rollingstone.com.ar

David Bowie en el cine

Una despedida al músico recordando diez momentos como actor

 

---

El hombre que cayó a la Tierra (1976)

Sus últimos años como "The Thin White Duke" dieron el physique du rôle ideal para componer a un extraterrestre que llega a nuestro planeta con un plan para rescatar su condenado mundo y al que la cultura terráquea termina convirtiendo en el alien más alienado del universo. No es una buena adaptación de la brillante novela homónima de Walter Tevis, pero marcó el comienzo de Bowie en la pantalla grande.



El ansia (1983)

Antes de que Tony Scott se dedicara a los pochoclos, hizo una de las películas de vampiros más exquisitas que se recuerdan, en la que el músico interpreta al amante de la inmortal Miriam: una letal Catherine Denueve.



Feliz Navidad, Sr. Lawrence (1983)

En plenos y blondos años pop de Let's Dance, se vistió de soldado prisionero en un campo de concentración japonés durante la Segunda Guerra Mundial, blanco de una obsesión homoerótica del "Capitán Yonoi", a cargo de otra leyenda de la música: Ryuichi Sakamoto. La escena de los dos besos antes de recibir una paliza es un momento clave de la filmografía de Bowie.



Absolute Beginners (1986)

Julien Temple conocía al ex Ziggy Stardust desde Jazzin' for Blue Jean (1984), el corto que filmaron alrededor del clip para el single "Blue Jean". Pero aquí la batuta del director lo puso en un espantoso musical junto a Sade, Ray Davies y Patsy Kensit, quien años más tarde sería esposa de Liam Gallagher. El fracaso en taquilla no impidió que el simple "Absolute Beginners" llegara al puesto dos en Gran Bretaña y fuera uno de los grandes hits del Bowie ochentoso.



Laberinto (1986)

Su malvado Rey Goblin lo tenía todo: peinado de Tina Turner hair-metal, mallas de ballet y una entrepierna capaz de perturbar a generaciones de niños. Será el film que los críticos de Bowie siempre usarán para burlarse de aquellos, digamos, "difíciles" años del artista entre mediados y fines de los 80, donde parecía haber perdido el rumbo por completo. Nosotros creemos que ese bulto nunca perdió el norte.



La última tentación de Cristo (1988)

En la polémica cinta de Martin Scorsese, se animó a ponerse la toga de Poncio Pilato para sobrar a Willem "Jesús" Dafoe ("¿Así que vos sos el rey de los judíos?", le pregunta) y bajarle el pulgar a su revolución de paz y amor. "Amar o matar es lo mismo -le dice-. No importa cómo querés cambiar las cosas: Nosotros no las queremos cambiar".



El incidente Linguini (1991)

David Bowie es un seductor bartender dispuesto a conquistar a la mesera con aspiraciones de Houdini Rosanna Arquette, en un extravagante restaurante de Manhattan que intentarán robar. Una fallida comedia que, más que película, pedía a gritos una obra de teatro.



Basquiat (1996)

Andy Warhol fue una de las grandes inspiraciones de su vida. Hasta le dedicó el tema homónimo en Hunky Dory (1971). Unos 25 años después, se dio el lujo de ponerse en su piel en el film sobre el pintor Jean-Michel Basquiat, junto a Benicio del Toro, Dennis Hopper, Gary Oldman, Courtney Love y más estrellas.



El gran truco (2006)

¿Quién mejor que él para interpretar al visionario y enigmático Nikola Tesla? Su aparición en el film de Christopher Nolan es mágica y electrizante. Lo imaginamos arribando de la misma manera a la jam celestial. Lástima que, como en la película, no nos dejó un duplicado suyo en la Tierra.



Rock School Band (2009)

En un pequeño cameo sorpresa como él mismo, le cumple el sueño del pibe a un fan obsesionado con su música. Sería su última intervención en la pantalla grande.



COMPARTILO
En esta nota:
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone