Último momento

 

Leer en

 

Noticias

16.09.2013 | 17:35

Calendario de violencia: las visitas metaleras que se vienen

Comienza la temporada alta de shows internacionales y, con Black Sabbath en el epicentro, llega una horda de invasores pesados

Rob Zombie
DÓNDE Y CUÁNDO: Mandarine Park, Punta Carrasco; 22 de este mes.
POR QUÉ IR:  En los últimos años, Rob Zombie dejó de ser una caricatura, una cita constante al cine de terror, y se convirtió en Rob Zombie: una película de terror en sí mismo que valida su propia mitología. Quizá llega tarde: los días de oro de White Zombie fueron hace casi veinte años y su boom como solista se ubica hace una década. Pero el director de  1000 cuerpos, The Lords of Salem  y  Halloween, llega (a los 48 años) con una puesta escénica cargada de cráneos, fuego, maquillaje y vestuario, donde pasa algo épico en cada canción. Kiss y Alice Cooper están bien heredados: el show incluye un robot gigante y un monstruo mecánico que se lucen entre el caos, ambientando hits clásicos de White Zombie como "Dragula" o "Thunder Kiss '65". El lugar es inusual para un recital heavy: el predio de Mandarine Park, generalmente spot de fiestas electrónicas.
LO MEJOR:  La banda. Su guitarrista es John 5, ex Marilyn Manson y David Lee Roth, y el baterista es Ginger Fish, ex Manson también.


Iron Maiden (con Slayer y Ghost B.C.)
DÓNDE Y CUÁNDO: Estadio River Plate, 27 de este mes.
POR QUÉ IR:  Es la décima visita de Iron Maiden a Buenos Aires. Transportado en cinco camiones con acoplado, el show es de escala gigante. Hay pirotecnia, estatuas diabólicas y un setlist desvergonzado que recrea una de las piezas más entrañables de la banda: el VHS en vivo de 1988 con el que presentaron el disco Seventh Son of a Seventh Son. Hay desde himnos inusuales como "The Prisoner" o "Killers", y hits de la talla de "Wasted Years" o "Can I Play With Madness", hasta piezas prog de diez minutos. El recital tendrá dos excelentes actos soporte: Slayer y Ghost B.C. Para Slayer, el principal, no son días fáciles. Sus fans más duros hoy los miran torcido: la muerte del guitarrista y alma máter Jeff Hanneman más el escándalo por billetes y regalías que alejó al baterista Dave Lombardo (reemplazado en River por Paul Bostaph) casi arruinan la credibilidad de la banda. Pero el otro grupo soporte, Ghost B.C., es una revelación inquietante: desde Suecia, con trajes demoníacos e integrantes anónimos, sintetizan una tesis amenazante de make-up propia de King Diamond con un heavy-doom metal que incluye una sensibilidad pop inexplicable. Atención a Papa Emeritus, su cantante (con mitra papal incluida), un personaje clave del heavy 2013 que, durante la coronación de Francisco en el Vaticano, sacó más votos que el Papa argentino en una encuesta de la banda en las redes sociales.
LO MEJOR:  Eddie mismo, la mascota de Maiden, con tres apariciones en escena.


Megadeth
DÓNDE Y CUÁNDO: Estadio Unico de La Plata, 6 de octubre.
POR QUÉ IR: Megadeth será el soporte de Black Sabbath en el show del Estadio Unico, y merece ser visto por el propio peso de la historia. La unión entre Megadeth y Sabbath siempre fue algo más que un hervidero de íconos: un reconocimiento filial entre dioses heavy. Por ejemplo, en 1998, Mustaine y su banda le escaparon a cualquier cliché del género con un show acústico para pocos en el Centro Cultural Recoleta. Ahí, hicieron su versión de "Paranoid", que habían grabado para el disco tributo Nativity in Black, una reafirmación de la cultura a la que pertenecen. Ya son casi veinte años de visitas porteñas de Megadeth, y esta vez sin un nuevo material que renueve la fe. Se agotaron los trucos obvios: ya explotaron las giras aniversario de discos clásicos como Rust in Peace o Countdown to Extinction. En suma, Super Collider, el último LP, es casi un paso en falso en la carrera del grupo. Pero en este contexto, bajo el poder primitivo de Ozzy y Tony Iommi, Mustaine y su batería de hits más una conexión telepática con el público argentino pueden dar como resultado algo memorable.
LO MEJOR: Dave Mustaine mismo. Con casi 50 años de edad, su mano derecha es una lección de virtuosismo y machaques thrash metal.


Anathema
DÓNDE Y CUÁNDO:  Teatro Vorterix, 12 de octubre.
POR QUÉ IR:  A mediados de los 90, Anathema fue pionera en lo que hasta hoy es un triple salto mortal en la escena heavy: dejar de sonar a metal sin abandonar el circuito. Con Vincent Cavanagh en voz y guitarra, tras un doom-death dinámico y desgarrado, la banda giró en discos como A Fine Day to Exit, Alternative 4 o Judgement hacia una fórmula casi floydiana de minimalismo amenazante. Los shows son delicados, intimistas, puestas depuradas que suenan casi perfecto. El público metálico jamás le dio la espalda.
LO MEJOR:  Su setlist mutante. Son capaces de un cover de U2 o Fleetwood Mac sin previo aviso.


Nile
DÓNDE Y CUÁNDO:  The Roxy Palermo Hollywood, 17 de diciembre.
POR QUÉ IR  Nile es música sobrehumana. Karl Sanders, guitarrista formado en el génesis del death metal en Florida a fines de los 80, tomó la parte más brutal y técnica del heavy para fundirla con afinaciones ultra graves, velocidad y estructuras anormales, cambios de tempo erráticos, blast beats y voces de ultratumba. At the Gate of Sethu es el último LP, que cristaliza el ideario de la banda de remitir en cada canción al Antiguo Egipto con precisión enciclopédica. No hay un grupo más pesado en el heavy hoy. Ver un show de Nile -físico, lleno de provocación- es ver la fantasía que hace al ADN metálico llevada a su punto más alto.
LO MEJOR:  Su baterista, George Kollias, considerado el mejor entre las nuevas camadas heavy. Pirotecnia pura y doble bombo.


Por Félix Montsalvat

Notas relacionadas

Black Sabbath en la tapa de RS: viejos, pesados, ¿indestructibles?

Quienes leyeron esta nota, también leyeron: