Último momento

 

Leer en

 

Noticias

22.04.2013 | 12:55

Devendra Banhart: forastero en tierra extraña

Antes de salir de gira, el cantautor habla del nuevo disco, músicos y músicas argentinas y de no sentirse en casa en ningún lado

"Cuando tenía unos 8 años quería cantar como Mick Jagger o Kurt Cobain pero no podía, no me salía la voz. Entonces un día no había nadie en casa y me puse un vestido de mi mamá y empecé a cantar. Y me salió una voz muy femenina. Estaba como hipnotizado. No sé, fue algo instintivo. Es como que me dio el permiso para poder cantar", dice Devendra Banhart, de 31 años, nacido en Texas y criado por su madre en Venezuela. A sus 13, la familia se mudó a California donde más tarde asistiría a la escuela de Arte de San Francisco y empezaría a hacer música. En el año 2000, dejaría las clases para viajar a Europa a probar suerte tocando a la gorra. En 2002, ya de regreso en California, empezaría su camino discográfico: el pasado 12 de marzo editó su octavo álbum de estudio, el primero en cuatro años y el primero bajo el sello Nonesuch (acá lo editó Warner): Mala.

Alguna vez fue señalado como hippie, pionero del movimiento "freak folk" que también incluyó artistas como Joanna Newsom y Animal Collective. Pero hace un tiempo ya que se afeitó la barba, cortó el pelo y dejó de dibujarse el tercer ojo. Sin embargo para muchos, Mala sería casi una vuelta a los orígenes: lo-fi, minimalista, sutil, íntimo. Pocas semanas después del lanzamiento, conversamos con el músico y artista gráfico desde Nueva York.

Devendra prefiere "por supuesto" hablar en español. Su pronunciación es perfecta aunque por momentos se equivoca levemente en la elección de palabras o tiempos verbales. A veces recurre a palabras sueltas o construcciones en inglés. Suele esperar antes de responder y en algunos casos la pausa es tan larga que uno teme que se haya cortado la comunicación...

Viviste en muchos lugares. ¿Adónde te sentís más en casa?
En verdad no sé todavía. En todos me siento como un turista, pues. Aunque a la misma vez todo se siente muy familiar: estoy acostumbrado a no sentirme en casa. Viví en San Francisco mucho tiempo, pero cuando voy tampoco me siento como "Sí, ya, soy de aquí". Tampoco es que cuando voy a Venezuela siento que soy de Venezuela. Creo que tiene mucho que ver con haber pasado ya más de 10 años viajando, tocando música. Aunque no haya sacado un álbum todos los años, todos los años hay una porción en la que estamos viajando. Esa experiencia te acostumbra a esa sensación de no sentirte totalmente en casa. Pero ahora mi casa es Nueva York. Y me estoy preparando para salir de gira. Y la gira ya se siente también como mi casa, ¿sabes?

¿Por qué le pusiste Mala al último disco?
Se llama Mala porque es una palabra que existe en muchísimos idiomas. Tiene muchas definiciones diferentes aunque sea la misma palabra. Me gusta eso. Existe en hindú, en esperanto, en maltés, en serbio, en español, en alemán. También escogí esa palabra porque estéticamente es muy bonita.

¿Qué significa en serbio?
En serbio significa "pequeña".

Tu novia (Ana Kras, 28, fotógrafa e ilustradora) es de Serbia, ¿verdad?
Eso no tiene nada que ver.

(NdR: La página web de Nonesuch dice que la palabra "Mala" es utilizada coloquialmente en Europa del Este como expresión de afecto, como decir "cariño", y surgió como título provisorio del disco por un anillo que le había regalado Kras que tenía esa palabra...)

Bueno, grabaron una canción juntos, "Your Fine Petting Duck". ¿Cómo fue la experiencia?
Fue muy divertido. Para ella... Claro, es su primera vez cantando entonces no está feliz, es decir, le duele un poquito. Pero la primera toma fue perfecta.

¿Desde qué emociones surgen los temas del disco?
No vienen desde lo emocional. Yo no vengo de ese lado. Yo vengo del lado del arte visual. Es lo que yo estudié y es lo que hago cuando no estoy haciendo música. No significa que no tengan emoción, pero entiende que no hago música para expresar mis emociones. No es catarsis.

Las calles, los cuartos, la ropa, toda la escena de la canción son cosas que yo experiencié (sic). Pero los actores que están en escena no son, no soy yo. Aunque la escena donde están sí soy yo. Y los sentimientos de repente tienen sentido y de repente no.

¿Quién es Hildegard von Bingen y por qué le escribiste una canción ("Für Hildegard von Bingen")?
Es una feminista del Medioevo, una persona sobre la que vale la pena escribir. Cuando descubrí su historia y su música, pensé: qué triste que no haya empezado a escribir sobre ella antes. Debería haber escrito sobre ella desde el primer álbum. Fue una mujer revolucionaria, una compositora, una maestra, una santa. Su historia es muy interesante, su música es muy interesante. Entonces escribí una canción pero la puse en un universo alternativo. Para mí la canción no es sobre ella sino para ella. Y es una manera de, bueno, de repente presentar a esta persona. Pues poniendo solamente su nombre en el título, abres interés. De repente la gente que está escuchando dice: "Bueno ¿quién es esta persona? Vamos a averiguar".

Colaboraste con muchos artistas: Caetano Veloso, Beck, Fabrizzio Moretti de The Strokes. ¿Hay algún argentino con el que te gustaría tocar? No necesariamente tiene que estar vivo.
Ah, bueno, claro que sería con Atahualpa Yupanqui, uno de mis grandes héroes. Pero hay mucha música que me encanta que viene de Argentina. Juana Molina. Hay un artista que creo que se llama Mono Fontana. Juan Carlos Fontana. Él es de Buenos Aires, ¿no? Sí, sí, Mono Fontana.

Sí, tocó con Spinetta.
Me encanta, me parece pero increíble. Soy super fan del Mono Fontana. Pero además de tocar con músicos argentinos me encantaría aprender a tocar tanta música folklórica, de los Andes, triunfo, tonada. Me parecería increíble poder tocar una cumbia, un tango, aprender a tocar una cifra, vidalita, zamba, chacarera... Uff, hay tanto.

¿Hay algo más que te gustaría decir acerca del disco nuevo?
(Silencio de casi 10 segundos). Ehm... Vamos a ver... ¡Buen provecho, ja!

Por Christine-Marie Andrieu


Notas relacionadas

Devendra Banhart en Niceto: la venganza del hippie

Quienes leyeron esta nota, también leyeron: