Último momento

 

Leer en

 

Noticias

02.05.2013 | 16:13

Billie Joe Armstrong en la tapa de RS: "Lo último que quiero es que me tengan lástima"

En el número de mayo, el cantante de Green Day se somete a una entrevista en la que asegura confesar lo nunca dicho; leé parte de la nota de David Fricke y un top 5 con las mejores frases

Foto de Danny Clinch

"Esta es definitivamente la única entrevista en la que voy a hablar sobre eso", dice Billie Joe Armstrong, acomodado en un sillón del estudio que tiene Green Day en la zona de Oakland conocida como Jingletown. "Nunca quise ser uno de esos rockeros que hablan de sus adicciones. Lo último que quiero es que me tengan lástima."

Armstrong, el cantante, guitarrista y principal compositor de Green Day, está arrancando la segunda jornada de charlas intensas y francas sobre los últimos seis meses de su vida: su violento colapso durante el set de Green Day en el I Heart Radio Music Festival de Las Vegas, en septiembre del año pasado; su rehabilitación por alcoholismo y adicción a medicamentos recetados; una gira que se canceló y los desastrosos efectos que eso tuvo en las ventas de los tres discos nuevos de Green Day, ¡Uno!, ¡Dos! y ¡Tré!; y la dura prueba a la que se sometió su amistad de toda la vida con el bajista Mike Dirnt y el baterista Tré Cool.

"No volví a pensar en todo eso", admite Armstrong, mientras agarra un pedazo de muffin que es su almuerzo. Hay pausas frecuentes y reflexivas en la conversación, como si aún estuviera tanteando cómo salir del atolladero. En su voz también se oye una impaciencia saludable a la hora de reflexionar sobre su mal momento, cómo afectó a su familia -su mujer, Adrienne, y sus hijos adolescentes, Joseph y Jakob-, y sobre su futuro inmediato. Green Day vuelve a salir de gira en marzo de este año, y tocará en estadios de Estados Unidos, Canadá y Europa, y festivales hasta mediados del verano boreal.

"Después de nuestra primera entrevista, pensé: «Hablamos demasiado sobre la adicción»", dice Armstrong. "Soy mucho más que eso, soy mejor. Esto es un incidente. Pasó. Lo pasado, pisado. Tengo muchas cosas importantes para hacer. Tengo que ocuparme de mi familia. Soy una persona con muchas ideas locas. Siempre lo voy a ser. Y eso va a opacar cualquier cosa que tenga que ver con mis problemas de adicción."

Con un sombrero modelo pork pie, jeans negros ajustados apenas rotos en las rodillas y delineador negro azabache, Armstrong, que cumplió 41 años el 17 de febrero, sigue teniendo el look y la actitud nerviosa de un punkito, el demonio furioso y elocuente detrás de los discos más importantes de Green Day: Dookie, de 1994, con el que saltaron a la fama, y la granada operesca de 2004, American Idiot. Pero el Armstrong que se presentó en Las Vegas el 21 de septiembre para tocar en el festival I Heart Radio, en el marco de una campaña internacional de promoción de la nueva trilogía de discos de Green Day, era un desastre: tomaba una desmedida combinación de ansiolíticos y pastillas para dormir, además de su larga historia de alcoholismo.

En el backstage, antes del set de Green Day, "lo llamé aparte", recuerda Dirnt, "y le dije: «Loco, tenés que cortar con todo eso». Y no bien subí al escenario, pensé: «Esto no va a estar bueno». La gente sabe que somos una banda muy ajustada. Y él no podía tocar la guitarra". Lejos de tocar, Armstrong rompió el instrumento, luego de una diatriba llena de insultos contra el evento (promocionado por Clear Channel) y la brevedad de los sets. Tres días más tarde, el 24 de septiembre, Armstrong se inscribió en un programa de rehabilitación ambulatorio.

BJ Dixit

+ "Lo que pasó en Las Vegas, a alguna gente le cayó bien, a otra le cayó como el culo. Sé que no voy a volver a vivir algo así. Es un costado de mí que no quiero que los fans vuelvan a ver nunca más. Ahora quiero hacer buenos recitales. Quiero ser confiable. Y tenemos pensado ser confiables."

+ "Estoy tratando de dejar desde 1997, desde la época del disco Nimrod. Pero no quería inscribirme en ningún programa. A veces, cuando sos alcohólico, pensás que podés vos solo contra el mundo. Esta fue la gota que colmó el vaso. Ya no tenía alternativas."

+ "Lo bueno de los Stones es que se convirtieron en bluseros viejos. En ese recital del 12/12/12 la descosieron en el escenario. Fueron una inspiración."

+ "Extrañamente, soy casi insensible a la muerte, porque la descubrí de muy chico. Tengo una familia que es mucho más vieja que yo, y tengo un montón de amigos que se suicidaron, tuvieron accidentes manejando borrachos, se colgaron. Así que la muerte siempre estuvo en mi vida."

+ "Creo que Jim Morrison es la primera estrella de rock de verdad. También había tipos como Little Richard, que hacía cosas extravagantes. Pero Morrison lo llevó a otra dimensión, al ser un poeta y estar elegantemente drogado. Al hacerse tanto mierda, estaba tratando de alcanzar otro nivel de conciencia."


Enterate qué más trae el número de RS de mayo, con BJ Armstrong en la tapa

Quienes leyeron esta nota, también leyeron: