Último momento

 

Leer en

 

Noticias

09.08.2013 | 13:32

Los instrumentos #17: el Minimoog de Ale Sergi

El líder de Miranda! tiene un sinte monofónico como amuleto

Hubo una época en la que Miranda! no era Miranda!, un peso valía un dólar y Ale Sergi iba a laburar al centro como cualquier cristiano. A la salida pasaba por su negocio de compra y venta de instrumentos favorito, a ver qué onda. Un día vio un Minimoog y fue la gloria. Le costó mil billetes. Todavía lo tiene. Piensa conservarlo para siempre.

¿Cuál es tu instrumento favorito?
Uh, justo estoy acá en el estudio con todos los aparatos y alguno se va a ofender. Pero bueno, me voy a quedar con el Minimoog, que es el más clásico. Lo tengo desde hace como quince años. Cuando lo compré todavía estábamos en el uno a uno. Mil pesos lo pagué, ahí en Underground, que en esa época quedaba en la calle Sarmiento. Ahora se mudaron, todavía soy cliente.

¿Lo compraste nuevo o usado?
Usado, usado. Porque es original del '74. Igual vos sabés que me lo vendieron con manual y todo. Ahora hace más o menos cinco años que lo reeditaron, y viene con midi. El mío no tiene midi, es de los viejos.

¿Por qué lo elegiste?
Se cruzó en el camino. Yo estaba empezando a investigar los teclados, pero hasta ese momento no había tenido ninguno analógico, sólo digitales tipo Korg. Y justo apareció este en Underground, que era un negocio con el que tenía amistad. El chico que trabajaba ahí fue mi socio cuando yo hacía sonido. Mi primer equipo me lo armé con él. Entonces era medio habitué: casi todos los días, después del trabajo, me daba una vuelta a ver qué había entrado.

Eras el primero en enterarte de las novedades...
Sí, no sé si el primero, porque tenían varios clientes, pero me enteraba rápido, y estaba bastante avispado. Cuando vi el Minimoog fue una gloria. Es el sintetizador monofónico por excelencia, el que ves en todos los grupos clásicos. El bajo de "Like a Virgin" de Madonna, eso es un Minimoog.

¿Te hicieron precio de amigo?
La verdad que no me acuerdo, pero imagino que sí, porque hasta el día hoy siempre me hacen algún descuento. ¡O capaz que me mienten un poco!

¿Qué fue lo primero que hiciste con el sinte?
Le enchufé los auriculares y me puse a tocar. Y lo segundo fue mandarle a hacer un ambil, ¡ja! Siempre bien prolijito Ale, para que no se golpee ni le pase nada. La verdad es que me dio resultado, porque más allá de algún service menor, no tuve que hacerle mucho. Casi no sufrió. Se fue desafinando un poco pero nada más.

¿Lo prestaste?
En una época se lo presté a Monoto, sí.

¿Y cómo volvió?
Y... Yo soy muy quisquilloso, no quisiera hablar demasiado del tema. Digamos que volvió un poco desdentado. Las teclas no estaban tan alineadas. Igual yo entiendo: tiene un sonido muy gordo y te copás. Es inevitable.

¿Alguien más lo usó?
Creo que no. Es que no ando por ahí diciendo que tengo un Minimoog. Capaz que ahora después de esta nota me lo empiezan a pedir más.

¿Por qué dirías que es tu favorito?
Le tengo cariño porque lo usé en todos los discos. Más que nada en las instancias finales, porque, como no tiene midi, no lo puedo secuenciar. O podría secuenciarlo, pero tengo que comprar una cosita que nunca compré, me colgué. Entonces solamente puedo hacer interpretaciones en vivo y grabarlas así. Me gusta para meter detalles. En la composición no lo utilizo tanto. Prefiero usar midi para después poder ir reemplazando los sonidos.

¿En vivo lo usás?
Me da cosa. Alguna vez, si amerita, lo puedo llevar. Pero me da pena, porque a veces se maltratan tanto los instrumentos...

No lo usás en vivo, no lo usás para componer: ¿Tiene sentido seguir manteniéndolo?
En una época pensé que lo iba a vender, y menos mal que no lo hice. Pensé "bueno, ahora tengo los virtuales, ya fue", pero me parece que está bueno tener de todo. Me hubiera arrepentido. De hecho hoy me arrepiento de casi todos los instrumentos que vendí. En serio, no voy a vender nada nunca más.

Es una cuestión de cariño...
Sí, prefiero dejarlo acá siempre enchufado. Además es la pieza más antigua del estudio, ya es como un amuleto.

Por Lucas Garófalo

Mirá más de Los Instrumentos

#01: la guitarra criolla de Litto Nebbia | #02: el teclado monofónico de Daniel Melero | #03: la trompeta sin brillo de Gillespi | #04: la guitarrita acústica de Juana Molina | #05: El pedal de efectos de Zuker | #06: la batería a medida de Pipi Piazzolla | #07: El acordeón inesperado de Julieta Venegas | #08: el ronroco ganador de Gustavo Santaolalla | #09: la consola religiosa de Nairobi | #10: la primera Fender Stratocaster que tocó Spinetta | #11: el bajo fiel de Vitico | #12: la caja de ritmos de Boom Boom Kid | #13: la batería bestial de Los Natas | #14: la flamante trompeta de Hugo Lobo | #15: el saxo matador de Los Fabulosos Cadillacs | #16: la guitarra sintetizador de Lucas Martí

Quienes leyeron esta nota, también leyeron: