rollingstone.com.ar

¿Cómo les fue a los argentinos en SXSW?

Ayer terminó el megafestival en Austin, Texas; crónica de las participaciones de los representantes locales

El South by Southwest (SXSW) es, tal vez, lo que más se asemeje en la vida real al Mangueras Musmanno Rock Festival de Capusotto: un monstruo que ofrece más de 2.000 conciertos en 115 escenarios diferentes durante seis días, contando únicamente las fechas integradas a la programación oficial. Si bien en los últimos años comenzó a recibir a pesos pesados de la música (Lady Gaga, Damon Albarn y Coldplay en la edición 2014), SXSW sigue siendo un espacio predilecto para que los artistas emergentes logren captar la atención de promotores de todo el mundo. Ocho representantes locales con perfiles bien disímiles viajaron a Austin en busca de ese objetivo, en la mayoría de los casos aprovechando la travesía para lanzarse en su primera gira por América del Norte. A continuación, el repaso de sus presentaciones en la capital de Texas.

Miércoles 12 - IKV

Los salones del Centro de Convenciones de Austin, base de operaciones de South by Southwest, son los escenarios más desangelados de todo el festival. Allí, la única posibilidad de éxito está dada por sacar chapa de consagrado, algo que muy pocos (Damon Albarn, sí, pero también Phantogram, las Dum Dum Girls o los noruegos de Highasakite) lograron a lo largo de cinco días de shows. Los IKV, que desde su regreso mantienen la vista firme en conquistar el mercado hispano de EE.UU., debían sacar a relucir su experiencia para salir airosos. El uno-dos con el que arrancaron su set del mediodía del miércoles parecía funcionar: "Chaco" y luego "Ula ula" le hicieron mover la patita a los -en ese momento, pocos- gringos presentes. El clímax, con Emmanuel Horvilleur cargando una Gibson dorada para "Jaguar House" y una potente versión de "Latin Geisha", conseguía que un grupito se levantara de las sillas del salón para bailar junto al escenario. "Coolo", quinto y último tema, dejó un sabor a corte brusco. Mientras la concurrencia busca la puerta de salida, una voz en el fondo pide bis al grito de "¡dale, bo!": parece que siempre hay un rioplatense a mano cuando se lo necesita.

Jueves 13 - Noche argentina: Federico Aubele, Utopians y más

"¿Van a tocar en SXSW? Hay una cosa que tienen que saber", cuentan los Utopians que les dijo un sesionista en Sonic Ranch, el estudio de El Paso en donde grabaron su próximo disco. "Es posible que toquen para cuatro o cinco personas. Si les pasa eso no se preocupen, diviértanse y disfruten de todo lo demás". A priori, las posibilidades de que eso sucediera parecían mínimas: el showcase argento tenía como escenario el Vulcan Gas Company, un bar de la East 6th Street -la calle más revolucionada por el festival de toda la ciudad- y Cancillería aportaría empanadas y malbec gratis para los parroquianos. Todo parecía ir sobre ruedas pero, claro, siempre hay que hacer caso a la máxima acuñada por Tu Sam: puede fallar.

Sea por cuestiones estructurales del lugar (a diferencia de casi todos los escenarios del centro de Austin, allí era imposible escuchar antes de entrar a la banda que está sonando), por decisiones erróneas (una entrada de 10 dólares para quienes no portaban la acreditación oficial de SXSW, reducida a la mitad cuando ya era demasiado tarde) o por falta de promoción a la fecha (otras delegaciones oficiales habían anunciado sus showcases con afiches callejeros y, en el caso de Chile, hasta ofrecían links de descarga del material de sus artistas), la "noche argentina" no tuvo la afluencia de público que merecía.

Con todo, los presentes pudieron encontrarse con un buen pantallazo de la música emergente nacional. Sobrenadar, el proyecto de Paula García y Javier MediaIdea, rompió el hielo de la noche con un trip psicodélico que se llevó a la perfección con las visuales aportadas por el propio bar. Los próximos dos saltos serían bruscos: al sonido latino de Alika y Nueva Alianza ("¿Les gusta la comida picante? ¿Les gustan las rimas picantes? ¡Aquí tienen!" dice ella, en inglés, en el momento con mayor concurrencia de la noche) le seguiría un Utopians reconvertido en dúo, presentando un tema inédito y un cover de Patti Smith en un show más que breve. La segunda mitad osciló entre un elegante repaso de Phonalex por más de la mitad de las canciones de su primer disco y una presentación ecléctica de Pommez Internacional, en la que hasta se detuvieron a pedir un minuto de silencio por las dos personas que murieron en Austin la madrugada anterior. Pasada la una de la mañana, Federico Aubele -elegido para cerrar la noche- luchaba para superar inconvenientes de sonido al arrancar su set. De fondo, el ruido de la calle demostraba que la multitud seguía esquiva.

Sábado 15 - Kumbia Queers

"This is our political dream: a three-day weekend!", grita Ali Gua Gua antes de arrancar con "Feriado nacional", uno de los himnos de las Kumbia Queers. El público que llena la Russian House, un pintoresco pub repleto de afiches de propaganda soviética y frascos con conservas, conecta de inmediato: al fin y al cabo faltan dos días para el final del spring break y no parecen ser pocos los universitarios presentes. Tras un show caliente del popstar israelí Dudu Tassa, las chicas superpoderosas del tropipunk ofrecieron el show más efectivo y convocante del showcase Rock Paper Scissors. El "oh, oh, oh oh oh" de la intro de "Iron Man" de Sabbath al inicio de "Chica de metal", una coreografía multitudinaria promediando "El veraneo", los saltitos de Juana Chang trasladados al campo en "Daniela": un bar tejano se convirtió, durante poco más de cuarenta minutos, en una pequeña sucursal del Konex.

Por Ignacio Guebara

Notas relacionadas

Sudamericanos copan el SXSW

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone