rollingstone.com.ar

Metallica - 'Hardwired... to Self-Destruct'

Blackened/Universal - Cuatro estrellas

 
Epica, desolación y brutalidad: la banda evoca la aridez de su sonido clásico.

Pasaron ocho años desde el último álbum de estudio de Metallica, pero eso no es nada en comparación con el viaje que llevó a esta resurrección de dos discos, que retoma el apocalipsis de ...And Justice for All, de 1988, y la fuerza de Metallica, de 1991. Los temas, en su mayoría de duración épica y compuestos por Lars Ulrich y James Hetfield, son de una violencia melódica bestial, con riffs en serie y shocks de tempo. "Hardwired", "Atlas, Rise!" y "Now That We're Dead" son remolinos de zumbidos hipertrash, y frenan de golpe justo antes del estribillo.

Los solos con wah-wah tórrido del guitarrista Kirk Hammett lo confirman como el pirómano más melódico del heavy metal. Y, tras haber resuelto su furia interior a principios de este siglo, Hetfield se siente a gusto en los terrenos baldíos evocados en el disco. Es un territorio lírico conocido para él, especialmente en la veneración de un falso ídolo de "Halo on Fire" y "Moth Into Flame", y los ciclos de arrogancia e inhumanidad que piden venganza en "Here Comes Revenge". En el relámpago de "Spit Out the Bone", Hetfield se imagina una Tierra vaciada de hombres por la tecnología que adoramos. Si lo escuchás en tu teléfono, tené miedo.

David Fricke

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone