rollingstone.com.ar

Cinco supergrupos que no funcionaron

A Batman vs. Superman la destrozó la crítica. ¿Hubo en el rock juntadas de "superhéroes" que no estuvieron a la altura de sus leyendas?

 
Superheavy.

Antes que nada, vale aclarar: que a Batman vs. Superman: el origen de la justicia haya sido una catástrofe cinematográfica para los críticos no implica que el público acompañe ese juicio. De hecho pasó todo lo contrario: en la Argentina la vieron 500 mil personas durante Semana Santa y a nivel mundial superó los 500 millones de dólares de recaudación antes de su segundo fin de semana en cartelera. Sin embargo, es digna de ser remarcada la unanimidad de la prensa especializada con respecto al film, a punto tal de convertir en viral un video del protagonista Ben Affleck entristecido durante una entrevista mientras el periodista le lee algunas reseñas muy, muy negativas.

Con esto, queda en evidencia que no siempre funciona una idea aparentemente infalible como la de amontonar superhéroes. Y así como puede no funcionar en el cine, también puede fallar en el rock. ¿Cómo pueden salir mal las cosas con una banda integrada por músicos famosos y talentosos que triunfaron en proyectos anteriores? Bueno, a veces no salen tan bien. Aquí algunos ejemplos.

Durante unos pocos meses de 1981 existió un grupo llamado XYZ. Su nombre significaba "ex Yes y Zeppelin", ya que estaba integrado por Jimmy Page en la guitarra, Chris Squire en el bajo y Alan White en la batería. Ensayaron algunas veces y llegaron a grabar un demo, pero la cosa no prosperó por razones contractuales y porque no lograron reclutar al cantante que quería Page: un tal Robert Plant. ¿Qué quedó de esto? Las mencionadas maquetas, orientadas a un rock sinfónico fuera de época que no defrauda pero tampoco está a la altura de semejante juntada.



Y ya que hablamos de Yes, el mismo Alan White se reunió con Tony Kaye, Billy Sheerwood y Jimmy Haun y armaron el grupo Circa, que a su vez tuvo una especie de spin-off llamado Yoso. En ese grupo cantaba Bobby Kimball de Toto (de ahí el nombre: Yes + Toto = Yoso). ¿Qué pasó con toda esa realeza setentista? No mucho: apenas dos años de actividad (entre 2009 y 2011), dos giras con muchos temas de sus otras bandas y un único disco (Elements, 2010) que los muestra haciendo un AOR que no supo ganar demasiados adeptos.



VH1 organizó alguna vez un reality show llamado Supergroup en el que Sebastian Bach de Skid Row, Jason Bonham (baterista que supo reemplazar a su padre en más de una reunión de Led Zeppelin), Scott Ian de Anthrax, el demente de Ted Nugent y Evan Seinfeld de Biohazard convivían con la idea de formar una banda. La banda efectivamente se formó: se llamó Damnocracy y logro producir... un tema.



Mucho más publicitado fue el engendro llamado Superheavy que en 2011 reunió a Mick Jagger , Joss Stone, Dave Stewart, A. R. Rahman y Damian Marley. Grabaron un disco homónimo que tuvo como corte el reggae "Miracle Worker" y luego todo el mundo se saludó, dio media vuelta y se fue silbando bajito.



Y por último, muchos no sabrán que en los 90 existió un grupo que reunía a dos de los mejores frontmen de todos los tiempos: Scott Weiland y Ian Astbury, junto a miembros de Queens of the Stone Age, Porno for Pyros y demás. Esa banda se llamó The Wondergirls y a decir verdad no sonaba nada mal, pero los egos y los vicios ganaron y la obra del grupo quedó reducida a dos canciones.



Por Diego Mancusi

COMPARTILO
En esta nota:
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone