Último momento

 

Leer en

 

Noticias

03.05.2013 | 18:05

Diez conciertos en la cárcel

De Johnny Cash en la prisión de Folsom hasta Hermética en el penal de Olmos, una recorrida por algunos shows famosos detrás de las rejas

¿Qué rockero, que se precie como tal, no tuvo algún encontronazo con la ley y hasta terminó preso? Piensen en los más barderos, en los Keith Richards, en los Pete Dohertys, en los Pity Álvarez. Desde los Stones hasta los primeros hippies de Buenos Aires, que a fines de los 60 eran detenidos en la calle por tener el pelo largo o usar ropa colorida [inserte aquí el testimonio de Litto Nebbia o Moris], el rock ha lidiado con la policía durante sus primeros años y en más de una ocasión ha terminado tras las rejas. El propio Elvis popularizó la cuestión tumbera protagonizando la película Jailhouse Rock (1957), donde saltó a la fama con un personaje que cambiaba de comportamiento después de pasar por la cárcel. En solidaridad con los presos, muchos rockeros tocaron en cárceles de máxima seguridad para ofrecerles un rato de libertad. El caso de Johnny Cash sea, quizás, el más emblemático (chequear el documental Johnny Cash at Folsom Prison) pero hubo muchos ejemplos más, incluyendo distintos momentos de nuestro país, con shows de León Gieco, La Mancha de Rolando, Gustavo Cordera y el recordado Radio Olmos que encabezó Hermética, Attaque 77, Massacre y A.N.I.M.A.L. en 1993.

Johnny Cash - Folsom Prison (1968)
Inspirado por el documental Inside the Walls of Folsom Prison, Johnny Cash compuso en 1955 el clásico "Folsom Prison Blues" y se dio el gusto de tocarlo en esa cárcel famosa 13 años después. Hizo dos shows el mismo día (el 13 de enero de 1968) y hasta interpretó un tema escrito por uno de los presos ("Grestone Chapel"). La leyenda dice que era tan venerado por los convictos que los gritos y abucheos del disco en vivo son agregados. Años más tarde, también se presentó en otras cárceles, como la de San Quentin y la de Österåker en Suecia.


B.B. King - Cook County Jail (1971)
B.B. King hizo "la gran Johnny Cash" en la Cook County Jail de Illinois, conocida como una de las más peligrosas de Estados Unidos (¡algunos presos intentaron fugarse durante el show!). El disco en vivo, editado en 1971, es uno de los 500 mejores álbumes de todos los tiempos, según RS.


León Gieco - Unidad Penal Femenina N°6 Concepción Arenal (1982)
A comienzos de 1982, en plena dictadura pre-Malvinas, Gieco fue a cantar a una cárcel de mujeres de Paraná para las presas políticas, armado solamente con una guitarra en una mano y una bolsa de caramelos en la otra. 30 años después volvió a juntarse con esas 14 mujeres para un documental que reconstruye sus historias y entonaron "Solo le pido a Dios" junto a él.

Hermética, Attaque, Massacre Palestina, Pilsen - Penal de Olmos (1993)
Organizado por el Ruso Verea, este show realizado el 17 de agosto de 1993 es al día de hoy uno de los CDs de culto más buscados (descatalogadísimo, obvio). No era para menos: reunía a grandes fenómenos de los 90, como Hermética, Massacre, Attaque 77, A.N.I.M.A.L., Pilsen + los ingleses UK Subs, en un concierto que podría haber reventado varios Cementos. El show fue en el patio del penal y sólo pudieron ir los presos que tenían buena conducta. Hay temas alegóricos como "Robó un auto" (Hermética), "Represión" (Pilsen) y el final fue con "Espadas y Serpientes" de Attaque. Yo volveré a las calles...


Rosendo Mercado - Cárcel de Carabanchel (1999)
El madrileño tocó en una cárcel abandonada de su ciudad que tenía un gran simbolismo porque era el calabozo donde iban a parar los opositores del régimen franquista. Grabó entonces el álbum "Siempre hay una historia... en directo" que, paradójicamente, se convirtió en el primer Disco de Oro después de 20 años de carrera. "No estamos todos, faltan los presos", fue el grito del público en homenaje a los detenidos asesinados.

Metallica - Prisión estatal de San Quentin (2003)
Después de grabar el clip de "St. Anger" (tema que le daba nombre a ese espantoso disco de 2003) en la prisión estatal de San Quentin durante 18 horas, la banda devolvió la gauchada con un show para todos los internos, el primero con Robert Trujillo como bajista. "Una de las experiencias más fuertes de mi vida", según palabras del propio James Hetfield.


Javier Calamaro - Unidad 39 de Ituzaingó (2007)
El hermano de Andrés peló temas de Los Guarros, covers de Pappo y tangos (uno de los presos era amigo de su familia, detenido por portación ilegal de armas). "Estoy muy contento de estar acá para regalarles una tarde alegre, una tarde de libertad mental, esa libertad que nadie les puede quitar. Disfrutemos de momentos como este porque afuera el mundo está podrido como siempre", dijo el músico sobre el escenario, frente a 150 presidiarios y 20 uniformados. Rock.

Andy Chango, Ariel Rot y Pereza - Cárcel Soto del Real (2010)
Bajo la consigna "Andy y amigos", Chango convocó a varios músicos allegados para tocar en la cárcel madrileña Soto del Real, incluyendo a Ariel Roth, Josele Santiago y el grupo Pereza. "La gran mayoría de los delincuentes y criminales está en la calle, mientras que muchos de los que están dentro son víctimas", arengó. Cerraron todos juntando haciendo "El rock de la cárcel". Y bué.

Gustavo Cordera - Complejo penitenciario de Ezeiza (2010)
Como parte del programa "Arte en las cárceles", el ex Bersuit entonó una selección de tangos ("Uno", "Sur", "Nada, "Melodía de Arrabal") acompañado por 40 músicos de la Orquesta Nacional de Música Argentina Juan de Dios Filiberto. Taloneando, se presentó una banda de percusión formada por los internos. "Ellos son seres sensibles que no pueden resistir la violencia del sistema, las cárceles son un fusible de una sociedad que no funciona", declaró el Pelado, siempre polémico. Por el ciclo también estuvieron Los Parraleños, el Tata Cedrón, Ceclia Rosetto y Lidia Borda, entre otros. Variadito.

La Mancha de Rolando - Complejo penitenciario de Ezeiza (2007)
Organizado por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, la Secretaría de Cultura de la Nación y la ONG Arde la ciudad (cita de uno de sus temas más famosos), la banda de Avellaneda dio un concierto para 150 presos en el penal de máxima seguridad de Ezeiza, donde hoy está Callejeros. Quedó registrado en su DVD Seguiré viajando (2008).


Por Nicolás Igarzábal

Notas relacionadas

Diez derrapes artísticos de grandes figuras | Diez clásicos destrozados por el pop | Diez canciones de amor | Top 10: canciones onanistas | Top 10: los mejores temas de James Bond | Diez discos con las mejores primeras frases | Top Ten: los peores temas de los 90 | Top Ten: los mejores videos del rock nacional | Top Ten: canciones para cortarse las venas | Top Ten: canciones que te levantan el ánimo | Top Ten: canciones con las letras más tontas

Quienes leyeron esta nota, también leyeron: