rollingstone.com.ar

Metallica en la Antártida: haciendo historia

La banda dio un show único en las inmediaciones de la base Carlini

"¿Están preparados para hacer historia? Nosotros también". Las primeras palabras de James Hetfield, parado frente a la audiencia más reducida y calma de su carrera y sobre el territorio más inesperado, definieron la experiencia segundos antes de que comenzara: Metallica, por fin, modificaría el curso de los acontecimientos de la música internacional al protagonizar un show único en las inmediaciones de la base Carlini de la Antártida. Adentro de una suerte de iglú transparente y a la luz del día (porque en esta época, en el continente blanco no anochece), y con todos los presentes rodeándolos y usando auriculares (por razones ambientales), Hetfield, Lars Ulrich, Robert Trujillo y Kirk Hammett hicieron eso, historia.

A pesar de que el streaming se retrasara unos minutos ("por razones ajenas a la producción") y después de mostrar cómo fue la travesía que condujo a un comité conformado por los 19 ganadores de la promoción llevada adelante por Coca-Cola Zero (en Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica y México), periodistas y miembros de la organización a subirse al barco Ortelius durante días y llegar al territorio blanco, "Creeping Death" dio comienzo al setlist conformado por clásicos de todas las épocas. Siguió "For Whom the Bell Tolls," tras la cual Hetfield habló. "¿No es loco todo esto? Loco en el sentido más hermoso de la palabra", y dedicó "Sad But True" a los nietos del público, "porque alguna vez escucharán esta historia".

Para aquellos privilegiados, ver a uno de los más grandes representantes del thrash metal sin posibilidades de descontrolar, de hacer pogo ante los pasajes violentos de "Welcome Home (Sanitarium)" o la velocidad de "Master of Puppets", representó un esfuerzo descomunal de su parte, bien justificado por las condiciones espectaculares del hito.

De ...And Justice for All también sonaron los clásicos "One" y "Blackened". "Estamos en uno de los lugares más maravillosos del planeta: y lo vamos a mantener así, ¿verdad?", tiró el líder vocal antes de que Hammett interpretara el solo final de aquel tema y comenzara la movilizadora intro de "Nothing Else Matters", y las imágenes del streaming mostraran postales de aquel terreno para la gran mayoría desconocido, tan desolado como, sí, maravilloso.

"Enter Sandman" no pudo prolongar la resistencia: y generó el pogo vertical más cuidado y el headbanging más silencioso de todas sus interpretaciones. El único bis (comillas, porque acá no hubo escenario del cual bajarse), "Seek & Destroy", continuó esa entrega consciente e incluyó grito desgarrador ante cada estribillo. El saludo final de Hetfield, emocionado, fue: "Metallica ama la Antártida. Nos vemos en el barco".

Notas relacionadas

Otros que tocaron en la Antártida antes que Metallica | Diez shows en escenarios atípicos

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone