarse varios argumentos a la hora de criticar a The Killers. Que son el equivalente sonoro a la artificialidad de Las Vegas, la ciudad de la que provienen. Que su revisionismo histórico profundiza demasiado en la parte más nefasta de los ochenta. Que en ocasiones, muchos de sus recursos obligan a cuestionar sus conceptos del buen gusto. Estas y varias sentencias más están en lo correcto pero la banda de Brandon Flowers se enorgullece de las mismas, y ahí es donde la crítica pierde su fuerza.

El escenario amplifica la pomposidad de sus canciones con puestas de luces de alta complejidad, ráfagas de rayos láser en "Human" y "Jenny Was a Friend of Mine" y pantallas de leds hasta en la tarima de la batería y los monitores de retorno. La mezcla de los estímulos visuales y sonoros ejerce eficacia inmediata desde los primeros arpegios de "Mr. Brightside" a "The Way It Was", pasando por "Smile Like You Mean It". Antes de que todo decaiga en "Miss Atomic Bomb", una serie de explosiones y estrobos recuperan por la fuerza la atención y la complacencia por parte de los presentes.

La concepción que tiene The Killers de la canción ideal es la del pop aliñado, con algún guiño rockero, con la cantidad justa de desprolijidad. No va por el camino de la sutileza: la búsqueda del impacto no sólo no se disimula arriba del escenario, sino que además se festeja desde abajo. La banda tiene armas para lograr su cometido: el tono épico constante, con estribillos diseñados a escala estadio como los de "Somebody Told Me", "Spaceman", "Read My Mind" o "For Reasons Unknown".

Entre tanto coreo masivo y despliegue de estímulos visuales, es donde The Killers no puede esquivar su condición de banda de la ciudad del pecado. Eso de algún modo estimula a Flowers, que hace un guiño al artista por excelencia asociado a Las Vegas al colar un "Are You Lonesome Tonight?", emulando a Elvis en "Runaways". La estampa del grupo en escena también es prolija: salvo el pirotécnico baterista Ronnie Vanucci Jr, ningún otro miembro busca correr el riesgo de desprolijarse. A lo sumo, el guitarrista Dave Keuning apoya un pie sobre el monitor de retorno para hacer completa la pose de guitar hero.

Como es de esperarse, el punto máximo de los recursos escénicos llega al final. Primero, una ráfaga de papeles llena el cielo de letras K doradas en "All These Things That I've Done". Antes de la despedida, "When You Where Young" lleva todo aun más lejos con más explosiones, cortinas de chispas y demás fuegos artificiales. Estos artilugios sirven como metáfora de lo que The Killers tiene para ofrecer. No hay por qué esperar o pedirle rebusques y complejidades a quien ofrece todo servido, más si cuando lo que extiende es de eficacia comprobada.

Por Joaquín Vismara

Quienes leyeron esta nota, también leyeron: