rollingstone.com.ar

Rita Pauls lleva su mirada inquieta al cine y la literatura

Después de su papel revelación en 'Historia de un clan', la actriz le puso un freno a la exposición, pero no paró de actuar ni de escribir

 
La revelación de ''Historia de un clan'' tiene un 2017 cargado de proyectos. Foto: RollingStone/ Lucas Vázquez

Aunque su papel en Historia de un clan, la serie de Underground que emitió Telefe y en enero de este año llegó a Netflix, la haya proyectado como la nueva figura sensual aniñada de la televisión argentina, Rita Pauls trata de no cambiar mucho su estilo de vida. Para esta entrevista, por ejemplo, espera sentada en el bar de Palermo al que va siempre, con la cara lavada -una belleza natural, de modos suaves, pero con algo salvaje en la mirada- y leyendo un texto para la facultad. Rita, de 23 años, estudia la carrera de Licenciatura en Letras en Puán. "Me inculcaron la curiosidad como un estado. Por eso me gusta leer y pensar", dice. "Trato de que el trabajo no me corte la carrera."

Después de ser Adriana Puccio en un rol cargado de misterio y sexualidad naif, la exposición de Rita se incrementó. Participó en un episodio de la serie de la TV Púbica Variaciones Walsh, fue noticia chimentera por su supuesto romance con el director de Historia de un clan, Luis Ortega (ella no afirma ni niega nada: "Me parece innecesario hablar de eso"), la nominaron al Martín Fierro revelación, también al Premio Tato, y actuó en la película Inseparables, dirigida por Marcos Carnevale y protagonizada por Oscar Martínez y Rodrigo De La Serna.

"Creo que los actores sufren porque tienen que entregar toda su disponibilidad", dice Rita citando el mismo concepto por el cual su madre, la directora de teatro Vivi Tellas, no quería que su hija menor se dedicara a la actuación. "Hay que tener otros focos de atención. Para que no se vuelva todo tan predecible". ¿Y entonces cómo explica su decisión de ser actriz? "No sé si lo decidí", sugiere y estalla en una carcajada.

Rita, que empezó a estudiar actuación a los 15 años, hizo muchas cosas desde que era pequeña. Cuando acompañaba a su madre a los ensayos de La casa de Bernarda Alba, en 2002, pasaba el rato dibujando a las doce protagonistas. Entre ese pelotón de actrices estaba Carolina Fal, que la deslumbró con su interpretación de Martirio; tiempo después, se convertiría en una especie de hermana mayor. Su padre, el escritor Alan Pauls, tenía un método para incentivar su gusto por la lectura: le desparramaba libros por diferentes lugares de la casa. Así fue que se convirtió en una joven lectora voraz, que leía más de diez libros por verano en las playas de Cabo Polonio. Tiempo después, se largó a escribir.

Dice que sus textos son deformes y hablan sobre personas y la ciudad. Obras sin un formato preconfigurado, pero con una fuerte impronta visual, casi cinematográfica. "Me gusta mucho mirar", explica. "Cuando siento que no es suficiente con mirar o que miré demasiado, lo escribo." Algunos de esos relatos serán publicados este año por Editorial Triana. Está en el proceso final de escritura, entusiasmada con el lanzamiento de su debut.

"Me gustaría que sea como ahora: dedicándome a muchas cosas", dice jugando a imaginar su futuro. Por eso, 2017 estará cargado de proyectos, de los que llegan al público y los que no. Además de publicar su libro, seguir cursando Letras y dando clases de francés a niños, actuará, claro: prevé el estreno para este año de Temporada de caza, la ópera prima de Natalia Garagiola que acaba de filmar en San Martin de Los Andes y está en proceso de edición; y está por iniciar el rodaje de otras dos películas. "Creo que hay que tener diferentes focos de atención, para que no se vuelva todo tan predecible."

Gonzalo Bustos

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone