rollingstone.com.ar

Las giras legendarias de los Rolling Stones

Noches inolvidables, camarines caóticos y escenografías demenciales en los grandes conciertos de los Stones

 
Para su gira Bridges to Babylon de 1997 los Stones desplegaron un escenario de 4 millones de dólares, con un puente de 45 metros hacia un escenario más chico.

---

1972 - Gira por EE.UU.

En el verano de 1972, los Stones hicieron una gira sin precedentes por Estados Unidos. A lo largo del país, los fans chocaban con la policía fuera de los shows, causando disturbios con gas lacrimógeno. Mientras tanto, los Stones iban de fiesta a la mansión de Playboy y salían de fiesta con Bob Dylan y Andy Warhol en Nueva York. "Todo el séquito se había disparado: plomos y técnicos, seguidores y groupies", dijo Keith Richards. Mientras más salían, más tocaban, haciendo algunas de los mejores shows de su historia: sets de 90 minutos de locura con canciones del disco recién estrenado, Exile on Main Street.

Momentos cumbre. Mick Taylor se lució con su slide en el tema de Robert Johnson "Love in Vain" y con sus melodías en "Gimme Shelter" y "Dead Flowers". El único tema viejo en este set era "Satisfaction", y los Stones lo tocaron en una implacable versión R&B. Cuando la gira llegó a Nueva York, Stevie Wonder -que hizo de soporte- los acompañó en "Uptight (Everything's Alright)".

Las aventuras de Keith. Richards describe la gira como "la de algunas de mis noches más excesivas": prendía fuego el baño de la mansión Playboy y disparaba al piso para espantar a las groupies de la habitación. Los Stones casi se pierden un show en Boston después de que Richards pateara a un fotógrafo en el aeropuerto. Temiendo una revuelta, el alcalde de Boston logró que liberaran a los Stones y la policía los escoltó hasta el concierto, que empezó tres horas tarde.

Richards vence a Capote. Truman Capote empezó a seguir a la banda para hacer un artículo para Rolling Stone, que nunca escribió. Abandonó la gira tras una serie de incidentes, como cuando en el hotel Richards manchó con ketchup la puerta de la habitación de Capote por su "actitud altanera". "La intuición me dice que ellos no van a volver a salir de gira por este país y que, de hecho, van a dejar de existir en tres años", dijo Capote. "Jagger no puede cantar. No tiene ningún talento (excepto por una cara de asombro con ojos de mosca). Nunca va a ser una estrella."

Documentado en... El documental del concierto Ladies and Gentlemen fue filmado durante cuatro shows tremendos en Fort Worth y Houston, Texas. También está el documental de cinéma vérité sin estrenar de Robert Frank, Cocksucker Blues, que incluye escenas de Jagger tomando cocaína y groupies inyectándose. El diario de la gira escrito por Robert Greenfield, Viajando con los Rolling Stones, una lectura obligada para cualquier fan, cubre el caos que solía haber sobre el escenario y fuera de él.



 
En el escenario en 1975..

1975 - Tour of the Americas

Los tres meses en estadios techados y de fútbol americano resultaron un gran espectáculo farandulesco. La banda se paseó por el escenario montando un espectáculo al estilo Motown y exhibiendo una nueva formación que incluía al tecladista invitado Billy Preston y al percusionista de Stevie Wonder, Ollie Brown. También sumaron a un nuevo Stone: Ronnie Wood, que reemplazó a Mick Taylor y fue convertido por Richards en un nuevo socio para el crimen: "Una canción, un pase: ésa era nuestra regla", dijo Richards.

Momentos cumbre. Temas como "All Down the Line" y el cover de los Temptations "Ain't Too Proud to Beg" pegaron bastante, pero lo más electrizante fue el popurrí de "Get Off of My Cloud" con el tema nuevo "If You Can't Rock Me".

Puesta en escena. La banda tocó en un escenario de 20 metros de diámetro con forma de estrella (como una flor de loto), equipado con conductos y un ascensor. También tenía una jaula que albergaba un dragón de papel picado y un pene gigante de 4 metros y medio, que Jagger usaba para bailar en "Starfucker". (La policía de Memphis amenazó con arrestarlo si lo usaba el 4 de julio, pero él siguió haciéndolo.) Incluso el taciturno Charlie Watts tuvo que admitir: "Es maravilloso, es el mejor escenario de todos los que estuvimos".

Bienvenido, Woody. Wood se aprendió 150 temas antes de empezar a ensayar. "Fue intenso toparme con todas esas líneas de Mick Taylor, respetar lo que había hecho Brian, y después agregar mi propia visión blusera a todo eso", dijo. Resultó ser el aliado perfecto para Richards, estableciendo un estilo a dos guitarras fluido y engranado. "Tenemos un don entre los dos, cada uno sabe cuándo tocar y cuándo parar", dijo Wood.

Las aventuras de Keith. Richards fue arrestado en Fordyce, Arkansas, por conducir de manera temeraria y portar un cuchillo de caza: una desgracia con suerte, si se considera que su auto estaba repleto de cocaína, porro, peyote y mezcalina. Richards fue liberado con una fianza de 162 dólares; después, Wood y él dieron una conferencia de prensa abrazando al juez. Era una de las clásicas salidas de los Stones.

Documentado en... Diferentes pistas del álbum doble de 1977, Love You Live, y más comprensiblemente en L.A. Friday, un set estridente y bizarro de su presentación en el L.A. Forum, lanzado por Google Music en 2012.



1981 - Gira por EE.UU. de Tattoo You

Precedidos por el hit masivo, "Start Me Up", los Stones se embarcaron en su primera gira de estadios verdadera, tocando para más de 2 millones de espectadores y embolsando la cifra récord de 50 millones de dólares. Fue la primera gira de rock con un sponsor: el perfume Jovan Musk le pagó un millón a la banda. Los Stones tocaron una lista de temas que repasaba la carrera del grupo, yendo de "Let's Spend the Night Together" al tema de Tattoo You "Hang Fire", con un renovado dúo de guitarras de Richards y Wood: "Necesito esto para mantenerme joven", dijo Richards en ese momento.

Puesta en escena. El artista japonés Kazuhide Yamazaki se encargó de la confección de un llamativo escenario para los shows, que eran de día: "Teníamos la idea de usar el brillo de los colores primarios con imágenes enormes de una guitarra, un auto y un disco -una cosa muy americana- que quedaba muy bien para los shows de la tarde", dijo Jagger.

Abucheos al principe. En el L.A. Coliseum, Prince se sumó como soporte. Vestido con calzas, tacos altos y una gabardina, una vez en el escenario le tiraron con comida y botellas, y tuvo que irse a los 20 minutos. Jagger logró convencerlo para que volviera en el segundo concierto: "Le dije que si realmente quería ser una estrella, tenía que estar preparado para recibir botellazos. ¡Tenés que estar preparado para morir!"

Keith vs. Ron. Richards -limpio y de novio con Patti Hansen- había dejado de ser el foco de tormenta. Ahora lo era Wood y sus adicciones. En San Francisco, Richards lo atacó en un hotel por hacer una fiesta de pasta base: "Me había prometido que ya no tomaría esa mierda durante las giras", dijo Richards. "Le acababa de dar una piña y casi nos caemos los dos por la ventana." Wood agregó: "Fue uno de esos malentendidos. Un par de horas después todo había vuelto a la normalidad".

Tenemos blues. Los Stones brindaron un concierto sorpresa junto a Muddy Waters en el club de Buddy Guy en Chicago. Ante un público de 125 personas, Jagger, Richards y Wood intentaron pasar desapercibidos durante el tema "Baby Please Don't Go" para no eclipsar a su héroe. En "Champagne and Reefer", Jagger sacó una bolsa de porro en medio del escenario. "Dije: 'Mierda, lo van a arrestar'. Pero la policía se rio", recuerda Guy. "Estaba en la cima del mundo."

Documentado en... El sólido LP en vivo Still Life. El año anterior la banda también había lanzado una grabación de un concierto en el Hampton Coliseum (el show en el que un fan se subió al escenario durante "Satisfaction" y Richard le pegó con su Telecaster).



1989 - Steel Wheels/ Gira mundial de Urban Jungle

Después de siete años de tensión -poco trabajo de estudio, los discos solistas de Jagger y Richards, y sus peleas- los Stones salieron a la ruta para su primera megagira, exhibiendo su mayor set y sumando una sección de vientos y coristas que acompañaría a la banda por dos décadas: "Teníamos que inventar nuevas reglas", dijo Jagger. "Estábamos en un negocio de otras dimensiones, más eficiente que en las giras anteriores, que parecían viejos tours de drogones." Los Stones desempolvaron rarezas como "2000 Light Years from Home" y "Factory Girl", y los fans se encontraron con una versión más pulida y trabajada de la banda. "Estábamos haciendo 'You Can't Always Get What You Want' igual a como sonaba en el álbum, con todas las subidas y los crescendos", dijo Wood en ese momento. "En el 81, sólo los hubiéramos improvisado."

Puesta en escena. El escenario era de 30 metros de ancho, con unos andamios en forma de torres de 25 metros de alto. Inspirado en el imaginario apocalíptico de Blade Runner, estaba hecho para que luciera como un molino metálico abandonado y se necesitaban 86 camiones y un equipo de 200 personas para transportarlo. Dos muñecas inflables gigantes -Angie y Ruby- aparecían durante "Honky Tonk Women"; y en "Sympathy for the Devil", Jagger subía arriba de los parlantes mientras estallaban fuegos artificiales. "3.400.000 personas en 59 shows", dijo el promotor Michael Cohl. "Increíble."

Momentos cumbre. La banda cerró la primera parte de la gira con un concierto transmitido en formato pay-per-view en el Atlantic City Convention Center junto a Eric Clapton, John Lee Hooker y, en "Salt of the Earth", con Axl Rose e Izzy Stradlin de Guns N' Roses.

Documentado en... Su LP en vivo Flashpoint: "Los Stones no son una banda de temas viejos. En lugar de eso, se convirtieron en aquello a lo que siempre habían aspirado: rockeros con esa capacidad de perdurar, propia de los grandes músicos", escribió en su reseña Paul Evans, de Rolling Stone.



1997 - Gira mundial de Bridges to Babylon

Lo grande se hace más grande. Esta gira de dos años y 116 fechas exhibía una pantalla de video circular, pedidos de los fans a través de Internet y un puente gigante. La banda revivió antiguas perlas como "Sister Morphine" y "All About You", de Richards.

Momentos cumbre. En Brasil, Jagger invitó al escenario a un sonriente Dylan (que abrió el show) para un tema que "él escribió para nosotros": una versión festiva de "Like a Rolling Stone". Las interpretaciones explosivas de Jagger de los cortes de Babylon "Saint of Me" y "Out of Control" fueron puntos altos. "No somos los Beach Boys, una de esas bandas nostálgicas."

Puesta en escena. El grupo tocó en un escenario de 60 metros de ancho que costó 4 millones de dólares. El diseño estaba basado en la arquitectura barroca de Europa y México: "Esas iglesias católicas increíbles con decoraciones esculpidas y santos con corazones sangrientos", dijo el diseñador Mark Fisher. La mayor parte de los shows se abrían con "Satisfaction", que era precedida por la explosión de un meteorito en una pantalla de video ovalada. Después, se extendía un puente de 45 metros hacia el escenario B, donde la banda interpretaba versiones bastante despojadas de "Little Queenie", "Respectable" y "Crazy Mama".

Lista de temas 2.0. Los Stones levantaban un pedido por noche, votado por los fans en su web; los elegidos incluían algunas rarezas como "She's a Rainbow" y "Rock and a Hard Place". "No lo sabíamos hasta media hora antes", dijo Richards. "'She's a Rainbow'. ¡Por Dios, qué sorpresa!"

Las aventuras de Keith. La banda pospuso el tramo europeo del tour luego de que Richards se cayera de una escalera en su casa, lastimándose un pulmón. Después contó que estaba buscando un libro de Leonardo Da Vinci sobre anatomía: "Cada puto volumen se me vino a la cara. ¡Pum! Me golpeé la cabeza con el escritorio y me desmayé".

Documentado en... El disco en vivo No Security, con versiones de "Flip the Switch" y "Respectable", y una cautivante "Sister Morphine". Un DVD del show de los Stones del 12 de diciembre de 1997 en St. Louis, interpretando una versión demoledora de "Let's Spend the Night Together", con Richards mascullando uno de sus clásicos estilo Beatles, "Wanna Hold You", y la versión en vivo más escalofriante de todos los tiempos de "Gimme Shelter", con la corista Lisa Fischer y sus penetrantes gemidos.



2002 - Gira mundial 40 Licks

Sin ningún disco nuevo, los Stones se cubrieron las espaldas ofreciendo sus listas de temas, mezclando la selección de canciones cada noche y trayendo algunas perlas de finales de los 60 y comienzos de los 70, como "Can't You Hear Me Knocking" y "Stray Cat Blues", y gran parte de Exile on Main Street. Tocando en estadios, salas de conciertos y teatros, embolsaron más de 300 millones de dólares.

Momentos cumbre. Los Stones volvieron a sus raíces del R&B y del soul en los shows en teatros, con versiones de "That's How Strong My Love Is" y "Heart of Stone". El 16 de septiembre en el Aragon Ballroom de Chicago, Jagger revivió "(You Got to Walk and) Don't Look Back" (en la versión original, un dúo con Peter Tosh) y luego hicieron subir a Bono para "It's Only Rock 'n Roll".

Emociones encontradas. Más allá del éxito, esta gira marcó uno de los períodos más tensos en la historia de los Stones. Fue la primera con Wood sobrio, lo que no le cayó bien a Richards. "Había perdido a su cómplice en el alcohol", dijo Wood. Además, les llegó la noticia de que Jagger había sido nombrado caballero por la Reina Elizabeth: "¿Qué sentí cuando me enteré del nombramiento?", dijo Richards. "Una fría furia contra su estupidez. Me enfurecía. Amenacé con dejar la gira ¡Me volví loco!" Jagger respondió: "Creo que probablemente le hubiera gustado recibir ese honor él mismo".

Documentado en... El excelente DVD Four Flicks que exhibe los shows en el Madison Square Garden de Nueva York, el estadio Twickenham de Londres y el teatro Olympia en París, además de un documental revelador sobre la diagramación de la gira.



2012 - Gira 50 & Counting por el Reino Unido y Norteamérica

Después de 5 años de inactividad y mala vibra (en parte debido a la publicación de Vida, las memorias con las que Richards fastidió a Jagger), los Stones estaban decididos a celebrar juntos y con estilo su 50° aniversario. Fue la gira con mayor cantidad de invitados: incluso Mick Taylor y Bill Wyman tocaron algunas noches. Pero no era que los Stones se estuvieran volviendo nostálgicos. "Yo quería llamar a esta gira 'Andá a cagar'", le contó Jagger a RS, "pero nadie se enstusiasmó con la idea".

Puesta en escena. Jagger probó que era uno de los cantantes de 69 años en mejor forma corriendo en un escenario circular con forma de labios, similar a uno usado por los Stones en un show de 2006 para el Super Bowl. En el medio, el escenario tenía un espacio con forma de lengua para que los fans pudieran seguir el show parados.

Reunidos. En el show inaugural de Londres, los fans estaban estupefactos ante la vuelta de Wyman y Taylor. Wyman sumó su marca registrada en "It's Only Rock 'n Roll" y "Honky Tonk Woman" y Taylor se lució en "Midnight Rambler". Sin embargo, Wyman no estaba conforme con el tiempo que le daban: "Estaba ahí cinco minutos y listo. Me sentía un poco decepcionado", le contó a Rolling Stone, y se bajó de la parte estadounidense de la gira. Pero Taylor sí que estuvo, y en el Staples Center de Los Angeles brilló en "Can't You Hear Me Knocking" y "Sway". "Para ser sincero, no me acordaba cuánto extrañaba estar con ellos hasta que tocamos", dijo.

Momentos cumbre. En Las Vegas, Katy Perry cantó a dúo con Jagger en "Beast of Burden" y en Nueva Jersey, Lady Gaga se lució en "Gimme Shelter". Bruce Springsteen, por su parte, sonreía como un adolescente mientras aullaba en "Tumbling Dice". Los Stones también exploraron algunos materiales raros de los 60 como "Around and Around" y "Factory Girl". "Todos estábamos intentando hacer que la banda estuviera muy arriba", dijo Jagger. "Keith se focalizó en que las partes no se le fueran de las manos y yo no dejaba que las voces pasaran a un segundo plano."

Rescate emocional. Durante su primer show en Estados Unidos, en el recién estrenado Barclays Center de Brooklyn, Jagger estaba emocionado como pocas veces: "La gente nos preguntaba por qué todavía estábamos haciendo esto, por qué seguíamos tocando", dijo. "Lo hacemos por ustedes. Ustedes son el motivo de que nosotros sigamos en esto."



Por Patrick Doyle

COMPARTILO
En esta nota:
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone