rollingstone.com.ar

El rock se sumó a Ni Una Menos

Barbi Recanati, de Utopians, cuenta desde adentro la marcha del miércoles 19 en contra de la violencia de género; Miss Bolivia habla de cómo se vivió afuera de Argentina; y Shirley Manson, de Garbage, pidió justicia por Lucía Pérez

 
Más de 25 mil personas participaron de la marcha en contra de la violencia de género. Foto: LA NACION/ Fabián Marelli

"Cuando me entero que hubo un nuevo femicidio, me descompongo. Las injusticias de ese tipo le revuelven el estómago a cualquiera", dice Barbi Recanati. La líder de Utopians fue una de las más de 25 mil personas -según cifras oficiales- que el miércoles 19 de octubre marcharon del Obelisco a Plaza de Mayo, bajo las consignas #NiUnaMenos y #VivasNosQueremos en contra de la violencia de género. El homicidio de Lucía Pérez, de 16 años, que fue drogada y violada por un grupo de hombres antes de matarla, fue el detonante para que se organice esta jornada de protesta, que incluyó un paro de actividades en los trabajos entre las 13 y 14 horas. El caso de la joven marplatense fue sólo el último que tuvo rebote mediático. Los números que arrojan las estadísticas son alarmantes: cada 30 horas una mujer muere en Argentina por la violencia de género y 50 mujeres son víctimas de ataques sexuales por día.

La convocatoria se extendió a las principales ciudades del país y al exterior. Miss Bolivia está en Colombia. Es una de las integrantes de la delegación argentina que viajó al MICSUR (Mercado de Industrias Culturales del Sur). "Acá, todas las mujeres y muchos hombres nos vestimos de negro, adoptando la consigna #MiércolesNegro. Además, en un evento de la embajada argentina había un micrófono abierto y recité la letra de la canción 'Paren de matarnos'", cuenta la artista.



La canadiense Peaches, que visitó el país hace pocos días para actuar en el BUE, compartió en redes sociales una imagen con la leyenda #NosotrasParamos y #NiUnaMenos, y Shirley Manson -que en diciembre vendrá para tocar en el Luna Park al frente de Garbage- adhirió al reclamo. "Estoy junto a los cientos de miles que hoy protestan contra la misoginia y la violencia sexual", escribió la cantante, antes de pedir "justicia" por Lucía Pérez: "Espero que los responsables de este odioso y enfermo crimen reciban el castigo más duro posible. Ellos la sometieron a una imperdonable tortura y le robaron su vida. No se merecen ninguna piedad".

Bajo la lluvia, Barbi Recanati recorrió el trayecto que hay entre Corrientes y 9 de Julio hasta la Casa Rosada y tuvo "sentimientos encontrados". "Estaba orgullosa y feliz de ver tantas personas unidas buscando un cambio, y fue triste encontrarme a otras pidiendo justicia con carteles con las fotos de sus hijas, hermanas y madres", cuenta. Pero asegura que ya ve cómo este tipo de acciones, como las marchas, impactan en la sociedad. "El nivel de debate y conciencia social que se están dando es algo inédito", dice la cantante. "Hablar del tema ayuda a que cambien las cosas, aunque te digan que aburrís, que sos una feminazi y exagerada. Hay que perder el miedo a lo que piensen."

 
Cada 30 horas una mujer muere en un femicidio y hay 50 ataques sexuales por día. Foto: LA NACION/ Fabián Marelli

Emilio Zavaley

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone