rollingstone.com.ar

¿De quién es el legado de Prince? La batalla por su herencia

Mientras avanzan los planes de abrir su casa en Paisley Park al público, más de veinte personas se proclamaron como herederos del músico

 
Hot Thing: Prince en París, 2011. Foto: Brian Ach / Getty Images

El 6 de octubre, a casi seis meses de la muerte de Prince por una sobredosis accidental de fentanilo, Paisley Park, su predio legendario en Chanhassen, Minnesota, prepara la apertura de sus puertas para visitas públicas. En el proceso, los trabajadores que investigaron sus habitaciones encontraron una variedad de tesoros: desde trajes vintage (incluido el que usó en el show de entretiempo del Super Bowl en 2007) hasta un libro de casi 50 páginas escritas a mano con letras, e incluso un cuarto secreto en el que escondía fotos inéditas. "Cada lugar que miro", dice una fuente cercana al proyecto, "es como: 'Dios mío'". Aún más sorprendentes son las directivas detalladas que dejó Prince para transformar Paisley Park en un museo después de su muerte -incluyendo una línea de tiempo montada en la pared con toda su vida a lo largo de los 90, y mensajes y textos que les envió a sus amigos especificando cómo quería que los fans caminaran a través de la propiedad-. "Estamos viendo e-mails que mandó cuatro meses antes de morirse y que dicen cómo quería que fuera", dice la fuente. "No estaba anticipando nada. [Pero] siempre quiso que sus fans vinieran acá. Nos dejó una gran hoja de ruta."

Desafortunadamente, el museo es el único aspecto de los asuntos de Prince para el que hay una hoja de ruta. Su herencia se ha transformado en una maraña de herederos legítimos y otros dudosos, cargas fiscales abrumadoras y preguntas difíciles acerca de quién debería tener poder de decisión a la hora de dar forma a su legado. Un ejemplo perfecto del caos pudo verse en la planificación del concierto homenaje a Prince oficial, realizado el 13 de octubre en el Xcel Energy Center en St. Paul, Minnesota.

Originalmente se había establecido que sería en agosto en el U.S. Bank Stadium en Minneapolis, pero fue pospuesto varias veces y uno de los organizadores se bajó a último minuto. Justo cuando parecía que no iba a suceder, se dio a conocer el line up -con Stevie Wonder, Christina Aguilera, Chaka Khan, John Mayer, Morris Day and the Time y miembros de la New Power Generation- un mes antes del recital.

La cuestión de quién controla los bienes de Prince es aún más complicada. Puesto que no dejó ningún testamento ni se le conocieron hijos, su herencia será dividida entre su hermana, Tyka, y sus medio hermanos Sharon, Norrine, John Nelson, Alfred Jackson y Omarr Baker. "No creo que a Prince le preocuparan estas cuestiones terrestres", dice Frank Wheaton, el abogado de Jackson. Pero más de dos docenas de personas se proclamaron como herederas, entre ellas una mujer que dice que se casó con Prince en secreto en 2002. No fue capaz de presentar ni el certificado de matrimonio ni un documento secreto que dice tener, alegando que "la CIA y otras agencias consideran que ambos documentos son top-secret", según los papeles del propio juicio. Como dijo el juez Kevin Eide durante una audiencia: "En muchos modos, aquí estamos en territorio desconocido". La gran mayoría de estas peticiones fueron descartadas por la corte.

"Estamos viendo e-mails que Prince mandó meses antes de morir", dice una fuente. "El quería que la gente viniera a Paisley Park."COMPARTILO

La familia de Prince ahora enfrenta el pago de un enorme impuesto a la sucesión que vence en enero, basado en el valor de su obra grabada y en sus bienes inmobiliarios. Algunos estiman esta cifra en 300 millones de dólares, y los herederos quizás deban la mitad en impuestos.

Un generador de ganancias seguras será la música de Prince. Para ayudar a manejar sus bienes de manera temporaria, Bremer Trust -el banco y casa de inversiones de Minnesota elegido por una corte para funcionar como administrador especial de la herencia de Prince-asignó a dos viejos conocidos de la industria: L. Londell McMillan, quien alguna vez fue abogado de Prince, y al experto productor ejecutivo Charles Koppelman, quien aseguró el contrato de Emancipation, el disco de Prince de 1996. Según McMillan, puede que hacia fin de año salga un posible compilado de éxitos. Potencialmente más valiosa sería la enorme cantidad de música y videos inéditos que hay en las arcas de Paisley Park. McMillan dice que los fans pueden esperar escuchar algo de ese material el año que viene. "Todavía estamos inventariando, y todavía estamos de duelo", dice. "Sé que el mundo quiere comercializarlo, pero todavía estamos trabajando con el material."

Una fuente estima que las arcas contienen "miles de miles" de cintas, pero, al momento en que se escribe esto, ningún asociado de Prince fue asignado para examinar el material. Bremer Trust contactó a Susan Rogers, ingeniera de Prince durante gran parte de los 80. Rogers dice que está dispuesta a servir como asesora, pero todavía no llegó a un arreglo. "Necesitamos abordar esto con amor y con cuidado, y con una vara moral alta", dice Rogers. "Algunos de sus fans me escribieron y me rogaron que no se altere su material de ningún modo." Entre las gemas que a Rogers le encantaría ver editadas hay una versión de "Nothing Compares 2 U" con Prince en la voz principal, y un descarte de 1982 de "Moonbeam Levels", que ella dice que es "conmovedora y reveladora, razón por la cual probablemente haya sido al mismo tiempo valiosa y arriesgada para él".

Una fuente cercana a los miembros de su familia dice que al principio no estaban contentos con la decisión de designar a McMillan y Koppelman. La fuente dice que la familia prefiere a otros que trabajaron más cerca de Prince en los años recientes, como Trevor Guy, quien dirigió el sello de Prince, NPG. Para sorpresa de la familia, Koppelman le dijo al New York Post que pensaba que las canciones inéditas de los archivos de Prince podrían transformarse en un musical de Broadway.

 
El palacio del príncipe: ya se puede entrar a Praisley Park, su predio legendario en Minnesota. Foto: Praisley Park / NPG Records Vía AP

Por ahora, la familia de Prince está enfocada en abrir Paisley Park al público. El predio estará dirigido por Graceland Holdings, el mismo grupo a cargo de la casa de Elvis Presley. La compañía se acercó a la familia de Prince hace meses e invirtió varios millones de dólares.

Los fans que visiten el lugar tendrán sólo acceso al primer piso; no podrán ver el sótano, el ascensor donde Prince fue hallado muerto ni su departamento privado en el segundo piso. Pero aún así habrá mucho para experimentar: habrá más de 12 habitaciones decoradas temáticamente, cada una documentando un período particular de la carrera de Prince, con trajes de época, instrumentos e imágenes de archivo inéditas. Los estudios de grabación permanecerán activos y, eventualmente, el escenario de mil metros cuadrados y el club más íntimo tendrán shows en vivo de grupos que todavía no fueron asignados. También permanecerán las famosas jaulas de palomas del lobby, al igual que la alfombra roja en la que caminaba Prince.

Para la familia, que aprobó los planes, la idea es mantener Paisley Park operando como si Prince siguiera vivo. "No queremos que el lugar sea conocido como algo que es un recuerdo o que está muerto", dice Baker. "Mientras Paisley Park siga vivo, mi hermano también lo estará."

David Browne

Reporte adicional por Touré

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone