Último momento

 

Leer en

 

Noticias

17.09.2013 | 15:44

Robin Thicke reina en todos los charts

Los hits de R&B le salen sin esfuerzo, pero convertirse en una estrella pop le costó una década

El año pasado, cuando Robin Thicke empezó a trabajar en Blurred Lines, su sexto disco, era, se podría decir, un tipo bastante exitoso: el único cantante blanco y de ojos celestes de la historia del universo que tenía fanáticas "negras en un 90 por ciento". Salió de gira con Beyoncé y Jennifer Hudson, dos de sus hits R&B llegaron al número 1 y era un ganador habitual en los premios BET (Black Entertainment Television). Pero estaba a punto de cumplir 36 años: joven para la Tierra, pero viejísimo para los rankings pop. Sentía que se le estaban terminando las oportunidades. "Tenía esa presión, como la que deben sentir los jugadores de fútbol americano que todavía no ganaron el Super Bowl aunque ya deberían haberlo hecho", dice. "Mis amigos me decían: «Vas a explotar, vas a ser una estrella». Y después pasan los años y te achanchás."

Así que decidió jugársela. Empezó a trabajar mucho con otros compositores de canciones, como su amigo Pharrell Williams. Un día, en el estudio, Thicke sugirió que tomaran la onda deliciosamente sincopada de "Got to Give It Up" de Marvin Gaye, y una hora y media más tarde habían terminado una canción nueva, "Blurred Lines". Dice Thicke que "apenas empezó a decir «Hey hey hey» pensé: «¡Dios mío, es adictivo! ¡Es como Fat Albert!»". Hacer el video en el que se ve a Thicke, Pharrel y T.I, el rapero invitado, pasándola bien con tres modelos en topless les llevó un poco más de tiempo, pero nadie se quejó. Thicke casi se arrepiente antes de estrenarlo, pero su mujer lo convenció.

El resultado fue el hit más importante de la carrera de Thicke: "Blurred Lines" pasó cinco semanas en el número 1, pero esta vez en los rankings pop. "Tengo esta teoría: hay una posibilidad en un millón de pegarla, así que hay que intentarlo un millón de veces. Así te asegurás de que te salga. Creo que era la millonésima canción que me sentaba a componer."

Uno de los hits más grandes de The Evolution of Robin Thicke, su segundo e introspectivo disco, dice: "Cuando me ves, te querés tocar". Thicke siempre estuvo cómodo con ese aura de freakismo al estilo Prince. Y por lo general se refiere a su mujer. "Cuando estás tanto tiempo con la misma mujer", dice, "el sexo se vuelve una manera de curarte. Tal vez no te podés conectar verbalmente, pero sí físicamente. Cuando hablo de sexo siempre es para sanar la relación".

"Te traje esto para vos, un poco de Thicke para vos. una pija grande para vos", canta en "Give It 2 You", su último single. "Es más fanfarronería que verdadera proporción física", aclara. "Es todo muy relativo. Si me paro al lado de los jugadores de Miami Heat no llamo mucho la atención. ¿Entendés lo que quiero decir?".

Por Brian Hiatt

Quienes leyeron esta nota, también leyeron: