rollingstone.com.ar

Diez películas que deberías haber visto este año

Una selección de estrenos de la pantalla grande local que tenés que ver antes de que se termine 2014

El lobo de Wall Street

El relato salvaje sobre el ascenso y caída del megalómano agente de bolsa Jordan Belfort (Leonardo DiCaprio, otra vez genial) permite disfrutar del Martin Scorsese más desaforado, violento y políticamente incorrecto en años. Con la adrenalina y los recursos de Buenos muchachos y Casino, el director hace un crudo, desmesurado y furioso retrato sobre los excesos, la ambición y la corrupción del mundo de las finanzas en una orgía de tres horas.



X-Men: Días del futuro pasado

Tenemos secuelas, precuelas y, ahora, "entrecuelas". Los mutantes corrigen su pasado y, por ende, abren un nuevo futuro con esta historia que conecta los personajes de sus dos sagas temporales (la de los films iniciales con sus versiones jóvenes de la Primera generación) y redefinen su universo. Bryan Singer, de vuelta en la dirección, hace chocar los mundos y explota lo mejor de los X-Men en la pantalla.



Al filo del mañana

En la última gran ofensiva humana para derrotar una raza extraterrestre que se apoderó de casi toda Europa, un inexperto soldado se encuentra atrapado en un bucle temporal. Cada vez que muere, resucita en el mismo día, es enviado a la misma batalla y vuelve a morir. Pero cada reset le permitirá hacerse un mejor guerrero, perfeccionarse, anticipar movimientos, hechos y estrategias. Pronto descubrirá que ese loop será clave para descubrir y derrotar al enemigo. Entre la impronta militar de Starship Troopers, la premisa de Hechizo del tiempo y el vértigo de 8 minutos antes de morir, Tom Cruise se corona como el último gran héroe de acción de Hollywood en un film a puro lenguaje gamer, donde morir es solo perder una vida.



Cómo entrenar a tu dragón 2

Si el film de 2010 fue una pequeña gran película, esta es una enorme secuela: una historia más adulta, fuerte desde lo emocional, con subtramas románticas, conflictos de madurez y tensiones familiares. De un imaginario y despliegue deslumbrantes, con grandes batallas y espectaculares escenarios, entrega momentos donde los dragones surcan los cielos, pelean y juegan en el aire que son de un lirismo visual conmovedor. En 2017, llegará el cierre de esta trilogía que, como sus protagonistas, se hace cada vez más grande.



7 cajas

Llegó a nuestro país con dos años de retraso, pero este film paraguayo igual se coronó como una de las grandes sorpresas de 2014: el relato de un joven carretillero al que se le encomienda transportar siete misteriosas cajas de las que desconoce su contenido por ese laberinto humano que es el famoso Mercado 4 de Asunción. Un trabajo que parece sencillo se transformará en un viaje de complicaciones, peligros y violencia en este thriller vibrante, con excelentes actuaciones e impecable factura técnica. Ya está en DVD, no se la pierdan.



El planeta de los simios: confrontación

Parte de la enorme franquicia que generó la fantástica novela de Pierre Boulle de 1963, esta secuela de (R)Evolución, el reboot estrenado en 2011, es un drama por la supervivencia y una batalla entre civilización y barbarie. Pero, sobre todo, es un brillante exponente del objetivo principal que deben tener los efectos especiales. Andy Serkis, el actor detrás del simio César, logra por medio de la tecnología del motion capture, imprimir en un personaje digital la misma emotividad y expresividad que un ser vivo, haciéndolos casi indistinguibles. Toda una muestra de cómo técnica y desarrollo pueden dejar la pirotecnia visual de lado y estar al servicio de valores clásicos del cine: el arte de narrar y conmover.



Guardianes de la galaxia

En un año cargado de superhéroes en el cine, la nota la dio esta pintoresca rejunta de renegados estelares, mezcla de chantas, asesinos y piratas del asfalto cósmico con pasados turbios, pero con nobles corazones e irresistible personalidad. Entre la aventura de Flash Gordon, La guerra de las galaxias y el ¿tecno-camp? de El quinto elemento, el film de Marvel explota como ningún otro el espíritu de nostalgia pop de nuestro días: recuperar estéticas, narrativas, códigos y música de las últimas cuatro décadas para llevar a todas las generaciones de nerds a una galaxia muy, muy lejana.



Relatos salvajes

Después de la expectativa, los retrasos y algunas polémicas, Damián Szifrón volvió al cine luego de casi una década con una obra que rompió récords e interpeló la psiquis de más de tres millones de argentinos. Seis historias independientes entre sí con la violencia social como único vínculo, sobre personajes que estallan, dejan la moral de lado y desatan su costado animal. Soberbia en los rubros técnicos y las interpretaciones (y con algunas escenas que ya son icónicas para el cine local), Relatos salvajes fue un tema de debate nacional. Pocas películas consiguieron alimentarse del estado de ánimo de una parte de la población como esta, al sintonizar ese caldo de frustración, hipocresía e indignación que se cocina, en especial, en la mente de la clase media argentina. Por ideas, realización, formato, repercusión y calidad, pero en especial por instinto y olfato del medioambiente en el que se crió, Relatos salvajes es, mucho más que una película, un síntoma de época.



Boyhood

Emotivo relato centrado en la madurez de un niño, filmado a lo largo 12 años, desde el ingreso al colegio hasta su llegada a la universidad con los momentos de una vida en medio: relaciones de padres e hijos, divorcios, mudanzas, nuevas familias, primeros amores, anhelos y pasiones entre todos los cambios del paso del tiempo. Si con su trilogía Antes del amanecer, Antes del atardecer y Antes de la medianoche, Richard Linklater ya había logrado la gran historia de amor cinematográfica de los últimos 20 años, con Boyhood consigue la coming of age movie definitiva.



Interestelar

La odisea espacial de Christopher Nolan, con toda su solemnidad, exageración, complejidad, caprichos y ese compromiso con el entretenimiento cerebral que lo caracteriza multiplicados por años luz. Durante casi tres horas, Interestelar nos lleva de la crisis climática y el apocalipsis en la Tierra a la búsqueda de la salvación en nuevos mundos por agujeros negros, paradojas existenciales, ecuaciones matemáticas y otras dimensiones para descubrir que, en el universo, el amor es más fuerte que el tiempo y la gravedad. Para los que veneramos su cine, esto es Nolan al infinito punto rojo. Para lo que no lo quieren, bueno: siempre hay infografías para ayudar a entenderlo.



Por Maximiliano Poter

Notas relacionadas

Lo bueno y lo malo: Ridley Scott

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone