rollingstone.com.ar

El eterno poder salvaje de Iggy Pop

El sobreviviente del punk-rock sigue caliente y enojado en un gran disco solista producido por Josh Homme

 

Post Pop Depression

Loma Vista, 4 estrellas

En su maravillosamente retorcido decimoséptimo disco solista, Iggy Pop posa como un personaje ilustre venido a menos, un espectacularmente bizarro Leonard Cohen que todavía gruñe, que todavía espera pasarla bien. "El poeta vivo más grande de América/Te estuvo mirando toda la noche", canta con modestia en "Gardenia", dirigiéndose a una mujer "mucho más alta y fuerte" que él, con una "cadera como un reloj de arena" y una "espalda poderosa". (¿Qué mujer no se sentiría halagada?).

En "Paraguay", reúne guitarras criollas con campanadas de doce cuerdas estilo Byrds, mientras fantasea con escaparse del mundo moderno, y se lanza a una diatriba maravillosa en la que le dice a alguien: "Agarrá tu maldita laptop/Y metétela en esa puta boca sucia". En "American Valhalla", obsesionado con la muerte, Iggy reflexiona sobre su mortalidad y canta: "Si viví más de mi tiempo de uso/Por favor tómense mi jugo". Claramente no fue así, pero si ese jugo te puede conferir algo de su poder salvaje, seguro, man: ¡sírvanme uno!

Por Will Hermes

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone