rollingstone.com.ar

Radiohead: La guía

Un ranking de todos los discos de la banda más innovadora, desde su fase de space-rock hasta las sinfonías electrónicas rotas

 

TENES QUE TENERLO

OK Computer (1997)

La obra maestra que consolidó su reputación. El embrujo de las guitarras de Jonny Greenwood construye una épica de rock espacial, mientras Thom Yorke se queja de la tecno-deshumanización y las redes de trabajo yuppies. El resultado: uno de los mejores discos de los 90.



Kid A (2000)

Adiós a las estructuras de estrofa-estribillo-estrofa; hola crispación de drum-machine, sabotajes a la forma-canción y exquisito talento para los sintetizadores. El nacimiento de un nuevo lenguaje para el rock del siglo XXI.



In Rainbows (2007)

Quizás el disco más aventurero de Radiohead , y el más sexy, además del que redefinió las reglas de juego. Las bases deliciosamente glitch y las voces más bellas de Yorke encontraron el lugar perfecto entre el goce y el olvido.



MATERIAL SELECTO

The Bends (1995)

El primer salto cualitativo en una carrera repleta de ellos, con el que la banda pasó de ser una más del montón del rock británico a ser un grupo de artistas en ciernes. Señaló el camino hacia la grandilocuencia gélida de OK Computer.



Amnesiac (2001)

Armado a partir de las sesiones de Kid A, su quinto disco tiene una onda mareada y políglota, de "Pyramid Song" -una balada con un piano tartamudo repleta de una imaginería suicida tan genial como desconcertante- a "Pulk/Pull Revolving Doors", una delicia textural carente de melodía. Amnesiac declaraba que, después de los impulsos extravagantes de Kid A, no habría vuelta atrás.



Hail to the Thief (2003)

La oscuridad perenne de Radiohead adquirió una urgencia especial en un disco que salió apenas tres meses después de que las fuerzas de Estados Unidos y el Reino Unido invadieran Irak. Evoca ese escenario pesadillesco mientras Radiohead canaliza su ira en las guitarras más agresivas que la banda hizo sonar en media década.



A Moon Shaped Pool (2016)

Con el tiempo, puede que su último disco se vuelva también un clásico. Grabado luego de la disolución del matrimonio de Yorke, MSP es eminentemente espectral, por momentos enigmático, sombrío o tranquilamente furioso ("Ful Stop").



PARA UNA INMERSIÓN

Pablo Honey (1993)

Si sólo hubieran hecho este disco, serían una reliquia de los 90, recordados por "Creep". El resto es malo, incluso vergonzante: una banda que sería grande, pero que todavía no funcionaba.



I Might Be Wrong: Live Recordings (2001)

Los Radiohead podrían haber existido solamente como genios de la ciencia del estudio de grabación. Pero siempre fueron un coloso en vivo. Grabado durante la gira de Kid A y Amnesiac, este disco en directo es explosivamente crudo. En "Like Spinning Plates", Yorke cautiva al público de un estadio solamente con su voz hermosamente escalofriante.



The King of Limbs (2011)

El ánimo general es lúgubre. La voz es un gemido. Radiohead apuntó a sus recovecos más pesimistas acá, y abandonó su gravedad pop. Aun así hay flashes maravillosamente descentrados ("Bloom", "Lotus Flower", "Morning Mr. Magpie") desparramados a lo largo del disco.



Por Jonah Weiner

COMPARTILO
En esta nota:
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone