rollingstone.com.ar

Marta Sánchez pide pista

De regreso, la milf del pop ibérico incendia 'Bailando'

 
Foto de Lucas Vázquez.

Antes de mandar a callar a Moria, revolearle los ojos a Polino y coquetearle a Tinelli, Marta Sánchez hizo la cama de su habitación en el Four Seasons -su hogar en Buenos Aires-, se aseguró que su ropa se ajustara a su título de milf y se maquilló y se peinó ella misma, como todos los días que sale al ruedo. "Me gusta arreglármelas sola en cualquier lado. Nadie conoce mis puntos fuertes mejor que yo", dice antes de probar luces y decidir que hay que "subir el make-up". "¿Has visto esto?", pregunta señalando el traje con líneas transparentes que muestran su planísmo abdomen. "Si se arruga, el vientre me saldrá fatal", le explica al fotógrafo.

Cuesta imaginar cómo este ícono del pop en español, a los 50 años, cayó en la pista del Bailando por un sueño tras haber llegado al millón de copias vendidas con al menos cinco de sus siete discos, en los que se dio gustos como trabajar con Nile Rodgers y acercar a Slash a las colaboraciones con celebrities. La culpa la tuvo un amor estafador que la dejó "con el corazón roto, y con algo aún peor: una hipoteca". "21 días es el título del disco y el tiempo que me tomé para llorar tirada en el colchón de un departamento vacío, con nada más que una sartén de Ikea", dice de sus nuevas baladas triunfales y el dance empoderado sobre el que está construido el disco. Con esa actitud, la hipoteca se paga sola.

Por Denise Tempone

COMPARTILO
En esta nota:
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone