rollingstone.com.ar

El Matienzo se mudó

El Club Cultural se instaló en Villa Crespo con una gran fiesta de inauguración; conocé sus nuevas instalaciones y programas

La misma lluvia que arruinó los planes de los que pensaban festejar el Día de la Primavera en el Planetario fue la que canceló la primera parte del plan #Mudanza del Club Cultural Matienzo: una bicicleteada de puerta a puerta siguiendo a un camión con la orquesta Julio & Agosto tocando arriba durante todo el trayecto desde la casona de Belgrano -donde, desde 2008, se instaló como uno de los puntos claves del under porteño cobijando a bandas como Viva Elástico, 107 Faunos o Bestia Bebé- hasta la nueva sede ubicada en Villa Crespo.

Pero esa era la previa. Las sobras del invierno que aguaron el sábado no iban a detener la gran fiesta de inauguración que vino después. Porque no solo las más de 70 personas que llevan adelante el Matienzo tenían algo para festejar sino que la Ciudad de Buenos Aires también tenía motivos para celebrar la apertura de un multiespacio que cuatriplica las dimensiones de la sede original y que servirá para difundir cualquier disciplina artística. El edificio que antes funcionaba como showroom de una marca de jeans fue acondicionado cuidadosamente con el objetivo de que la expansión sirva para concretar los nuevos desafíos del Matienzo; a diferencia del edificio anterior, el nuevo lugar cuenta un auditorio con capacidad para 60 personas que será el lugar para las artes escénicas (teatro, danzas) y audiovisuales; en el primer piso también encuentran su espacio las salas de Formación donde se brindarán talleres de escritura,escenografía y dibujo, entre muchos otros. La docencia es una de los objetivos principales del nuevo Matienzo así como también lo es finalizar el estudio de radio donde funcionará Radio Colmena (que mientras tanto transmite desde el viejo Matienzo), para terminarlo están utilizando el sistema de crowdfunding a través de Panal de Ideas (¡Y queda poco tiempo para apoyar el proyecto!).

"Necesitábamos hacer crecer las paredes" dice Juan Aranovich, coordinador general del C.C.Matienzo, "queríamos seguir acompañando a las bandas que crecieron con Matienzo y recibir a artistas que antes, por nivel de convocatoria, no podíamos tener". Las consecuencias de esta motivación son los banners pegados en la entrada con la agenda casi completa hasta fin de año con todos los artistas que pasarán por la nueva sede.

"Bienvenidos al nuevo Matienzo" fueron las primeras palabras que se escucharon bajar del escenario cuando Violentango inauguraba la velada oficialmente mientras la gente comenzaba a acercarse luego de haber hecho un recorrido por todo el lugar. Después sí, llegó el turno de Julio & Agosto tras el frustrado viaje en camión. El resto de la noche dividió a los presentes entre la música y los sets de DJs con lo que ya estaba sucediendo en los otros sectores (las actividades en simultáneo son unas de las características fundacionales del Matienzo) como el auditorio, donde la artista francesa Séverine Hubard estuvo a cargo de las proyecciones que inauguraron la sala.

Así como en su momento el Salón Pueyrredón cambió su sede a la avenida Santa Fe, el Matienzo ya no queda en la calle homónima, pero tampoco lo necesita porque en estos cinco años de actividad logró construir una identidad, algo que lo hace trascender más allá del pequeño salto geográfico.

Hacia el final de la noche el lugar estuvo colmado en su totalidad mientras los visitantes comenzaban a ocupar la vereda de la calle Pringles y así como Julio & Agosto pasaron por el nuevo Matienzo, en septiembre, haciéndole honor a una vieja canción de Menos Que Cero, "todo parece familiar, todo es igual".

Por Gerardo Barberán Aquino

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone