rollingstone.com.ar

Andrés Calamaro - 'Volumen 11'

Warner - Tres estrellas y media

Por Claudio Kleiman

 

El Volumen 11 del título no alude a la discografía de Andrés Calamaro sino al esplendor eléctrico producido por los amplificadores valvulares sobreexigidos. En realidad, este álbum es una nueva entrega de su serie Grabaciones encontradas, que reúne registros realizados en diferentes estudios y con distintos músicos, entre 2012 y 2016. En ese sentido, es como un mosaico de las diferentes personalidades de AC, sus intereses musicales, reflexiones y arranques emocionales, unificados por una pátina nocturna, alusiones a estados alterados y cierto humor espectral que recuerda a Honestidad brutal. El blues está muy presente, como género musical pero también en un sentido más amplio, expresando un sentimiento personalizado en la figura de Pappo, que es homenajeado en "Hasta el cielo" y en la versión de "Blues de Santa Fe", pero cuya presencia sobrevuela también "Tan triste no es el blues" y el brillante discurso de "El huevo y la gallina". Hay más blues en "Como el viento voy a ver" (de Pescado Rabioso), un homenaje a su amado José Alfredo Jiménez, un bolero de Babasónicos, una larga zapada jazzística grabada en Trujillo, Perú, con Andrés en gaita hembra, y rapeos en su particular estilo, como en "Las almas agradecidas". Entre todo esto, Calamaro suma nuevas joyas a su repertorio: la balada "Rock y juventud", el rock onda Los Rodríguez "Pánico en Benidorm" y "La noche", que redondea el concepto con una letra de dobles sentidos.

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone