Último momento

 

Leer en

 

Noticias

16.05.2013 | 08:44

Los últimos derrapes de Justin Bieber

Desde el uso máscaras de gas hasta desmayos arriba del escenario, el músico viene protagonizando una serie de eventos desafortunados; ¿era cuestión de tiempo?

 

Desde el uso máscaras de gas hasta desmayos arriba del escenario, el músico viene protagonizando una serie de eventos desafortunados; ¿era cuestión de tiempo?No me peguen, soy Justin

En el universo de Justin Bieber hay lugar para: una novia que lo deja y lo hace llorar (también conocida como Selena Gomez), un mono que adopta en Alemania y que luego entrega a un zoológico, una salida del hotel casi sin ropa, rumores de que usa pañales debajo de sus jeans, que en Noruega suspendan las clases para que los estudiantes puedan ir a su recital con más tiempo, la cancelación repentina de shows en Londres, Portugal y otros puntos geográficos, y todo lo que van a leer a continuación:

*1. LOCO DE IRA CON LOS FOTÓGRAFOS



Hay que reconocerle a Justin que venía manejando su relación con los medios con bastante solvencia para alguien que alcanzó un nivel de popularidad teniendo poco menos de quince años. Pero su paciencia se acabó en lo que sería el primero de muchos altercados con los paparazzi, los cuales comenzaron con un tibio e infantil gesto (un "fuck you" con el dedo a través de la ventanilla de su auto) y derivaron en un más intenso y violento: "¿Qué carajo me dijiste? Te voy a cagar a trompadas". Este último incidente obligó al guardia de seguridad de Bieber a sostenerlo para evitar que se fuera a las manos con un fotógrafo que usó la vieja táctica de provocarlo para hacerlo reaccionar y que esa reacción quede registrada en cámara. La táctica funcionó porque el video de Justin emitiendo unos cuantos insultos eventualmente salió a la luz. Bieber, como siempre que quiere hacer catarsis, uso Twitter para dejar asentada su visión de los hechos: "Tuve una mañana difícil - escribió -, estoy tratando de sentirme mejor antes del show de esta noche, pero los paparazzi siempre sacan lo peor de mí; cuando la gente te acosa con cámaras y te grita en la cara no podés mantener el control... uno también es humano", explicó Bieber a sus seguidores. Hasta ahí, se lo podía entender.

*2. RÁPIDO Y FURIOSO

Desde el uso máscaras de gas hasta desmayos arriba del escenario, el músico viene protagonizando una serie de eventos desafortunados; ¿era cuestión de tiempo?

Justin Bieber y los medios de transporte no parecen estar llevándose demasiado bien tampoco. En primer lugar, el músico fue parado por la policía de Los Ángeles por exceder el límite de velocidad. Luego se informó que su detención fue producto de sendos llamados al 911 que vieron a su camioneta avanzar a una velocidad sorprendente, dando giros imprevistos, y con maniobras propias de una conducta un tanto imprudente. Pero, como se trata de Justin Bieber, siempre va a haber una explicación detrás para justificar su accionar. ¿Qué dijeron sus voceros? Que la culpa era de los paparazzi que lo estaban persiguiendo. Al poco tiempo, el tour bus que lo estaba llevando de gira por Estocolmo debió ser inspeccionado por la policía de la ciudad, que se encontró con marihuana dentro del vehículo y, acaso lo más llamativo: con armas para electroshock (¿de quién planeaba defenderse Bieber? Vaya uno a saber). En esa oportunidad, Justin solo se limitó a tuitear (qué raro) una escueta frase: "No entiendo qué lleva a la gente a creer todos los rumores que se dicen sobre mí; como sea, mejor me concentro en la música". ¿Mejor?

*3. MI VECINO, EL PROBLEMÁTICO

¿Cuántos mortales pueden decir que sus peleas con los vecinos terminaron en uno escupiendo al otro y recibiendo insultos? No muchos. Sin embargo, si tu vecino es Justin Bieber, todo eso (y más) es moneda corriente. Un vecino de la ciudad de Calabasas, en California, se quejó con el sheriff acerca de la conducta errática del joven músico, alegando que fue escupido por él y amenazado en numerosas ocasiones, cuando le solicitó que no conduzca por la zona a tan alta velocidad. A Bieber no le agradó nada el pedido y así entro en una interminable disputa con su vecino en medio de una semana en la que ya había protagonizado otros episodios de agresión. Cuando fue interceptado por las cámaras en un centro comercial de la ciudad con su novia Selena Gomez, Bieber nuevamente perdió la compostura y supuestamente pateó al fotógrafo en el abdomen para abandonar el lugar ¿de qué manera? Sí, adivinaron: excediendo el límite de velocidad. De ahí en más, la estabilidad de Bieber fue puesta en duda.

*4. DESMAYOS, VÓMITOS Y MÁSCARAS DE GAS



Como consecuencia del ritmo que venía llevando el intérprete de "Baby", su estado de salud comenzó a empeorar. Luego de perder el equilibrio en una de sus rutinas de baile en el 02 Arena de Londres - que terminó con el músico desmayado y posteriormente internado - y de vomitar frente a sus fans (y todo el planeta) en otro de sus shows, fueron muchos los que empezaron a cuestionar el estilo de vida de Justin. Si bien la versión "oficial" es agotamiento por su ajetreada rutina, lo cierto es que muchos alegan que las fiestas hasta altas horas de la madrugada son contraproducentes tanto para los ensayos como para los recitales. Los rumores aseguran que Bieber "se comportó como un niño histérico" y que ya no le preocupa empezar los shows con puntualidad: "es mi recital y lo empiezo cuando yo quiero", habría declarado Bieber. Pero sus provocaciones fueron llevadas un poco más lejos cuando se paseó por las calles de Londres, y en ese contexto de cancelación de shows, usando una máscara de gas. Muchos trazaron paralelismos entre Bieber y Michael Jackson pero posteriormente el cantante explicó que se trataba de una broma planeada con el productor Julkeys quien, aprovechando que tiene la misma contextura física que Bieber, portó una máscara idéntica para despistar a fanáticos y fotógrafos. Divertidísimo.

*5. ¿ANA FRANK HUBIESE SIDO UNA BELIEBER?

Lo cierto es que nadie se estaría haciendo esa pregunta si no fuera por otro de los insólitos episodios de Justin. El músico visitó el museo de Ana Frank en Ámsterdam y no tuvo mejor idea que tomar el libro de visitas para dejar asentada una peculiar observación. ¿Una reflexión sobre el Holocausto? No. ¿Un análisis de lo que significaron las memorias de Frank tanto a nivel literario como social? Tampoco. Lo de Justin fue menos profundo y, paradójicamente, más polémico: "Es una inspiración estar acá", comenzó Bieber con el pie derecho para luego desbarrancar: "Ana fue una gran chica, seguramente hubiese sido una belieber [así se apodan sus seguidores]". Está bien, lo de reducir a Frank a meramente una "gran chica" se lo podemos adjudicar a su edad, pero la afirmación de que ella hubiese sido fanática de su música denota un narcisismo que, claro, no fue tomado a la ligera. Justin, así como recibe halagos en las redes sociales por parte de sus 39 millones de seguidores en Twitter, fue vapuleado con la misma intensidad por sus detractores ante tan ridículo comentario. ¿Cuál será la próxima?

"All around the world", el cuarto single de su último disco



Quienes leyeron esta nota, también leyeron: