rollingstone.com.ar

Tiburones al ataque

Con Miedo profundo, el depredador del mar vuelve al cine. Un repaso por las películas que lo tuvieron como protagonista

Por Javier Porta Fouz

 

El estreno de Miedo profundo (The Shallows, ni hablemos de la manera de traducir) de Jaume Collet-Serra y protagonizada por Blake Lively y un tiburón, nos lleva a explorar otros mares con el pez dientudo en cuestión. Primero, el trailer de la novedad, y luego nos vamos a mejores exponentes.



No se puede continuar sin lo obvio. No, mejor dicho, lo a estas alturas clásico, memorable, imperecedero. Porque todo eso y mucho más -fenómeno social, lección de cine, mitología del siglo XX- es Tiburón (Jaws, 1975) de Steven Spielberg. Una amenaza feroz y sedienta de carne y sangre que se integraba a -o desintegraba- la lógica de un balneario. Una pelea final legendaria. Una música citada hasta el infinito. Una película para atesorar.



Imitaciones de Tiburón hubo muchas, y también hubo secuelas, hasta una 3D en los ochenta cuando casi no se usaba esa tecnología. Muchas películas de inocultable espíritu de explotación, muchas que desde su afiche delataban su caradurez y su bajo presupuesto. Pero desde esos abismos mercachifles una película para televisión produjo una especie de salto, por llamarlo de alguna manera. Estamos hablando de la alucinante Sharknado (2013) de Anthony C. Ferrante que, por supuesto, dio lugar a secuelas.



Dentro del delirio de tiburones cada vez más psicópatas, fueron notables los genéticamente modificados y súper inteligentes de Alerta en lo profundo (Deep Blue Sea de 1999), dirigida por Renny Harlin en modo -como casi siempre en su caso- demencial. Una película con tiburones que hasta se animaban a saltar y comerse bestialmente al personaje que comenzaba a proferir un discurso acerca de la unión del equipo y esas cosas.



Y por último, una gran película que entendió que el espíritu clase B también podía manejarse con un rigor narrativo extraordinario. Mar abierto (Open Water, 2003) de Chris Kentis es uno de esos raros milagros de tensión y coherencia para contar una amenaza desesperante. Una pequeña proeza acuática y cinematográfica.



COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone