rollingstone.com.ar

2 Minutos tuvo su propio festipunk en el Luna Park

La banda celebró sus 29 años de actividad con un largo setlist y una selección de referentes locales del punk y el hardcore

Por Joaquín Vismara

Foto de Rodrigo Alonso. 
Foto de Rodrigo Alonso. 
Foto de Rodrigo Alonso. 
Foto de Rodrigo Alonso. 
Foto de Rodrigo Alonso. 
Foto de Rodrigo Alonso. 
 

En el universo de 2 Minutos las cifras parecen ser algo relativo. Su llegada al Luna Park no se debe a una cifra redonda, sino que se enmarca dentro del "cachi treinta", una celebración por los 29 años de la formación de la banda en 1987. Un número tan azaroso como válido a la vez para celebrar no sólo el repertorio de nueve discos repartidos entre 1994 y 2013, sino también el espíritu de camaradería que sostienen con colegas con los que compartieron escenarios, giras, festivales y alguna que otra visita a un calabozo. Así, la llegada de 2 Minutos al palacio de los deportes porteño fue una suerte de festipunk a gran escala, que comenzó con los sets de los platenses normA y los tucumanos Rolo y Los Fackin' Adictos y siguió con un quinteto liderado por Pablo Marchetti para una lectura tanguera de "Ya no sos igual" hasta que Mosca y compañía retomaron el mismo tema para dar comienzo a dos horas y media de su propio recorrido histórico.

De ahí en más, una lista inicial de 62 temas a la que hubo que recortar sobre la marcha para entregar la sala a las 0.30 de la madrugada de un lunes. Después de un bloque que hizo énfasis en Valentín Alsina ("Pelea callejera", "Otra mujer"), para luego serpentear por su pasado más remoto y lo más cercano al presente ("Lado oscuro", "Bondi", "Días", "Destino (nena)"). Al momento de "Tema de Adrián (volvió)", Pitu de Subway fue el primero en una larga lista de invitados que buscó ser un reflejo de la cofradía local del punk y el hardcore de las últimas dos décadas y media.

Así fue como Gori de Fanstamagoria le sumó una pátina stone con su guitarra a "Pandora Box", y al rato Mane de Restos Fósiles compartió el micrófono con Mosca en "Hacia vos". Después de una versión intensa de "Arrebato", Maikel de Kapanga sumó machaque y distorsión a otro tándem dedicado al debut de 2 Minutos, con "Amor suicida" y "Valentín Alsina" como punta de lanza. El desfile endogámico se interrumpió cuando quien pisó el escenario fue Pablo Bernaba de Quinteto Negro La Boca que, bandoneón en mano, buscó meterle arrabal a "Vampira", un experimento con mejores intenciones que resultados. O, como anticipó Mosca: "Esto puede fallar, porque esto es así."

Al momento de "Demasiado tarde (la marcha)", un cartel de Vino Toro voló del campo al escenario y pasó a formar parte de la escenografía. Poco después, Flavio y Astor Cianciarulo engrosaron el músculo rítmico de "El mejor recuerdo", un nivel de intensidad que se mantuvo cuando Nazareno de Bien Desocupados se acopló para "Borracho y agresivo". Casi en continuado, Joaquín Guillén de Shaila tomó la posta en "Todo lo miro", con cita a "The Modern World" de The Jam incluida.

Como un acto de reparación histórica, el Indio, guitarrista de 2 Minutos en sus primeros tres discos, volvió al escenario para hacerse cargo de "La ladrona", "Casa de dos", "Correo de amor" y "Mal romance". Ya en la tanda final, el Chino Vera y Huguito de Doble Fuerza fueron el motor necesario para convertir al Luna en una rueda de pogo violenta con "Piñas van, piñas vienen". Después de una versión de "Aeropuerto" con Edu de Cadena Perpetua en bajo, 2 Minutos se despidió con su tema homónimo, el pedido de Mosca para que en el estadio se pueda vender cerveza, y una bajada al llano de parte del violero Marcelo Pedrozo: "Los treinta los hacemos en el Pueyrredón."

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone